La Olla: De cara a AMLO

La Olla: De cara a AMLO

Opinión
|

Mañana segunda reunión con gobernadores de estados vecinos.

Diego y el bloque de los gobernadores


Diego Sinhue apura la conformación del bloque que le ‘plante cara’ a Andrés Manuel López Obrador.


Lo dijo desde campaña y lo confirmó apenas asumió el poder: apuesta a integrar un bloque regional que empuje los proyectos para el desarrollo económico del centro-occidente del País, pero también que se organice para asumir un peso político específico frente a lo que venga con el nuevo Gobierno.


Mañana lunes Diego recibirá en San Miguel de Allende a los gobernadores de Querétaro y Aguascalientes, con quienes ya se reunió hace unos días, y se les sumará el de San Luis Potosí. El panista quiere pronto también a los de Jalisco, Michoacán, Nayarit, Colima, Zacatecas.


Para sumar respaldo social a la idea Diego comió el viernes en Silao con algunos empresarios del estado. El plan empata con proyectos como el del “Corredor Central” que empuja desde hace rato la Coparmex Nacional con el objetivo de armar un plan de largo plazo que fortalezca la competitividad del Bajío.


Y no es que Diego quiera comprar broncas gratis con el todopoderoso ya Presidente electo, no le sirve. Habrá que estar listos para trabajar en permanente colaboración con el Gobierno Federal, pero también para saber “fajarse los pantalones” cuando se tomen decisiones que no le convengan a Guanajuato.


La primer gran preocupación es el tema presupuestal. AMLO ya juró y perjuró que no habrá nuevos impuestos ni incremento en las tasas de los mismos, tampoco más deuda pública, pero sí varios proyectos de infraestructura y programas sociales ya anunciados que ocupan de millonaria inversión.


La promesa es que con la austeridad republicana y la lucha anticorrupción, nos alcanzará. 


Si el mismo pastel no es suficiente para repartir no hay que ser mago para advertir que alguien se le quitará, ahí es donde está la preocupación de que la Federación tome el camino de centralizar varias de las bolsas presupuestales en detrimento de recursos que hoy ejercen los estados o los municipios.


Algunas con el argumento de la corrupción en los estados (como es el caso del Seguro Popular y la compra de medicamentos), que no les falta razón, aunque sin dejar todavía en claro el nuevo esquema en áreas como la Salud.


Es muy pronto para saberlo, de entrada hoy no hay ninguna iniciativa de reforma a la Ley de Coordinación Fiscal que cambie las reglas del juego en las aportaciones y participaciones. Con la premura con la que se aprobará en diciembre el Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF) 2019 no habrá margen -eso se cree- para modificaciones drásticas en la forma de ejercer el presupuesto.


No obstante sí hay fondos discrecionales (que no se rigen con las fórmulas de ley) que pueden moverse. Por ejemplo el Ramo 23, que son asignaciones que no corresponden al gasto directo de las dependencias ni de las entidades, y ahí se incluyen bolsas como: fondos metropolitanos, de pavimentación, infraestructura deportiva, cultura, proyectos varios gestionados por los Estados.


Para Guanajuato en el sexenio 2012-2018 se presupuestaron más de 10 mil millones en el Ramo 23.


En el sexenio del gobernador Márquez y el presidente Peña Nieto, no todo fue miel. En realidad muchos de los fondos que engordaban el monto total del presupuesto para Guanajuato fueron millonarias inversiones que nunca se ejercieron: la reconfiguración de la refinería de Salamanca y el acueducto El Zapotillo, a los que cada año se le asignaba un presupuesto que al final no aplicaban.


Los gobiernos de los estados deben trabajar en incrementar sus ingresos propios, es la única vía.


Hace unas semanas que estuvieron en el Congreso Local Héctor Juan Villarreal Páez, director general del Centro de Investigación Económica y Presupuestaria (CIEP); y Noel Pérez Benítez, director de Finanzas del Instituto Belisario Domínguez del Senado de la República, coincidieron en que hay una debilidad en las finanzas públicas de la Federación y los Estados no deben confiarse en esos ingresos.


