Columna de bienestar

Columna de bienestar

Opinión
|

¿Cómo saber si usted tiene anemia?

Diseño: Grupo AM

La anemia afecta casi el 7% de la población en México. Es más común en mujeres en edad fértil, ancianos y población afroamericana e hispana. Sin embargo, también afecta a los niños. Por lo tanto, puede tener graves consecuencias que van desde problemas con el desarrollo y crecimiento de los niños hasta incremento del riesgo de padecer enfermedades del corazón.

¿Qué es la anemia?

La anemia se desarrolla cuando en la sangre no existen suficientes células encargadas de transportar oxígeno por todo el cuerpo. Estas células se llaman glóbulos rojos y también pueden carecer de suficiente hemoglobina, la cual es la proteína que le proporciona el color rojo a la sangre. La principal causa de anemia es la deficiencia en el consumo de hierro.

Signos y síntomas

Si usted siempre se siente cansado, aunque haya dormido bien o le falta energía para cumplir sus actividades normales, es posible que tenga anemia. Además puede sentir cambios en su estado de ánimo o incluso pérdida de memoria. A continuación, enlisto algunos de los malestares más comunes:

• Debilidad
• Mareo
• Piel pálida
• Dolor de cabeza
• Adormecimiento o frialdad en manos y pies
• Latidos diferentes del corazón
• Cansancio
• Dolor en pecho

Síntomas relacionados con el corazón

Hablando específicamente del corazón, como los pacientes con anemia tienen menos oxígeno en la sangre, esto provoca que el corazón deba trabajar más duro para bombear suficiente oxígeno al cuerpo. Los síntomas relacionados con el corazón incluyen latidos diferentes en el corazón, dificultad para respirar y dolor en el pecho.

¿Cuáles son los factores de riesgo para sufrir anemia?

Las mujeres y los pacientes con enfermedades crónicas (como diabetes, hipertensión y enfermedades respiratorias) tienen el mayor riesgo de sufrir anemia. Algunos de los factores de riesgo más comunes son los siguientes:

• Cuando las mujeres pierden sangre por períodos menstruales abundantes, pueden agotar sus reservas de hierro y sufrir anemia.
• El embarazo también provoca cambios en el volumen de sangre de una mujer y puede producir anemia.
• Las enfermedades crónicas (diabetes, hipertensión, enfermedad renal o enfermedad respiratoria) pueden afectar la capacidad del cuerpo para producir glóbulos rojos.
• Una dieta baja en hierro, ácido fólico o vitamina B12 también incrementa el riesgo.
• Y algunos tipos de anemia son hereditarios.

Anemia en los niños

Muchos niños en edad preescolar (entre 3 y 5 años) tienen anemia. La mayoría de las veces porque no consumen suficiente hierro en su dieta. Cuando esto sucede, los niños pueden sentir la necesidad de comer alimentos muy fríos y frescos o incluso cosas inapropiadas como tierra, arcilla, hielo o almidón. Este comportamiento se denomina pica. Es necesario que todos los bebés reciban una evaluación médica entre los 6 y 12 meses para determinar si requieren agregar hierro como complemento alimenticio. De lo contrario, un caso grave de anemia para afectar su desarrollo cerebral.

Anemia en los adolescentes

Si su hijo adolescente a menudo está cansado, la anemia puede ser una causa. Los adolescentes corren el riesgo de sufrir anemia por deficiencia de hierro debido a su crecimiento repentino y la necesidad especial de requerimientos de hierro. Las mujeres adolescentes también son más propensas a la anemia debido al inicio de la menstruación.

¿Qué provoca que haya niveles bajos de hierro en la sangre?

Una dieta baja en hierro puede causar anemia. El hierro de las plantas y los suplementos alimenticios no se absorbe tan bien como el hierro en la carne roja. Algunas enfermedades relacionadas con la digestión de los alimentos o incluso la cirugía bariátrica puede interferir con la absorción de hierro en la sangre. Por otra parte, algunos alimentos y medicamentos pueden dificultar la absorción de hierro cuando se

La deficiencia de vitaminas como B12 o ácido fólico también produce anemia

El cuerpo necesita tanto vitamina B12 como ácido fólico para producir glóbulos rojos. Una dieta demasiado baja en estas vitaminas a veces puede causar anemia. Una enfermedad autoinmune (como artritis reumatoide) o un problema digestivo también pueden evitar que su cuerpo absorba suficiente vitamina B12. Los alimentos de origen animal y los cereales fortificados para el desayuno son buenas fuentes de vitamina B12. El ácido fólico se encuentra en las verduras de hojas verdes, frutas, frijoles, frutos secos y otros alimentos que lo tienen agregado a sus ingredientes.

Algunas enfermedades también están relacionadas con la anemia

Las enfermedades o infecciones crónicas pueden provocar que el cuerpo produzca menos glóbulos rojos. Esto puede resultar en una leve caída de la hemoglobina. Si tiene una pérdida de sangre significativa, entonces puede desarrollar anemia por deficiencia de hierro. Y algunos medicamentos y tratamientos médicos también pueden ponerlo en riesgo de anemia.

