VIDEO. Fallece joven que quedó parapléjico por comer una babosa

VIDEO. Fallece joven que quedó parapléjico por comer una babosa

Mundo
|

Sam Ballard perdió la vida el pasado viernes, luego de ocho años en coma y parapléjico.

Sam Ballard, a los 19 años, antes de sufrir la enfermedad. / Fotos: Especiales


Ocho años después de comerse una babosa, Sam Ballard perdió la vida.


La historia mundialmente conocida del jugador de rugby que quedó parapléjico en 2010 ha llegado a su fin.


Cuando tenía 19 años, este joven australiano se encontraba con sus amigos en casa de uno de ellos. Jugando, Sam fue retado a comerse una babosa que se arrastraba por el suelo. Cumplió con el desafío. Días después llegaron las consecuencias.



Hasta después que se presentaron dolores y síntomas en el cuerpo de Sam, se supo que la criatura viscosa llevaba un gusano potencialmente mortal.

Confirman la muerte


La muerte del joven fue confirmada por Lisa Wilkinson, del programa The Sunday Project, quien hizo un reportaje del joven a inicios de este año.

“Sus amigos se han quedado con él desde entonces. El viernes (2 de noviembre), Sam falleció, rodeado de su familia y leales y amorosos compañeros”, dijo Wilkinson, quien agregó que las últimas palabras de Sam fueron: “Te amo, mamá”.


Cuando Sam empezó a sentir calambres y punzadas muy fuertes en sus piernas, su madre lo llevó al hospital y le diagnosticaron la enfermedad del gusano pulmonar de rata (conocido como rat lungworm), lo que cambió su vida para siempre.

¿Qué es la enfermedad del gusano pulmonar de rata?


Es un gusano que infecta los pulmones de roedores y se propaga en un ciclo que implica mayormente a este tipo de animales, así como a caracoles, cangrejos de agua dulce, camarones, langostinos y ranas.


Las ratas infectadas propagan larvas de gusano a través de su excremento u otras secreciones, y se desarrollan al entrar en contacto con caracoles que absorben estos desechos. Después, larvas maduras infectan a los ratones cuando éstos devoran a los caracoles, completando su ciclo.


Puede ser mortal


Días después del diagnóstico, Sam entró en coma y así permaneció por 420 días, hasta que despertó paralizado e incapacitado para comer sin un tubo.


Sus facultades mentales no se vieron afectadas, según sus amigos y familiares.

Está ahí, al cien por ciento”, dijo Galvin a The Sunday Project. “Le pedí disculpas a Sam por todo lo que sucedió esa noche en el patio trasero. Y él simplemente comenzó a llorar. Sé que está ahí”.


El show informó que Sam falleció en el hospital de Hornsby, no muy lejos de donde creció, rodeado de 20 seres queridos.



SIGUE LEYENDO