Sentencian a mujer que engañó a 28 personas diciéndoles que tenía cáncer

Sentencian a mujer que engañó a 28 personas diciéndoles que tenía cáncer

Mundo
|

Jasmin Mistry recabó más de 6 millones de pesos, haciendo creer a familiares y amigos que tenía cáncer. La descubren y la detienen

Jasmin Mistry de 36 años engaña a familiares y amigos, fingiendo que tenía cáncer. FOTO: Internet

Jasmin Mistry de 36 años de edad, fue condenada en el Reino Unido a cuatro años de prisión por mentir a sus familiares y amigos sobre que padecía un cáncer cerebral, además de estafarles 250 mil libras (unos 6 millones 355 mil pesos mexicanos) para el supuesto tratamiento.


La corte de Snaresbrook sentenció a la mujer, al probar que engañó a sus allegados con el fin de lucrarse, mostrándoles mensajes ficticios de un supuesto médico y escáneres cerebrales que descargó de Google.
La Policía británica dijo en el juicio que la mujer nacida en Leicestershire (Inglaterra), mintió primero a su marido, en 2013, diciéndole que tenía cáncer y enseñándole un mensaje falso de Whatsapp que supuestamente le había mandado su médico.
Fueron en total 28 personas estafadas.
De acuerdo a mensajes falsos del "médico", comunicaban a Mistry que solo le quedaban seis meses de vida a no ser que pudiera someterse a un tratamiento en Estados Unidos valorado en 500 mil libras (alrededor de 12 milllones 700 mil pesos).


Su marido, también engañado, contactó con familiares y amigos para tratar de conseguir donaciones y pagar el tratamiento, lo que le permitió recabar un total de 253 mil 122 libras ( unos 6 millones 400 mil pesos).
Una amiga de su marido descubrió el escáner cerebral de la mujer en internet, causando las primeras sospechas del fraude.
En noviembre de 2017 Mistry fue detenida y confesó a la Policía que no padecía ninguna enfermedad terminal y que no sabía por qué había mentido.


"Extraño" y "sorprendente", fue como la policía calificó el engaño, asegurando que hizo "todo lo posible por manipular emocional y financieramente" a sus allegados.
Los mensajes del médico eran en realidad mandados por la propia imputada utilizando otra tarjeta SIM en su teléfono, así lo dio a conocer la Policía.