Detalla FIFA motivos por los que Pumas perdió caso ante Gastón Silva

Detalla FIFA motivos por los que Pumas perdió caso ante Gastón Silva

Deportes
|

El jugador uruguayo iba a llegar al equipo mexicano, procedente de Torino, pero decidió jugar en Independiente, por lo que Pumas demandó.

Por el fallido pase, la FIFA determinó que el equipo mexicano debía pagar 1.6 millones de dólares a Torino, pero Pumas se amparó. FOTO: Especial


El 28 de junio se conoció que la FIFA rechazó la demanda de más de cinco millones de dólares contra Gastón Silva e Independiente y condenó al club universitario a pagarle 1 millón 600 mil dólares a Torino, antiguo dueño del pase del uruguayo, que hoy milita en la institución argentina.


Más de seis meses después, la FIFA envió a las partes los considerandos de su decisión en un documento de 24 páginas, al que tuvo acceso de manera exclusiva Súper Deportivo.


Según consta en el mismo, la transferencia entre Torino y el club universitario sí estaba cerrada al punto tal que contaba con la firma del propio Silva.


Sin embargo, la operación no estaba del todo finalizada, ya que el acuerdo con Silva tenía ciertas irregularidades, según entendió la Cámara de Disputas de FIFA.


En su defensa, Pumas argumentó que existía un precontrato firmado con la institución, pero el organismo que rige los destinos del futbol a nivel mundial no lo consideró válido por estar rubricado por Alicia Perdomo, madre del jugador.


La institución mexicana reconoció que Silva no había firmado ese precontrato pero el “hecho que había rubricado el acuerdo de transferencia y que había obtenido un permiso de trabajo” el uruguayo “había dado su consentimiento explícito y/o tácito para celebrar un contrato de trabajo con Pumas”.


La Cámara consideró “importante resaltar que de acuerdo con Silva, la presente disputa surgió cuando el jugador descubrió que en el precontrato no le incluyeron el monto de 400 mil dólares correspondientes a una supuesta deuda que Torino tenía con él y que esta es la razón por la que no finalizó el contrato de trabajo”.


En este contexto, el organismo recordó que Pumas declaró que “si el jugador respetaba el precontrato, la cantidad de USD 400,000 habría sido incluido en el respectivo contrato de trabajo entre las partes”.


“Teniendo debidamente en cuenta todos los argumentos de las partes antes mencionados, la Cámara opinó que el demandante (Pumas) y el jugador (Silva) no habían llegado a un acuerdo sobre todas las condiciones esenciales de una relación de trabajo y que el precontrato, que es el único documento en el archivo que hace referencia a los términos contractuales, no pudo ser visto como un documento válido”, explicó FIFA en un fallo firmado por Omar Ongaro, director de la Cámara de Disputas.


Por eso, se rechazó la demanda debido a que “no se puede concluir que la firma del jugador en el acuerdo de transferencia entre clubes (Torino y Pumas) es suficiente para establecer los términos y las condiciones laborales entre las partes”.


En la actualidad, la institución mexicana tiene en curso una apelación ante el Tribunal Arbitral del Deporte y se espera para el último semestre del año el fallo del TAS.