Jueves negro

Jueves negro

Opinión
|

El 'Jueves negro' fue provocado por el anuncio de que la bancada de Morena en el Senado presentaría una propuesta para eliminar comisiones.


Este jueves la caída de la Bolsa Mexicana de Valores provocada por el desplome de las acciones de los bancos “mexicanos” (los que manejan el 85% del circulante del País y que en realidad son en su mayoría, bancos extranjeros) ha sido llamada por algunos analistas, como un “jueves negro”, pues desde el 2011 no se presentaba una caída así de la Bolsa. Esto fue provocado por el anuncio de que la bancada de Morena en el Senado presentaría una propuesta para eliminar las comisiones bancarias, uno de los enormes negocios de la banca “mexicana”.


Veamos: el Ebitda, la utilidad de los bancos “mexicanos” ha sido calculado en alrededor del 35% anual, premio enorme (y legal) de los inversionistas bancarios. Los 48 bancos que operan en el sistema financiero nacional obtuvieron, en 2017, las utilidades más altas de las últimas décadas: 137 mil 700 millones de pesos, un incremento de 28.4% respecto de las que obtuvieron en 2016, equivalentes a 30 mil 400 millones de pesos más, de acuerdo a la CNBV (Comisión Nacional Bancaria y de Valores) y se espera que este año cierren en casi 25% más que en el 2017.


Es decir, estamos enfrente de un enorme y lucrativo negocio en un sistema económico capitalista como el nuestro. Es cierto que en las últimas dos décadas los grandes capitales vieron siempre por su beneficio en detrimento de las mayorías. Los datos del INEGI y del Coneval muestran el reducido crecimiento económico (1.8 % anual del PIB), pero al mismo tiempo el crecimiento de la renta para el “capital” y la disminución para el “trabajo”.


Particularmente las comisiones bancarias (se calcula que representan el 30% de sus ingresos), han sido voraces y han mermado la economía de los cuentahabientes (se calcula que el 40% de los mexicanos realizan operaciones bancarias). Al igual que como lo hicieron en el pasado las empresas de telefonía con la larga distancia, la ley ha permitido que sean desmedidas las comisiones.


Este “jueves negro” se suma a otras decisiones económicas de AMLO que ha sido polémicas. La condonación de adeudos por pago de energía en Tabasco, el nombramiento de políticos al frente de CFE y de Pemex, pero la más cuestionable sin duda y que marcará su sexenio, fue la decisión de cancelar la construcción del NAICM (Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México).


Es ya el inicio de la confrontación de Morena y AMLO con los capitales nacionales y extranjeros. Es cierto que Morena tiene un mandato dado por el voto: 30 millones de mexicanos le dieron su preferencia y esto le lleva a buscar leyes y políticas públicas en beneficio de las mayorías, solo que tenemos la inercia de un sistema económico que ha privilegiado precisamente a las minorías.


Lo que está en el fondo del asunto, es el efecto que pueden tener decisiones sin consensar con los grandes capitales. El mercado financiero tiene una dinámica real. Ante señales de que una nueva ley prohíba las comisiones bancarias y, por tanto, merme las jugosas utilidades de los bancos, sus acciones se desploman y con ello, los “mercados” lanzan una seria advertencia a Morena. Es la ley de Newton: a toda acción, corresponde una reacción idéntica y de sentido contrario.


Es muy probable que Morena y AMLO, hayan considerado leyes como la de la eliminación de las comisiones, como una estrategia legislativa que permita beneficiar los bolsillos de las mayorías a costa de la utilidad de las minorías, solo que a pesar de su enorme mayoría en las dos Cámaras (diputados y senadores), Morena tendrá que sentarse a acordar con los capitales financieros, les guste o no les guste.


Seguramente deberán dialogar y acordar y lo más probable es que se traduzca esto es en una reducción de las comisiones. Será ahora o más tarde, de acuerdo a la prioridad en que coloquen las reformas neo-keynesianas que se esperan tomen para reducir o rechazar las llamadas “reformas estructurales” que provocó Peña Nieto.


Este “jueves negro”, es una muestra de la dinámica que veremos en los siguientes años, en donde los intereses de los grandes capitales serán afectados por decisiones legislativas de AMLO. La Bolsa se recuperará pronto, en días. La cotización de las acciones de los bancos alcanzará otra vez su valor. Pero hay señales preocupantes en el entorno económico para el 2019: la desaceleración del consumo, el incremento de la inflación, la disminución de la inversión extranjera, la caída de valor de las Afores, la depreciación del peso, por lo que AMLO adelantó el mismo día, nombramientos de técnicos y no políticos al frente de las comisiones financieras nacionales como CNBV y Consar.


Todos queremos que le vaya bien el nuevo gobierno para que nos vaya bien a todos, pero a pesar de ser una fuerza dominante para los siguientes 3 años (y con seguridad para los siguientes 3), Morena deberá entender que su estrategia será en bajar (no eliminar) las comisiones, para que exista un justo medio en el acuerdo: los bancos sabrán que han tomado enormes recursos de los cuentahabientes y estos, que será una ganancia el tener reducciones en las comisiones, todo, para evitar otro “jueves negro”.


 


* Director de la Universidad Meridiano


[email protected]