Ausentismo escolar entre niñas, niños y adolescentes LGBTQ+

Ausentismo escolar entre niñas, niños y adolescentes LGBTQ+

Opinión
|

Los ciclos de discriminación y violencia que viven las personas LGBTQ+ inician desde edades muy tempranas.


Los ciclos de discriminación y violencia que viven las personas LGBTQ+ inician desde edades muy tempranas. De hecho, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos ha señalado que los hogares y las escuelas han sido identificadas como los espacios en que las niñas y niños LGBTQ+ empiezan a ser violentadas y excluidas.


En el caso de México, de acuerdo a la Segunda Encuesta Nacional sobre Violencia Escolar basada en la Orientación Sexual, Identidad y Expresión de Género hacia Estudiantes LGBT, se ha encontrado que los altos niveles de victimización entre estudiantes LGBTQ+ están asociados con el desarrollo de sentimientos de inseguridad, aislamiento, bajo rendimiento académico, así como altas tasas de ausentismo y deserción.


Sobre esto último, la encuesta revela que una de cada cuatro estudiantes de este grupo ha perdido días de clase por sentirse inseguras o incómodas en su institución educativa. Asimismo, hace ver que una de cada tres estudiantes se ausentó al menos de una clase por el mismo motivo. Este fenómeno merece especial atención, en función de que el ausentismo y la deserción escolar están relacionados, a su vez, con menores oportunidades de acceso a los mercados laborales y a mayores posibilidades de vivir en condiciones de pobreza.


Para remediar esta situación, la UNESCO ha propuesto el desarrollo de respuestas educativas integrales consistentes, entre otras, en la adopción de políticas en contra del acoso escolar basado en la orientación sexual, identidad y expresión de género de las estudiantes; el desarrollo de alianzas entre estudiantes LGBTQ+ y aquellas que se identifiquen como aliadas; la inclusión de contenidos educativos que hagan referencia a las personas LGBTQ+ en los temarios; así como la presencia de personal escolar que exprese su apoyo a las estudiantes.


De manera interesante, entre las cuatro estrategias enlistadas, la presencia de personal escolar que manifieste su apoyo abiertamente a las estudiantes LGBTQ+ ha sido encontrada como la acción que pudiera tener mayores efectos positivos. En concreto, tomando en cuenta los datos de la encuesta previamente referida, se encontró que la presencia de personas adultas que apoyen a las estudiantes LGBTQ+ está asociada con una caída de 15 puntos porcentuales en los niveles de ausentismo.


No obstante, para lograr resultados positivos hace falta que el personal de las escuelas esté debidamente capacitado en contenidos de diversidad e inclusión, de manera que tengan mayores posibilidades de reconfigurar los entornos discriminatorios de sus escuelas. A manera de ejemplo, se ha sugerido que el entrenamiento para utilización de lenguaje incluyente que reconozca la identidad de género de las personas transgénero, tiene efectos particularmente relevantes para este grupo.


En México, tenemos buenos ejemplos de guías a considerarse para la capacitación de personal educativo. Entre otros, DEMYSEX desarrolló en 2015 la guía titulada “El bullying homofóbico y transfóbico en los centros educativos: Taller de sensibilización para su prevención”, misma que propone una serie de lecciones para el fortalecimiento de competencias entre personal docente para superar estigmas y prejuicios. 


Desde aquí una invitación a las instituciones educativas de Guanajuato para diagnosticar la magnitud del fenómeno y la adopción de políticas que busquen reducir los niveles de acoso escolar hacia niñas, niños y adolescentes LGBTQ+, así como un llamado a la Secretaría de Educación del Estado para la adopción de un protocolo específico.


Amicus, “Derechos humanos por el cambio social”
[email protected]
Fb @amicusdh
Tw @amicusdh