Ponen bajo la lupa a prestadores de servicio de hospedaje a través de aplicaciones móviles

Ponen bajo la lupa a prestadores de servicio de hospedaje a través de aplicaciones móviles

Ideas y Estilo
|

Señalan autoridades violaciones a leyes mexicanas. 

Profeco inició acciones y procedimientos administrativos. Foto: Especial


Booking, Airbnb y Homeaway son sujetos a investigación por parte de la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco), que inició acciones y procedimientos administrativos para determinar la posible violación a leyes mexicanas.


Por ejemplo, se encontró que en la página de internet de Airbnb se realizan afirmaciones contrarias a lo establecido en los "Términos de Servicio", con lo que viola el Artículo 32 de la Ley Federal de Protección al Consumidor.


En su publicidad, dicho proveedor señala que presta servicios de reservación de alojamientos y experiencias especiales, de calidad y confort verificados; sin embargo, se deslinda de cualquier responsabilidad legal al afirmar que no crea, vende, suministra, revende, controla, gestiona, ofrece, entrega, ni presta ningún anuncio, ni servicio de anfitrión y los responsables de la prestación del servicio son sus socios comerciales denominados anfitriones.


Además advierte que cobra las comisiones más bajas en el mercado de entre 3% y 5%, pero en el texto de Términos y Condiciones se refiere a porcentajes de entre 3% y 10%, por el servicio de intermediación.


Finalmente, no establece un domicilio físico ni teléfonos en México, por lo que viola el Artículo 76 Bis, fracción III de la Ley Federal de Protección al Consumidor, en la que se pide que los clientes tengan fácil acceso para presentar alguna reclamación o solicitar aclaraciones ante el proveedor.


El problema con Booking es que establece cláusulas abusivas al deslindarse de toda responsabilidad legal que se derive de la prestación de servicios de comercialización; establece prestaciones desproporcionadas e inequitativas, al señalar que los consumidores tendrán que resolver sus diferencias legales en los tribunales competentes de Amsterdam y que renuncian a la jurisdicción de tribunales mexicanos.


Mientras que Homeaway no establece domicilio ni razón social en su portal electrónico, como tampoco existe dicha información ante las autoridades mexicanas como el SAT, IMSS o el Registro Nacional de Inversión Extranjera, y ninguna de ellas localizó información como la razón social con la que opera la empresa en México.


"Ante el riesgo que conlleva la adquisición del servicio de intermediación que presta Homeaway en la adquisición de alojamiento dentro de inmuebles ubicados en el territorio nacional, a través del uso de su plataforma electrónica, esta Procuraduría alerta al público consumidor del riesgo de contratar con este proveedor que opera en la página www.homeaway.com.mx o vía su aplicación HomeAway-Homelidays", se informó.