Encima de actitud y coraje, deben ir la calidad y eficiencia; opina Omar Oseguera

Encima de actitud y coraje, deben ir la calidad y eficiencia; opina Omar Oseguera

Deportes
|

Omar Oseguera destaca seis puntos de lo visto el pasado fin de semana ante Tigres, pero asegura que la actitud siempre debe estar.

El pasado fin de semana, León se quedó a minutos de conseguir la victoria, pero un error no lo permitió. FOTO: José Antonio Castro


Arrancó la Liga Mx y “la actitud” que mostraron los Esmeraldas ante Tigres, es lo último que hay que destacar. Hubo ingredientes del juego más trascendentales que esa “actitud” de la que todos hablan. La “actitud” es algo con lo que deben salir todos los jugadores cada que salen a una cancha profesional a hacer lo que millones no soñamos de niños.


Maxi Cerato, Gonzalo Ríos, Gabriel Pereyra, Yiovanni Arrechea, Canuto, Botinelli, el mismo Alex Mejía, todos, le pusieron actitud ¿Y qué pasó?


Hablemos de calidad, de efectividad, de errores.


Primero, la adaptación del aparato ofensivo felino al “Sambu”. El argentino es un arma de diferentes calibres, igual desborda pegado a la banda, como engancha hacia adentro o se queda en medio campo para desde ahí, repartir el juego. Rubens permite a Pedro Aquino e Iván Rodríguez atacar más, al mismo tiempo, impulsa a Navarro al ataque en cada avance. La calidad del ex diablo, genera confianza en el equipo, lo hace más atrevido.


Segundo, la calma que no abandonó el cuadro ante dos cambios obligados por lesión y ante el gol que regaló Rodolfo Cota. No hubo pánico, no hubo mentadas, ni reclamos y sí, un diálogo que mantuvo el orden.


Tercero, Iván Rodríguez, el leonés se la rifó de contención y de lateral. Este joven ya es una realidad en el León y cada torneo se ve mejor. Iván recupera, juega fácil y ahora también pone pases de gol, como el que Navarro casi manda guardar con la cabeza. Un diez para él. Pregunto; ¿Iván juega bien, porque tiene calidad o por su actitud?


Cuarto, la dinámica del equipo. El León del sábado tuvo la pelota y la circuló rápido. Del “Chapo” para “Sambu”, de “Sambu” para Mena, de Mena para Aquino, de Aquino para Yairo. El equipo fue de lado a lado, paciente y tuvo llegadas, incluido un tiro al poste a balón parado. Quitarle la pelota a los del “Tuca”, no cualquiera.


Quinto, el gol de Walter González. Para el guaraní fue importantísimo hacerse notar en el primer juego oficial sin Mauro Boselli. No importa que el gol haya sido “pan comido” o de trámite, el nueve facturó y para eso lo pusieron. La reconciliación de Walter con la afición, comenzó como la deseó todo este tiempo.


Y seis, hay que subrayar los errores de Rodolfo y Andrés Mosquera. Por sus decisiones no fueron tres puntos, aunque ambos antes o después, hayan tenido buenas intervenciones. Por encima de la actitud, el coraje, la entrega, la garra y todo eso que le encanta a la afición, debe ir la calidad, la concentración y la eficiencia. Ya luego medimos la actitud con el actitudómetro.


Me preguntan si este León ilusiona, si estará para grandes cosas. No lo sé. Es muy pronto, la realidad es que no sé ganó el primero de 8 juegos en casa este torneo y ya van 6 sin lograrlo en este campo de manera consecutiva en la Liga.


Con actitud no se ganan partidos, hay que meterle efectividad, talento y un poco de magia.


PD. ¿Alguien ha visto a algún Esmeralda en las filas de las gasolineras?

Te puede interesar