Guanajuato capital está de ‘manteles largos’

Guanajuato capital está de ‘manteles largos’

Local
|

Conmemoran cuevanenses 30 aniversario de que la ciudad fue nombrada Patrimonio Cultural de la Humanidad por la Unesco.

Guanajuato cuenta con casonas antiguas, calles empedradas, edificios religiosos de impresionantes decorados y cientos de leyendas. Como ciudad colonial, mezcla el encanto del pasado mexicano con espacios modernos. Fotos: Especiales.


La ciudad de Guanajuato celebra 30 años de haber sido nombrada Patrimonio Cultural de la Humanidad en la lista de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco).


Como parte de los festejos conmemorativos autoridades culturales preparan un programa de charlas y conferencias para promover el acervo cultural como principal atractivo para los visitantes de todo el mundo.



Guanajuato obtuvo la declaratoria como Ciudad Patrimonio Cultural el 9 de diciembre de 1988 por sus 552 monumentos ubicados a lo largo y ancho de 175 manzanas, el equivalente a unas 200 hectáreas.

Templos de la capital


Entre sus ejemplos de arquitectura excepcional están el templo de San Cayetano, en Valenciana, y el imponente templo de la Compañía de Jesús, en el corazón urbano.


Imprescindibles y sumamente valiosas son las miles de imágenes bajo la Alhóndiga de Granaditas o los vestigios mineros, que refrendan la relevancia social del municipio colonial.


“El principal incentivo para los turistas nacionales y extranjeros es encontrar una cultura fuerte, con propuestas interesantes y un claro interés por parte de las autoridades para mantener cada joya patrimonial en buen estado”, dijo el alcalde Alejandro Navarro Saldaña.


Por último se informó que en los festejos participará la antropóloga española Nuria Sanz, directora de la oficina de la Unesco en México.

Al detalle


Criterios para ingresar a la lista de la Unesco como Ciudad Patrimonio:


Exhibir un importante intercambio de valores humanos durante un periodo concreto de la historia mundial.


Tener testimonio de una tradición cultural.


Ser un ejemplo sobresaliente de un tipo de edificios o conjunto arquitectónico que ilustra una etapa significativa en la historia humana.


Ser un ejemplo destacado de formas tradicionales de asentamiento humano y uso del suelo.



ESTÁN VIENDO: