Otra persona como Cossío

Otra persona como Cossío

Opinión
|


Esta semana, además de la toma de posesión del presidente electo, tuvo lugar un suceso de gran relevancia en el ámbito jurídico y político del país. No referimos a la salida del doctor José Ramón Cossío Díaz de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, quien desde el 2003 ocupó el cargo de Ministro en la Primera Sala del Alto Tribunal.


Cossío deja huella en la Suprema Corte, eso es indudable. Dió muestra de su nivel al sostener una postura progresista en grandes debates, como las sentencias sobre aborto o matrimonio de personas del mismo sexo. También, ayudó a consolidar el paradigma de los derechos humanos en el sistema judicial mexicano. Es catedrático y autor de innumerables obras jurídicas e incluso históricas, muchas de las cuales han dado muestra de su excelente trabajo como constitucionalista.


Sin duda, será extrañado y recordado por siempre estar a la vanguardia, y por introducir una nueva forma de entender el derecho a la Suprema Corte. No obstante, más allá de su legado, debemos mencionar que deja vacante el primero de los dos espacios que próximamente serán ocupados por dos nuevas Ministras o Ministros, pues en febrero, también concluye su periodo la Ministra Margarita Luna.


Llama la atención que, a pesar de los rumores respecto de las personas que pudiera llegar a sustituir al ex Ministro Cossío, el ahora ex Presidente Enrique Peña Nieto no envió al Senado la terna de candidatos o candidatas a ocupar dicho espacio; de hecho, es curioso que no lo haya hecho, siendo que el plazo para proponer a las tres personas a ocupar el lugar de Cossío en el Alto Tribunal, se vencía el pasado 15 de noviembre.


Hoy, la terna queda en manos del Presidente López Obrador, quien seguramente no tardará en enviar su lista al Senado de la República, donde se seleccionará a una de esas tres personas. Evidentemente, las cuestiones políticas estarán jugando un papel fundamental en esta selección. Esperamos que los perfiles que vayan a ser propuestos estén a la altura del tan destacado papel que llevó a cabo el ahora Ministro en retiro Cossío; asimismo, consideramos que es una excelente oportunidad para acercarnos a la paridad de género -ya alcanzada en el Poder Legislativo- ahora también en el máximo órgano del Poder Judicial de la Federación, personas de la talla las hay.


Constantemente, los embates del poder político a la democracia nos recuerdan la importancia de contrapesos reales que permitan moderar y atemperar los ataques a las libertades ciudadanas, como lo mencionó el Ministro en su discurso de despedida ‘la crisis de la democracia está trastocando la imagen general de la justicia constitucional y esto me parece peligrosísimo porque la democracia y el apoderamiento de los órganos de Estado está suponiendo que puede hacerse desde los órganos de Estado lo que venga en gana.’


Una Suprema Corte de Justicia fuerte, autónoma e independiente sólo se logra con los perfiles adecuados. En el sexenio que comienza, el papel del Poder Judicial de la Federación será clave y, por lo tanto, debe elegirse con mucho cuidado a quienes lo encabezan, porque sólo así se pueden asegurar las condiciones necesarias para la defensa de los derechos de las personas pero, sobre todo, para un auténtico Estado de Derecho.


Amicus, “Derechos Humanos por el cambio social”


[email protected]


Fb @amicusdh/@visible.mx


Tw @amicusdh/@visible_mx