¡Así no Andrés Manuel, así no!

¡Así no Andrés Manuel, así no!

Opinión
|

Me preocupan muchas cosas por la cancelación del NAICM...

Eric Bolívar.


Me preocupan muchas cosas por la cancelación del NAICM.


Por supuesto que me preocupa el derroche y la corrupción que hay girando en torno a la construcción del nuevo aeropuerto en Texcoco. Entiendo la necesidad de poner orden y sacar las manos interesadas en el jugoso botín que supone la obra.


¡No sé si la cancelación del proyecto original en el estado de avance que presenta la obra sea precisamente a lo que me refería con poner orden!


Entiendo también que hay un tema de impacto ambiental que pudiera ser negativo en la construcción. Disto muchísimo de ser experto en temas de hidráulica e impacto ambiental, pero los expertos han hablado ya y ni ellos se han puesto de acuerdo en este tema, pero vuelvo a lo dicho antes: no sé si con el avance que presenta la construcción resultara positiva la cancelación, pues ya existía una evidente afectación al entorno, entonces creo que podrían haberse buscado alternativas a la reconstrucción del entorno ambiental, pues la verdad no veo como el Gobierno federal esté dispuesto a invertir cientos de millones en hacer una reserva natural en esa zona.


Me preocupa por supuesto el negativo que genera la cancelación del proyecto en el plano internacional. Vivimos en un mundo globalizado donde las certezas que muestre un país son vitales en las negociaciones y en las inversiones que se hagan en nuestro país. No es casualidad la baja importante en la bolsa de valores, pues es responsabilidad de nuestros gobernantes dar certezas.


No estoy diciendo que la cancelación del proyecto sea buena o mala. No estoy diciendo si fortalecer la base aérea de Santa Lucia, el actual aeropuerto, así como el de Toluca, no puedan ser opciones buenas, lo que si estoy diciendo es que hoy no hay espacio para el desaseo político, ni para la popularidad, hoy es tiempo de certezas y actuaciones de gobernante y no de candidato.


Que quiero decir con lo anterior: que Andrés Manuel López Obrador se está comportando como el candidato que fue durante los últimos años. Me queda claro que AMLO trabajó muy fuerte -he hizo buen trabajo- en crear un candidato fuerte y con aspiraciones, tan es así, que pudo ganar de manera contundente.


El problema, es que Andrés Manuel ya no es candidato, ya es Presidente Electo y a casi un mes de entrar en funciones.


Me parece en verdad fuera de lugar poner en una consulta popular la decisión de una obra así. Es decir, si cancelar el aeropuerto era la mejor opción pues los expertos en temas ambientales, económicos, aeroportuarios, hidráulicos, etc., dicen que es insostenible una obra de esa magnitud, entonces pensaré que nuestro gobierno electo estará asumiendo una decisión estadista. Pero una consulta popular no es estadista, es populista y eso no es lo que necesitamos. Necesitamos un gobierno que transforme, que de certezas, que cambie la percepción y el manejo de una Institución hoy devaluada como el Presidencialismo, pero eso no se logra con populismo, se logra con estadistas.


Decía Stalin: “Los que votan no deciden nada… los que cuentan los votos deciden todo”


Si bien es cierto nuestras leyes contemplan mecanismos de participación popular como el Referéndum o el Plebiscito y además estoy totalmente de acuerdo en darles el valor a esas figuras y activarlas en nuestra democracia, no puedo estar de acuerdo en una consulta activada por un gobierno electo aun no en funciones y manejada y operada por un partido político sin la participación de los órganos electorales que tienen las capacidades y la obligación por ley, para hacer un proceso que brinde certezas.


Andrés Manuel debe confiar en el INE y en los Institutos Estatales Electorales, pues si no lo hace, estaría él mismo dudando de su propio triunfo en las pasadas elecciones y vuelvo a la palabra clave en esto: certezas, necesitamos certezas.


No podemos permitirnos tener una oclocracia, donde la muchedumbre decida.


El pueblo decidió poner a un gobernante: Andrés Manuel López Obrador y lo puso para que ejerza el poder, no lo puso para que nos consulte a nosotros decisiones que él debe tomar y asumir, sobre todo en temas que no son sujetos a una consulta pública, sino en todo caso especializada.