Mentiras o verdades

Mentiras o verdades

Opinión
|

Es conveniente analizar las decisiones tomadas por AMLO y su equipo, como la cancelación del aeropuerto

.


Es conveniente analizar algunas de las decisiones tomadas de manera apresurada por AMLO y su gran equipo, que apabulló en las elecciones pasadas. Los ahorros que está teniendo el gobierno actual, pueden costarnos a los mexicanos muchos pesos a cambio de centavos, con tal de sacar adelante todos los planes que se plantearon en la pasada campaña política. La primera de las decisiones fundamentales fue la de cancelar el nuevo aeropuerto internacional, de la ciudad de México, conocido normalmente como el NAIM, porque creó en la clase empresarial una gran desconfianza, como nunca la había habido en México y costará mucho más cara su cancelación que la terminación, ya que estaba totalmente financiado el proyecto, con un avance de más del 30% y considero que AMLO no había evaluado los riesgos e implicaciones que esto representaba y por eso ha tenido una gran oposición, desde varios puntos de vista. Lo tozudo a nuestro presidente actual, nadie se lo quita de la cabeza, aunque lo tengamos que pagar con creces los mexicanos, no sólo los que no lo apoyamos, sino también los que emitieron su voto a favor, para que tuviera el control sobre ambas cámaras, la de diputados y la de senadores. La oposición a esta decisión, desde mi punto de vista errónea, fue la de los propios empresarios, como originalmente lo expresaron, para después convenir que no era conveniente enfrentarse directamente al nuevo gobierno, que empezó a dictar sus lineamientos desde el primer momento en que fue elegido y que en estas dos semanas escazas de su nombramiento, materialmente ha sacudido al país en varios aspectos. La cancelación política de este proyecto se dio el pasado 29 de octubre, sin haber recibido AMLO, todavía el nombramiento como Presidente de la República, amparando su decisión en una supuesta consulta.   Los bonos que financiaban en gran parte la construcción del NAIM,  con la nada despreciable cantidad de 6,000 millones de dólares, bajaron rápidamente en su cotización y tal vez por eso, el gobierno les ofreció un precio relativamente atractivo, que fue rechazado por los inversionistas extranjeros, poseedores de más del 50% de dichos bonos, lo cual representa una verdadera oposición a la cancelación del proyecto, el cual continúa en su construcción hasta la fecha, porque no puede ser detenido, ya que traería consecuencias inevitables de posibles demandas si no se continúa el mismo. El bono que ofrecía el gobierno federal a diez años, tenía un rendimiento de 7.72% en julio y subió a 9.25 a fines de noviembre pasado, debido a que las agencias calificadoras bajaron la perspectiva de nuestro país de manera negativa, originando con esto un pago mayor de intereses de la deuda pública que de sólo intereses, tendrá que pagar 22,500 millones de pesos adicionales, además de la baja de la calificación que también afecta fuertemente a PEMEX.   No son comparables de ninguna manera las pérdidas que se tendrán con el plan de austeridad propuesto por el gobierno, en el sentido que ningún funcionario público pueda ganar más que lo que gana el Presidente de la República.  Ha sido fuertemente cuestionado por el poder judicial, que de ninguna manera quiere renunciar a las altas prestaciones y sueldos que recibe, porque es el único poder que no controla el partido de Morena y nuestro flamante presidente. En el fondo no se trata de las remuneraciones que recibe el poder judicial, sino de la autonomía del mismo, que ahora pretende ser controlado, sobre todo a través del cambio que elegirá al ministro de la SCJN. Quien nombrará al nuevo ministro será la Comisión de Justicia del Senado de la República, de donde quitaron de manera arbitraria y amparados sobre todo con su mayoría parlamentaria a Juan Zepeda del PRD, para incluir a Lucía Meza, morenista por supuesto. Alegó en favor del cambio Ricardo Monreal, coordinador de Morena, la proporcionalidad de la comisión, en donde el PRD, tenía dos espacios y el partido verde, a pesar de tener seis senadores, no tenía ningún espacio y que esto era por cuestiones de proporcionalidad, no por cuestiones políticas, pero al final de cuentas no dejaron a ningún miembro del Verde. Abandonaron la sesión los senadores del PAN, PRI y PRD, en protesta y la denuncia por el propio Zepeda en tribuna por el atropello recibido. La realidad según mi punto de vista, es que se pretende nombrar a un ministro a modo de AMLO. Esto no es más que una muestra de la quita de autonomía que se pretende hacer, pues además estaban quitando de la constitución la autonomía universitaria y están convirtiendo a la UNAM en una universidad ‘patito’, que no puede rechazar a ninguno así sea el más ignorante, pues ya no habrá evaluación de por medio. Las mentiras que se han dicho para derogar la reforma educativa que aunque no era buena, sí iba encaminada a una mejor educación, sobre todo en los niños, y las decisiones tomadas pesan enormemente, por lo que en vez de ir hacia adelante, vamos retrocediendo en mi opinión. Dicen que a los maestros los corrían si no pasaban la evaluación a la que tenían obligación y con la nueva propuesta ya no la tendrán, por lo que nuestra educación va de mal en peor, no comparable con ningún país del primer mundo y lo único que están logrando es el empoderamiento nuevamente de los sindicatos y la pérdida de la calidad educativa. Así podría seguir mencionando todos los atropellos de Morena y de AMLO, aunque no dejo de reconocer cosas que están resultando positivas. Mucho se verá con la presentación del presupuesto de egresos, ley de ingresos y políticas económicas que se dio el sábado anterior y que desconozco su contenido.