Jorge Negrete, el galán que se atrevió a mostrarse deforme en el cine

Jorge Negrete, el galán que se atrevió a mostrarse deforme en el cine

Espectáculos
|

La película "El jorobado" se estrenó en 1943, una década antes de la muerte del actor. Hoy se cumplen 65 años de su partida.

Cargar

FOTO: El Universal

El inigualable porte varonil de Jorge Negrete fue opacado por una joroba y un rostro poco agraciado en la película “El jorobado”, donde Negrete, uno de los galanes de la Época de Oro del cine mexicano se mostró ante sus fans como un hombre deforme por la joroba que salía de su espalda, con un ojo entreabierto y con las piernas chuecas que arrastraba al caminar.

Era junio de 1943 cuando la cinta inspirada en la novela de Paul Féval (“El jorobado” o “Enrique de Lagardere”) llegó a la pantalla grande, 10 años antes de la muerte de Jorge Negrete ocurrida el cinco de diciembre de 1953 en Estados Unidos.


La noticia de su fallecimiento provocó que en México las funciones fueran suspendidas durante cinco minutos en señal de duelo, el intérprete de “México lindo y querido” llevaba cinco días en coma en el Hospital Cedros del Líbano, en Los Ángeles, desde 1937 se supo que padecía cirrosis hepática.

Su tumba se encuentra en el Panteón Jardín en la Ciudad de México, junto a su última morada, rodeada de verde pasto y adornada con racimos de coloridas flores, se encuentra un alto ciprés que acompaña al monumento del adiós.

Un pensamiento del poeta Carlos Pellicer se encuentra plasmado en una placa que yace a un costado del lugar donde también descansan los restos de otros integrantes de la familia Negrete. En la placa se lee:

“Jorge Negrete representó uno de los aspectos más entrañables del ser mexicano. Fue el corazón derramado, el vaso de las canciones, herido en plena guitarra a la luz de nuestros campos galopantes, toda una noche de amorosa tristeza”.

También se resalta su privilegiada voz y su esfuerzo para ayudar a la comunidad de actores.

“Divulgó universalmente la canción mexicana, apasionado por México a millones de seres. El cachorro valiente y generoso del cinematógrafo, fue el camarada generoso y valiente, defensor de los derechos de su gremio”.

En la última parte del poema, Pellicer menciona la eternidad de Jorge Negrete más allá de su partida. En otra placa la Asociación Nacional de Actores le recuerda su cariño a su “inolvidable compañero”.

“Este monumento glorifica su muerte y es como una flecha lanzada al sol. Su desaparición prematura la indica la interrupción que señalan los brazos del cristo en las aberturas que lo interceptan, a los lados, la canción llora su guitarra muerta y en las manos ideales las espadas son defensa y combate y una llama inmortal ilumina desprendiéndose...México le sintió pasar como un canto a caballo, mientras el águila devora la serpiente”.

¿Jorge Negrete, eres tú?

En “El jorobado”, las seguidoras de Jorge Negrete esperaban verlo apuesto y erguido, montado en un caballo e interpretando canciones con esa voz única que le dio fama mundial. Pero en vez de eso, en varias partes de la película apareció encorvado y con una cabellera larga que le dio a su personaje llamado Esopo, un toque misterioso y siniestro que nunca más volvió a mostrar en la pantalla grande.

Este melodrama de época era una historia de espadachines que transcurría en la Francia del siglo XVII, en ella Jorge compartió créditos con Gloria Marín, Ernesto Alonso, Andrés Soler y Adriana Lamar, además, pudo demostrar sus conocimientos de esgrima, uno de sus deportes favoritos.

En el póster que invitaba al público a asistir a ver la película en el Cine Colonial, también se anticipaba que se vería a un “nuevo Jorge Negrete, apuesto, caballeroso, astuto, bufón y temible espadachín”.

En la parte inferior del cartel se anunciaba el próximo estreno de “Flor Silvestre” con Dolores del Río y Pedro Armendáriz, así como el de “Casa Blanca”, con Humphrey Bogart e Ingrid Bergman.

En mayo de 1943, en las páginas de EL UNIVERSAL, también se mostró un póster en el que se incitaba a ver la película en su último día de exhibición en el Palacio Chino, con un costo de dos pesos en luneta y el recordatorio de que los domingos eran las mejores matinees de México.

De acuerdo a los apuntes de Enrique Serna en “Jorge El Bueno, la vida de Jorge Negrete”, “El jorobado” fue un fracaso pese al protagonismo del actor, la única figura que en aquellos años arrasaba en taquilla junto con Mario Moreno “Cantinflas”.

De acuerdo a Serna, tras los éxitos de “Historia de un gran amor” y “El Peñón de las ánimas”, los productores creyeron que el nuevo galán era una mina de oro, interpretara o no papeles de charro cantor, pero se equivocaron, pues “El jorobado” estuvo lejos de ser un éxito.

Gregorio Walerstein y Miguel Zacarías coincidieron en que “El Jorobado” y “En tiempos de la Inquisición” perjudicaron más a Negrete de lo que lo beneficiaron, mientras que él, habría aceptado actuar en aquellas cintas por su afán de trabajar en películas de calidad, al parecer, señala Enrique Serna, como muchos directores y críticos de su tiempo, confundía el cine de arte con el vejestorio teatral.

De cualquier manera, la cinta significó ver a Jorge Negrete en una faceta distinta a la de charro cantor, donde no requirió de dobles para realizar las escenas arriesgadas y donde nuevamente cortejó a Gloria Marín e hizo hasta lo imposible para salvarla y defender su amor, ese amor que le tuvo por muchos años dentro y fuera de la pantalla.