Melómano

Melómano

Opinión
|

One-Hit Wonders

Diseño: Grupo AM

En la industria musical, el término “One-Hit Wonder” se emplea para designar a aquellos artistas, ya sean solistas o bandas, que son conocidos por un sólo sencillo exitoso.

El criterio oficial en Estados Unidos para catalogar a un artista como One-Hit Wonder, es que durante su carrera solo haya colocado un sencillo dentro de los primeros cuarenta sitios en la lista de los Billboard Hot 100. De igual modo, en Reino Unido, se usa para designar a aquellos solistas o bandas con un solo éxito en los primeros veinte puestos del UK Single Chart; los europeos siempre más estrictos.

Sin embargo, la expresión se aplica de manera general a cualquier artista que es conocido por una sola canción, independientemente de que haya colocado o no, más canciones dentro de las listas de popularidad.

Los One-Hit Wonders son muy comunes entre la música comercial con artistas improvisados o fabricados al vapor, para ejemplificar podemos nombrar a las Ketchup con su Aserejé, Los del Río con Macarena, Lou Bega con Mambo No. 5, y hasta Melody con su Baile del Gorila; canciones que todo el mundo cantó y bailó, y que aunque algunas de ellas incluso se encuentran entre las más vendidas de la historia, sus intérpretes no lograron repetir la fórmula.

Sin embargo, hay algunos One-Hit Wonders que son una verdadera lástima y sorprende que estos talentosos artistas no hayan alcanzado otro gran éxito, por lo que sus temas están cargados de gran valor nostálgico y suelen ser retomados para recopilaciones y bandas sonoras. Mencionemos algunos.

Sin duda recuerdas el tema de 1984 Take on Me, de la banda de synth pop A-Ha, originaria de Noruega. Aunque internacionalmente solo son recordados por este único tema, el trío es considerado como el acto musical noruego más importante de la historia a nivel global.


Quizá el nombre de Sixpence None the Richer no te diga mucho, pero al escuchar su tema de 1999, Kiss Me, estoy seguro de que te vendran varios buenos recuerdos.


Seguramente todos sabemos de memoria el clásico de 4 Non Blondes, What's Up?, de 1993.


Aunque cierta estación de radio local nos hizo el favor de “chotearla”, no podemos negar que Bitter Sweet Symphony de The Verve es una gran canción.


¿Cómo olvidar a Lemon Tree de Fools Garden? Canción ineludible en todas las fiestas adolescentes en la década de los 90.


Y para cerrar con broche de oro, mi One-Hit Wonder favorito: One Headlight de los Wallflowers, banda originaria de Los Ángeles liderada por Jakob Dylan, hijo del mismísimo Bob Dylan, y que por alguna extraña razón, a pesar de que un gran talento los respalda y siguen activos, no han logrado colocar otro éxito equiparable a su tema de 1996.


Como estos, hay muchísimos ejemplos más, ¿Qué otro One-Hit Wonder recuerdas? Déjame tus comentarios, nos leemos la próxima semana.

Facebook: /MelomanoRadio
Twitter: @MELOMANO_radio
Instragram: melomano.media