Abusador que compraba niños en Internet queda libre después de que sus padres ganaran la lotería

Abusador que compraba niños en Internet queda libre después de que sus padres ganaran la lotería

Mundo
|

Jason Wayne Carlile esperaba su juicio en prisión desde 2017 por abuso a menores, pero este sábado su madre pagó su fianza y lo liberó

El hombre esperaba juicio desde 2017; ya había cumplido otras dos condenas por abusos. / Foto: Pixabay


Jason Wayne Carlile esperaba su juicio desde 2017 por agresión sexual con agravantes contra un menor de 14 años, pero este fin de semana volvió a las calles de Wichita Falls, en Texas, luego de que su padrastro ganara 15.25 millones de dólares en la lotería.


Wayne Carlile ya había cumplido dos condenas por haber comprado a una niña de 15 años en Internet por 3,000 dólares en 2006 y por abusos a menores en 1994.


Sin embargo, luego de que el pasado Halloween su padrastro ganara la lotería, su madre pago los 100,000 dólares de fianza y este abusador de menores espera su juicio en libertad.



En 2006 cumplió una condena por comprar a una niña de 15 años en Internet. / Foto: Pixabay

Temen fuga


Fiscales de Wichita intentaron impedir su liberación, temiendo que pudiera fugarse gracias a la gran suma de dinero a la que ahora tiene acceso. Además de que ya anteriormente se había escapado a México; la única razón por la que pudieron detenerlo fue gracias a que tuvo que ser atendido en un hospital luego de sufrir un accidente de motocicleta.


Por ello el juez impuso restricciones a su libertad bajo fianza: debe entregar su pasaporte a las autoridades, llevar un monitor GPS todo el tiempo y cumplir un toque de queda diariamente, con lo que no podrá salir desde las 7:00 de la tarde hasta las 10:00 de la mañana del día siguiente. Está obligado a permanecer en Wichita Falls y vivir en el domicilio de sus padres.


 


SIGUE LEYENDO:


Frente a su tía, disparó a su primo de 2 años en la cabeza


Niña de 10 años mató a un bebé a pisotones en la cabeza; ahora enfrenta su juicio


Violan a niña de cuatro años mientras estaba en terapia intensiva