Adultos mayores de Guanajuato aún no piensan en el retiro

Adultos mayores de Guanajuato aún no piensan en el retiro

Valor Agregado
|

Suman en Guanajuato 193 mil adultos mayores en activo, todos ellos empleados en sectores que van desde ventas hasta servicio en empresas.

Ana María García Grimaldo, 39 años dedicados en una boutique. Alfonso Alfaro Hernández, trabaja en el negocio familiar del café. Fotos: Silvia Millán.


En Guanajuato el 7.6% de la población con empleo lo conforman trabajadores mayores de 60 años según datos del Inegi.


Al tercer trimestre de este año (julio-septiembre), 193 mil 260 adultos mayores de 60 años continúan siendo laboralmente activos.


Hasta octubre de este año en Guanajuato 2.5 millones de personas contaban con empleo.

Salario de adultos mayores


De acuerdo con la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo, el 25% de las personas mayores de 60 años (es decir 48 mil 662 adultos) reciben un salario mínimo como ingreso en Guanajuato.


Por su parte el Seguro Social en el estado tiene el registro de 1,714 personas que aparecen con una cotización de 88.31 pesos diarios (salario mínimo), de un universo de un millón 5 mil 997 trabajadores afiliados.

Bodas de ágata


A los 61 años, Ana María García Grimaldo continúa en activo, trabaja para una tienda de ropa donde está cumpliendo 39 años ininterrumpidos.


Después de sus estudios como auxiliar contable, Ana María comenzó a trabajar en el año 1979 en una boutique de vestidos ubicada en el centro de León. Este sería el trabajo de su vida, que ha conservado por casi cuatro décadas.


“Cuando entré aquí era secretaria, tenía 22 años”, recordó. 

No estudian por economía


Al terminar su preparación técnica, no continúo estudiando por razones económicas.


Por casi treinta años estuvo en la oficina, colaborando en la administración hace siete años la propietaria le pidió hacerse cargo del piso de ventas, al necesitar una persona de confianza, fue así que dejó la oficina por la atención a clientes.


“Al principio me resistía a las ventas, porque estaba acostumbrada a estar sola en la oficina”, explicó.

Los oficios de adultos mayores


En sus mejores años, la tienda ofrecía una diversidad de prendas para dama desde ropa de diario hasta vestidos de quinceañera, esto cambió hasta reducirla a vestidos de fiesta hace 18 años.


Tras estar como vendedora Ana María aprendió a elaborar ramos para quinceañeras que se ofrecen igualmente en la tienda donde colabora.


Si bien se casó, Ana no hizo vida con su marido; tiene una hija que se convirtió en el motor para trabajar y sacarla adelante.


“Le pude dar su carrera, me dediqué a trabajar y tratar de que ella tuviera lo mejor, pienso seguir trabajando, hasta que cierren la tienda o mis jefes decidan otra cosa”, reconoció.

Después del retiro


Tras ejercer su carrera como administrador de empresas, Alfonso Alfaro Hernández, de 67 años, continúa trabajando, solo que ahora ayuda a una de sus hermanas en un negocio de café.


La franquicia cafetera tiene 54 años ubicada en pasaje Padilla. Desde que Alfonso estaba en la primaria, dos de sus hermanas manejaban la cafetería y eventualmente les ayudaba en el mostrador.


Por años, Alfonso se dedicó a su profesión, sin embargo a la muerte de la hermana mayor hace 20 años, optó por colaborar con su hermana para evitar conflictos familiares.

'Le queda cuerda'


El ayudar a su hermana y la distracción de una actividad, son las razones para continuar trabajando, “todavía nos queda algo de cuerda”, admite.


Esta cafetería anteriormente tenía una barra para estar de pie y convivir bebiendo café, que se convirtió en un punto de encuentro para las personas maduras.



TODOS VEN: