Deontay Wilder vs Tyson Fury, el regreso de los pesos pesados

Deontay Wilder vs Tyson Fury, el regreso de los pesos pesados

Deportes
|

Desde 2015 no se generaba tanta expectativa por una pelea de esta categoría del boxeo.

FOTO: El Universal

Deontay Wilder ha esperado una década por la oportunidad de enfrentar a alguien de su propio tamaño.

Wilder (40-0, 39 nocauts) es el boxeador estadounidense de peso completo más consumado de su época, un súper atleta con una poderosa pegada y una racha temeraria.

El medallista olímpico ha frenado a cada hombre que se ha parado en un cuadrilátero profesional con él, y tras su única victoria por decisión ganó la revancha por nocaut en el primer round.

Incluso el mismo Wilder, de 32 años, está de acuerdo en que nunca ha peleado contra alguien que se acerque a su estatura _no en cuanto a tamaño físico, sino en logros boxísticos_ hasta hace poco.

Ha desarrollado su carrera con algunas deliberaciones confusas, tomándose su tiempo para aprender el deporte en el apenas se inició a los 20 años luego de dejar el fútbol americano y el basquetbol en su natal Alabama.

Cuando Wilder suba al ring del Staples Center el sábado por la noche para defender su título del CMB ante el británico Tyson Fury (27-0, 19 nocauts), finalmente tendrá al rival adecuado en el escenario adecuado en el momento adecuado.

Fury es el campeón lineal de la división, gracias a su inesperada victoria ante Wladimir Klitschko en 2015, y su combate con Wilder es probablemente el más trascendental del peso pesado desde entonces.

La atención que recibe la pelea es todo lo que Wilder ha anhelado durante años, incluso cuando sabía que no estaba listo.

El estadounidense de dos metros en realidad es el hombre pequeño en este combate contra Fury, de 2,05 metros, cuyo volumen eclipsa sus agilidad de pies y excelente técnica.

Wilder dio otro enorme paso hacia su meta final este año, cuando volvió de una caída tempranera para frenar al altamente apreciado Luis Ortiz en un entretenido final.

Cuando el británico y campeón de tres títulos Anthony Joshua se rehusó a los avances que tenían este verano, Wilder acordó una pelea con el resurgido Fury, cuya carrera se encontró en medio del abuso de drogas y una depresión tras su victoria sobre Klitschko.