Este perro migrante también cree en el ‘Sueño Americano’

Este perro migrante también cree en el ‘Sueño Americano’

México
|

Debido a que ya se perdió una vez, se lo lleva cargando en una caja.

FOTO: Multimedios

Bolillo es un perro que acompaña a su amo en la travesía de la Caravana Migrante. Ya está cansado, no sabe decirlo con palabras, pero cuando se acuesta en las calles de Córdoba, Veracruz, no las necesita para demostrarlo. 

Se trata de un perro american blue que, desde su país, se dirige junto a su amo a la frontera de México con Estados Unidos para vivir el ‘Sueño Americano’. 

El animal ya es famoso y recibe el nombre de ‘Bolillo’ porque es lo que le dan de comer en su cruce por el país. “Le tuvimos que poner un nombre famoso en México”, dice Adalberto. 

Sus patas ya se encuentran rosadas por todos los kilómetros que ha caminado, pero otras tantas mascotas también recorren esa travesía en tráileres y evitan el cansancio y peligro de ir en las carreteras. 

A Bolillo no le hace falta comida, los mexicanos se encargan de su alimentación con croquetas, carne y agua en la ruta, y es así como avanzan hacia la Ciudad de México y cada vez ven más cerca su sueño de llegar a las tierras estadounidenses. 

Bolillo es un animal muy manso, y según su dueño, su compañero desde hace siete meses. Insiste en que han estado juntos y hubiera sido un error dejarlo en Honduras

Durante todo el trayecto en la caravana, solo se ha perdido en una ocasión, y por ello al dormir, Adalberto, su dueño, lo mete en su caja de gran tamaño y la lleva cargando a todas partes en su espalda. 

Así como él, hay otros que acompañan a sus dueños en la caravana migrante que es conformada por gente de Guatemala, Honduras y El Salvador, que comenzó su viaje hacia el norte el pasado 12 de octubre en la ciudad de San Pedro Sula, Honduras. 

Según el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), la violencia saca de sus hogares a más centroamericanos debido a que el número de personas que huyen de la violencia se elevó en 2017. 

El organismo refiere que la mayoría de los que piden protección vienen de Guatemala, Honduras y El Salvador, y registran solicitudes en Belice, México y Estados Unidos, y vez más en Costa Rica y Panamá.