El Derecho de Gil Borja

El Derecho de Gil Borja

Opinión
|

Educación y Dólar

Diseño: Grupo AM.


En lo últimos 6 años el peso mexicano ha ido perdiendo valor frente a otras monedas de distintos países, sin embargo la que los medios publicitan más, es la paridad con relación al dólar norte americano.

Llama poderosamente la atención que inclusive hasta comunicadores del medio artístico han opinado al respecto; para ser honestos de manera desafortunada al expresar que no debe importarnos el tipo de cambio “porque en México compramos en pesos y no en dólares”.

Lo mismo sucede con los mercados, en donde distintas empresas de diversos países, cotizan sus acciones apostando a que estas adquieran un valor mayor con base a la demanda de compradores.

Tanto los movimientos en el tipo de cambio, como los bursátiles, dependen directamente de múltiples factores; desde la producción de bienes y servicios, pasando por climas, pandemias, movimientos sociales, decisiones económicas, etc.

En otras palabras, el valor de nuestra moneda y las ganancias de las empresas que cotizan en las distintas bolsas de valores del mundo, dependen día a día de todo tipo de circunstancias.

La economía mundial no depende de la decisión de una persona o de un grupo político, sino de diversas decisiones, que de manera correcta, protegen los intereses monetarios de un país.

Para el caso de México y nuestras Universidades, el tipo de cambio es de vital importancia para su crecimiento y sano desarrollo.

Efectivamente, no vivimos en los Estados Unidos, pero en la transferencia de tecnología, adquisición de licencias informáticas, intercambios de estudiantes e investigadores, para pagar pasajes de avión, transporte terrestre, alimentos, hospedaje e inclusive honorarios, la moneda de referencia es el dólar americano.

Imagina una Universidad sin laboratorios para el desarrollo científico y tecnológico, o una institución de educación superior encerrada en sus paredes sin tener la capacidad de enviar a estudiantes o docentes para intercambiar ideas, conocimientos y desarrollar investigación, todo derivado de la falta de capacidad económica para adquirir insumos que se cotizan en la moneda estadounidense.

Obvio, sería una Universidad alejada del crecimiento que día a día se observa a nivel global y por tanto los integrantes de dicha comunidad estarían en desventaja del resto de sus pares en otras partes del mundo.

Hoy México tiene mucho en juego, pues a partir del primero de diciembre próximo más allá de un cambio de gobierno, seremos testigos de un cambio de régimen.

Esperemos para bien de todos y en particular de la educación, que quienes tendrán la responsabilidad de dirigir el destino de los mexicanos, tenga especial cuidado en la toma de decisiones que impactan las divisas, pues el presente y futuro de todos, está en juego.

El desprecio a la economía mundial y a las fuerzas del mercado, puede ser fatal para el peso mexicano, y en esta era, más que nunca, dependemos de intereses que van más allá de una persona, un grupo e inclusive un gobierno, pues a la economía no la puede mandar un sujeto o un interés, sino múltiples voluntades y la certeza en las decisiones de quienes gobiernan los países.

Por hoy me despido, esperando tus comentarios.


Hasta la próxima.