Semillas estelares

Semillas estelares

Opinión
|

No somos muchos, pero sí un chingo.

Diseño: Grupo AM

“No somos muchos, pero sí un chingo”, es una de las muchas frases que le he escuchado a Don Lauro de la Cruz, un indígena Maya y monje Tibetano, a quien por sincronía conocí hace años. Me hizo recordar que en la espontaneidad, la simpleza y la inocencia se alberga el verdadero Poder.

Aunque no todos son conscientes de ese Poder, tenemos la capacidad de hacer alquimia en cualquier realidad, ya sea de una persona, una comunidad, un país, un continente, un planeta y hasta de influir en otros sistemas solares y galaxias. ¡Así de mágicos somos!

Dado que hace unos días un nuevo mandatario asumió las riendas de México, hoy me gustaría compartirles una enseñanza que hace tiempo me dejó Don Lauro de la Cruz un sacerdote, chamán, gurú y maestro que es amor y sabiduría, humildad y grandeza.

¿QUIÉN ES DON LAURO?

De niño se lo llevaron, de su natal San Cristóbal de las Casas, Chiapas, al Tibet y ahí aprendió del Dalai Lama; después se fue a Japón donde fue luchador y alumno de Ejo Takata, quien también instruyó a Alejandro Jodorowsky (uno de mis escritores favoritos).

Físicamente es como una montaña pero se mueve como un jaguar. Tiene la sabiduría de los ancianos mayas, a pesar de ser un niño sin edad. Brinca, baila y ríe sin parar. No camina, fluye. No ríe, se derrama. Como buen chamán sabe bien que no hay mejor medicina que la risa de verdad. Bendice y agradece a cada instante el ser y el estar. Contagia gratitud, irradia belleza.

EL RETORNO DEL GOBIERNO SUPREMO

Es momento de recordar que somos el Gobierno Supremo que está más allá de las actuales estructuras gubernamentales (aunque sean nuevas), sistemas políticos y sociales; somos la fuerza creadora de la realidad. 

Haciéndonos responsables de nosotros mismos, catapultaremos este mundo a otra dimensión, pese a que a manera de costumbre, hemos depositado en el gobierno y autoridades muchas cargas, responsabilidades y problemas, prácticamente les hemos cedido nuestro poder. 

¿QUÉ HAY QUE CAMBIAR?

El mundo está cambiando, pero, lo más importante es que cambies tu mundo. Si no haces el esfuerzo en cambiar tu consciencia, el mundo no va a cambiar. Para cambiar hay que atrevernos a romper estructuras y reconocernos como gestores de una realidad colectiva para reencontrar nuestra sabiduría ancestral como los niños, ellos rompen lo establecido con una sonrisa, así de simple.

Si rompemos el miedo y lo volvemos creatividad, ahí nace el verdadero Dios o el Quetzalcoatl. Si llegamos a este estado de consciencia podríamos no sólo hacer un estado, sino una república y después un continente y un mundo de consciencia.

¿CÓMO SE CREA ESE GOBIERNO SUPREMO? 

Ese gobierno se revela en la medida que cada quien manifieste lo que le dicta el corazón y no su razón. La mente siempre quiere tener la razón, mientras el corazón sólo quiere ser feliz. Por ello, es importante partir desde el interior de cada uno y preguntar ¿qué es lo que quiero para mí y mis hermanos del mundo?, desde ahí viene esa capacidad de gobernar.

¿QUÉ DECIRLE A LA GENTE PARA QUE ESTÉ MÁS TRANQUILA?

Que se quiten los miedos. Lo dicen los grandes maestros y maestras: cuando quitas el miedo, hay un espacio más en el espacio. Es importante quitar ese dolor o espina enterrada que traemos, perdonar y sacralizar tu vida. Al momento que la quitas se van cientos de estructuras. 

LA ORACIÓN ACTIVA 

Una forma práctica para que retorne ese Gobierno Supremo es a través de la oración viva y dinámica que consiste en reír, bendecir, agradecer y admirar tu momento presente, contagiarlo con gratitud e irradiando de belleza.

“Una de las formas en que la hago es a través de los talleres sintiéndolo, viviéndolo y compartiendo esa semillita de fe, de confianza y de seguridad para todos”.

 

Si quieres conocer a Don Lauro, te dejo la invitación: 

Taller: “Amor Guadalupano” 
Lugar: Centro Holístico Muani
Dirección: Doctor Luis Ponce Romero 101, Pachuca de Soto, Hidalgo, México 
Hora: 18:45 hrs
Informes: 771 7091854