Anemia aplásica: una enfermedad poco común

La anemia aplásica es una enfermedad rara en la que la médula ósea no produce suficientes células sanguíneas para abastecer al cuerpo. Afecta solo a unas dos pacientes en un millón de personas. Puede ser causada por altas dosis de radiación, ciertas exposiciones a productos químicos, virus o un trastorno autoinmune en el que su cuerpo ataca la médula ósea. Algunos casos son hereditarios. En casos graves, las personas necesitan transfusiones de sangre o incluso un trasplante de médula ósea.

La pérdida de sangre es causa común de anemia

Perder demasiados glóbulos rojos es una causa común de anemia. La menstruación intensa, las úlceras en el estómago y en el intestino, los accidentes y algunas cirugías pueden causar una pérdida de sangre suficiente para provocar anemia por deficiencia de hierro. Las mujeres que tienen períodos menstruales abundantes deben realizarse algunos estudios de laboratorio para investigar si presentan algún grado de anemia.

La herencia: otro factor clave que pueden provocar anemia

Los trastornos hereditarios pueden afectar la producción de glóbulos rojos en su cuerpo. Estas enfermedades provocan que haya menos producción de glóbulos rojos sanos en el cuerpo y menos hemoglobina ó que los glóbulos rojos se destruyan más pronto y se eliminen de la sangre demasiado rápido.

¿Cómo se investiga a un paciente que tiene anemia y cuáles son los estudios de laboratorio que se realizan?

Existen pruebas de sangre que permiten comprobar los niveles de glóbulos rojos, glóbulos blancos (células de defensa), plaquetas (células encargadas de la coagulación y hemoglobina. También se pueden analizar otras características como el tamaño de las células, el volumen, la concentración de hemoglobina, entre otros factores. Un paciente con anemia por deficiencia de hierro puede tener glóbulos rojos más pequeños que el tamaño habitual.

También se pueden realizar estudios adicionales para evaluar el funcionamiento de la médula ósea (zona encargada de la producción de glóbulos rojos) y medir niveles y reserva de hierro en sangre así como niveles de vitamina B12.

En algunos casos, si su cuerpo produce muchas o pocas células sanguíneas o su estructura parece anormal, es posible que necesite una biopsia de médula ósea. La médula ósea, el tejido esponjoso dentro de los huesos, contiene células madre que se convierten en células sanguíneas. Su médico extraerá una pequeña muestra de médula ósea a través de una aguja para solicitar su análisis en el laboratorio a través del microscopio.

¿Cuáles son los tratamientos para el manejo de la anemia?

Hierro: Las pastillas de hierro a menudo son necesarias para la anemia causada por una deficiencia en ese mineral. El hierro se absorbe mejor cuando se toma con alimentos, en especial alimentos ricos en vitamina C. Tenga cuidado de mezclar la pastilla de hierro con café, té o lácteos porque puede alterar la absorción en el cuerpo. Algunos pacientes también reciben tratamiento con ácido fólico y suplementos con vitamina B12.

Hierro y las mujeres embarazadas: Alrededor del 40% de las mujeres embarazadas tienen anemia por deficiencia de hierro. Las mujeres embarazadas deben obtener al menos 30 miligramos de hierro cada día en su dieta. Es posible que durante el embarazo le realicen pruebas de sangre para investigar su estado nutricional y sus niveles de hierro.

Medicamentos: Los medicamentos para la anemia a menudo tratan la enfermedad de la raíz. Entonces, en algunos casos, cuando la anemia se debe a una enfermedad crónica, una enfermedad autoinmune o una enfermedad hereditaria, es posible que médico le prescriba algunas medicinas para corregir esto. Discuta con su médico de cabecera cuál es el tratamiento apropiado y pregunta sus dudas.

Transfusión de sangre y: Si tiene anemia grave, es posible que necesite una transfusión de sangre que coincida con su tipo. Cuando la producción de glóbulos rojos en el cuerpo no funciona bien, la anemia causada por enfermedades graves como el cáncer y la anemia aplásica se puede tratar o curar con un trasplante.

Trasplante de médula ósea: En estos casos, la médula ósea de un donante reemplaza la médula ósea defectuosa de la persona, por lo que el cuerpo puede comenzar a producir células sanguíneas sanas. Cuando las células sanguíneas se destruyen demasiado rápido, pueden ser necesarios tratamientos con plasma sanguíneo o incluso la extirpación del bazo.

Consejos de Salud para prevenir la anemia

1. Puede prevenir algunos tipos de anemia con una dieta saludable.
2. Los alimentos que contienen hierro incluyen carnes rojas magras (sin grasa), hígado, pescado, lentejas y frijoles, verduras de hoja verde y frutos secas (almendras, nueces y arándanos)
1) También puede comer alimentos con vitamina B12 y ácido fólico, como huevos y productos lácteos, espinacas y plátanos. Muchos panes, cereales y otros alimentos están fortificados con los tres nutrientes claves: hierro, vitamina B12 y ácido fólico. La vitamina C, que se encuentra en los cítricos, otras frutas y verduras, ayudará a su cuerpo a absorber el hierro.
2) Si Usted padece alguna enfermedad crónica consulte a su médico para discutir si necesita algún tipo de suplemento que contenga hierro.

Muchas gracias por su atención y estoy a sus órdenes.


Dr. Jorge Alejandro Lemus Arias
Especialista en Medicina Interna
[email protected]
medicodecabecera.com.mx