Uber traerá bicis y patines a México

Uber traerá bicis y patines a México

Ideas y Estilo
|

Aunque no hay fecha exacta, se confirmó que el servicio llegará a la Ciudad de México en el primer trimestre de 2019.

El sistema funciona de la misma manera que otros servicios de bicicletas compartidas, con la diferencia de que las bicicletas son eléctricas y no necesitan ser depositadas en un lugar en específico al término del viaje. Foto: Google.


JUMP, la compañía de bicicletas eléctricas compartidas propiedad de Uber desde principios de este año, llegará a México en el primer trimestre de 2019 confirmó, en exclusiva para Tech Bit, Rachel Holt, vicepresidenta de nueva Movilidad de Uber.


"México es uno de los grandes mercados para Uber. Es algo mágico. Cuando lanzamos algún producto, de inmediato tiene un crecimiento exponencial.


Es por ello que queremos que sea la primera ciudad de Latinoamérica que pruebe esta nueva forma de movilidad a través de JUMP".


El sistema funciona de la misma manera que otros servicios de bicicletas compartidas, con la diferencia de que las bicicletas son eléctricas y no necesitan ser depositadas en un lugar en específico al término del viaje. La batería de la bicicleta asiste al conductor para tomar pendientes inclinadas o para darle velocidad extra con menor esfuerzo y tienen un rango de alcance de 40 a 50 kilómetros entre cargas.


"Queremos que JUMP sea una alternativa a Uber X. Sabemos que, en ciertos momentos, en ciudades congestionadas como la de México, tomar un Uber es incluso más lento que tomar el metro. Por ello hemos, pensado que poner a disposición de la gente bicicletas y scooters (patines del diablo) eléctricos son una manera de facilitar su traslado, especialmente en distancias menores a cinco o seis kilómetros", dijo Nick Foley, jefe de Producto de JUMP para Uber.


Sin embargo, para ser desplegado en México, el servicio tiene que vencer algunos obstáculos, como lo es el lograr sinergias entre el gobierno de la Ciudad y el gobierno Federal. "Siempre estamos hablando con los tomadores de decisiones y los gobiernos. En el caso de México, hemos tenido una relación sana con el gobierno de la Ciudad y vemos señales positivas en la nueva administración. Queríamos lanzar JUMP con mucha más antelación en la Ciudad de México pero la realidad es que las bicicletas y scooters, al ser eléctricos, requieren de una infraestructura de recarga, así que tuvimos que lograr acuerdos con la autoridad de transporte de la Ciudad de México así como con la autoridad federal que regula el uso y aprovechamiento de la energía eléctrica. Son charlas que tenemos en todos los países donde operamos y creemos que hemos alcanzado el acuerdo ideal para lanzar el servicio en México", agregó Foley.


De acuerdo con el ingeniero responsable del desarrollo de JUMP, para dar cobertura ideal a la ciudad de México se requieren alrededor de 250 mil bicicletas y, probablemente, la mitad de esa cifra en scooters, pero la cifra final dependerá de la nueva administración en la capital del país.


"Siempre nos ajustamos al número de bicicletas que cada administración nos permite. Aquí mismo en San Francisco tenemos apenas cinco mil bicicletas y no contamos con permiso para operar los scooters. 


Esto se debe a que la administración de transporte quiere un balance entre peatones, transporte público, automóviles y bicicletas. Y no desea que un incremento desproporcionado en bicicletas o scooters vaya a causar más problemas de tránsito de los que se quieren resolver", dijo Foley.


Los expertos señalan que lanzar JUMP en una ciudad como la de México tiene retos adicionales como que otros servicios de bicicletas compartidas ya están disponibles (incluido el propio sistema Ecobici) y, por ejemplo, situaciones relacionadas con el bandalismo y robo de las bicicletas pero en Uber dicen estar preparados para estas eventualidades. 


Aunque no hay fecha exacta, se confirmó que el servicio llegará a la Ciudad de México en el primer trimestre de 2019.