Hoy los estados en promedio dependen 15% de sus ingresos y el 85% de los federales.


“Es probable disminuya el Ramo 23 a Estados, viene un replanteamiento del ‘Pacto de Coordinación Fiscal’, es importante tener más ingresos propios”, alertó en la charla Juan Villarreal.


El especialista financiero comentó entonces que en el Estado de Guanajuato hay finanzas públicas sanas que lo blindan si hay recortes al Ramo 23, y en principio no le afectarían. Pero si, como se advierte, el poco dinero que haya para infraestructura en la Federación se irá al sureste mexicano, el desarrollo de esos proyectos hay que hacerse a la idea que en su mayoría será con recurso Estatal.


Una buena es que está la palabra empeñada de Andrés Manuel de concretar El Zapotillo, así lo dijo en privado a Diego y legisladores de Guanajuato de todos los colores en su visita del 1 de octubre, también lo prometió en su mitin de agradecimiento en la Plaza Principal de León, y lo refrendó en un video que subió a You Tube esta semana en un mensaje sobre el presupuesto 2019 que preparan.


En cambios proyectos como el Tren Interurbano están borrados del discurso del Presidente electo.


Pero el tema presupuestal no es la única preocupación de la relación entre Federación-Estado. Falta definir de qué manera empatarán las estrategias de seguridad y justicia para pacificar Guanajuato.


Más allá de unas fotos que Diego tuiteó con el próximo secretario de Seguridad Pública Federal, Alfonso Durazo, y con quien será la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, no hay señales. La promesa de AMLO de acabar con el huachicoleo y la corrupción en Pemex, ¿cómo?, no se sabe.


En la política social ya el nuevo Gobierno Federal también pintó su raya con Guanajuato y desde antes de llegar al poder realizan encuestas casa por casa en zonas marginadas que para armar sus padrones.


Tampoco está claro el rol que va a asumir el súperdelegado, Mauricio Hernández Núñez.


En el único estado que ganó el panista Ricardo Anaya, la relación AMLO-Sinhue pende de alfileres.

Marko y Manuel 


A una semana de la elección para la dirigencia nacional del PAN los candidatos pisan Guanajuato.


Hoy domingo tiene gira el candidato del “oficialismo azul”, el michoacano Marko Cortés. Se convocó a tres encuentros con la militancia: el primero a las 12 del mediodía en Yuriria, luego a las 3 de la tarde en León y a las 6 en Celaya, todos en las sedes de los respectivos comités municipales panistas.


Marko lleva en su planilla para integrar el Comité Nacional a una guanajuatense, la senadora leonesa Alejandra “La Wera” Reynoso, ambos compañeros diputados federales en la anterior Legislatura. El michoacano era el Coordinador y Alejandra parte de la ‘burbuja azul’ de lo que era el “anayismo”.


En Guanajuato la campaña de Marko la coordina el diputado local leonés, Rolando Alcántar. Ya desde arriba se marcó la línea con el respaldo que Miguel Márquez y Diego Sinhue le dieron al michoacano.


El que se fue por la libre y convocó ayer sábado a un desayuno-reunión en apoyo a Marko fue el diputado local Miguel Ángel Salim, al que asistieron más de 100 panistas. El legislador les comunicó vía telefónica al candidato para que les diera un mensaje de agradecimiento. La mayoría escuchará hoy al michocano pero el legislador leonés quería mostrar que él tiene línea directa con Cortés.


Ahí estuvieron políticos como la también diputada local reelecta, Libia Dennise García; el director general de Fondos Guanajuato de Financiamiento, Carlos Ramón Romo; Monse Oliva (hija de Juan Manuel); el expresidente del Tribunal de Justicia Administrativa de Guanajuato, Vicente Esqueda.


El lunes la visita la hará Manuel Gómez Morín, con el lema “!El renacer panista!” está convocando a una conferencia de prensa en el Comité del PAN en León, pero no tendrá encuentros con la militancia. Es complicado para el nieto del fundador del PAN “mover las almas” de los panistas de Guanajuato. 


En su planilla cuenta con un panista de trayectoria y calidad moral probada, Carlos Arce Macías, un dolor de cabeza para el statuto quo del panismo local por su crítica al partido y a sus gobiernos. 


La elección por voto directo de los militantes será el siguiente domingo 11 de noviembre.


Y en Guanajuato el PAN estrenó, sin sobresaltos, nueva dirigencia encabezada por Román Cifuentes, presidente, y el fresero Lalo López Mares, secretario general, no hubo rivales, ni debate, ni votación interna. Hasta hoy no se conoce el plan de trabajo del nuevo Comité Directivo Estatal 2018-2021.


Román tendrá que demostrar pronto ¿para qué quiere el PAN? o ¿para qué lo quieren en el PAN?


 


 


Cierre de filas azul


C


on miras a presentar próximamente la propuesta de Ley de Ingresos y Presupuesto de Egresos del Estado 2019 el gobernador Diego Sinhue sostuvo ayer sábado una encerrona con la bancada de diputados locales del PAN, acompañado a su derecha del nuevo jefe del partido, Román Cifuentes.


Fue una reunión para alinear partido-gobierno para el complicado inicio de gobierno, y lo que viene.


Les reiteró que la gran apuesta, que se verá reflejada en el presupuesto, es la seguridad. No habló aún de montos ni de programas, pero el prometido “golpe de timón” ocupará de más recursos que hoy.


Este jueves el Pleno del Congreso le votará su inicitiva de reforma a la Ley del Sistema de Seguridad Estatal para conformar el Consejo de Seguridad y crear el fondo de fortalecimiento a las policías.


Diego y su secretario de Finanzas, Héctor Salgado, tienen la confianza de que el Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF) 2019 sea equilibrado, y así planear lo local sin presiones.


Ambos ya prometieron no más impuestos ni incrementos en las tasas. De deuda no han dicho nada.


Guanajuato mantiene una deuda pública baja y la puerta no puede cerrarse a esa posibilidad, más aun cuando las inversiones en temas como seguridad e infraestructura son apremiantes para el desarrollo.

Coparmex y Diego


Luego de que Coparmex le recordara a Diego Sinhue que hay que empezar a cumplir con los 11 compromisos contra la corrupción que firmó en campaña, el Gobernador les dijo en corto que lo hará.


El 25 de octubre Coparmex León, que comanda Jorge Hernández Ramírez, emitió un comunicado de prensa para “hacer un llamado a Diego para que en congruencia con dichos compromisos, inicie ya su implementación de manera inmediata”. Y le recuerda que el organismo patronal está en la mejor disposición de establecer una mesa técnica para dar seguimiento al cumplimiento de la medidas.


En su política de silencio Diego no respondió en público, pero sí comprometió con ellos que cumplirá.


Lo que Diego firmó en un evento público el 22 de mayo en Celaya es parte de una campaña que a nivel nacional impulsó no sólo Coparmex, también Transparencia Mexicana, Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad, Causa Común y el Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO).


El compromiso uno es el de “asegurar Fiscalías Generales independientes y autónomas”. Muy lejos está hoy Guanajuato de eso cuando ni siquiera el “pase automático” de Procurador a Fiscal se ha eliminado y uuurge abrir la discusión de una Ley Orgánica de la Fiscalía del Estado.


El poder del procurador Carlos Zamarripa es tal que ya vimos como hasta el INEGI le negó la Procuraduría información tan simple como en número de Ministerios Públicos y su carga de trabajo.


De impulsar una Ley General de Adquisiciones y Obras Públicas para transparentar tooodas las compras y asignaciones de obra pública, tampoco -hasta hoy- se tiene alguna iniciativa en la mesa.


No han publicado voluntariamente las “3de3” del gabinete legal y ampliado. 


Y está por verse también el respaldo a la independencia y eficacia del Sistema Anticorrupción.


Diego tiene poco tiempo y mucho trabajo por hacer, Guanajuato tiene prisa.