Corredor Industrial

Corredor Industrial

Opinión
|

Japoneses radicados en el estado organizan traslados en grupos.


Complicado


 


Una vez más logramos llegamos al viernes y en esta semana vaya que no fue sencillo. Organización y no caer en pánico son las palabras que más han repetido los japoneses que radican en Guanajuato.


La primera, por una forma de adaptarse a la falta de gasolina y la segunda porque es una petición que les ha hecho el Gobernador de Guanajuato a la comunidad nipona.


Nos comparten que ahora los japoneses para llegar a sus trabajos están utilizando el menor número de automóviles posible, así que se han hecho equipos de personas que viven por la misma zona y de esta forma guardar 4 vehículos y al menos cinco personas viajar en uno de ellos, los que tienen camioneta de Honda o de Mazda han logrado llevar a un mayor número de japoneses.


En León hay 800 japoneses mientras que en Guanajuato son 2 mil, nos comparten directivos de armadoras que pese a su buena organización no se han podido salvar de tener que formarse hasta por 5 horas para conseguir gasolina que se ha necesitado para emergencias, por fortuna al tratarse de temas de producción los traslados son con unidades que requieren de diésel, sin embargo coinciden en lo dicho por otros líderes de sectores industriales y de comercio y servicios, si la situación continúa durante una semana, ahora si será momento de preocuparnos, pues llegarían los primeros paros en la producción.

     Preocupados


Con la comunidad alemana asentada por territorio guanajuatense el panorama de preocupación es justo el mismo.


Hermetismo e incertidumbre es lo que más presentan los directivos de las 60 empresas de esta nacionalidad, entre ellas Nivea, Volkswagen de México y Kromberg and Schubert.


Monika Von Allwörden, cónsul honoraria de Alemania en León, está tan involucrada en el tema del desabasto que le pide a la gente que llega de otros estados a realizar trámites al consulado, que se venga con la suficiente gasolina porque aquí van a sufrir con las largas filas y además de poca la gasolina que si se suma gente de otros estados a las filas aquello va ser un verdadero caos.


Esperan que la situación pueda concluir hoy, porque de lo contrario varios encargados comenzarán a tener dificultades ya no solamente con la llegada del personal, sino con retrasos en entregas de proveedores, y lo peor paros en su líneas de producción.

     Pocas ventas


Los que tampoco la están pasando nada bien son los propietarios de centros comerciales, y, mucho menos los vendedores que están preocupados por cumplir su cuota destinada para el primer mes del año.


Julieta García Nava, vicepresidenta de centros comerciales y piel de la Canaco Servytur León nos comentó que la situación vaya que está mal en ventas desde el pasado fin de semana, muestra de ello es que hasta los estacionamientos de las 14 plazas que integran el organismo han registrado muy poca actividad.


En la división de centros comerciales de la Canaco están los principales centros comerciales de la ciudad de León, para García Nava la situación es entendible pues en la actualidad para nadie es prioridad realizar compras y la gasolina que tienen la prefieren guardar para ir a las empresas, al colegio o alguna emergencia, por esa razón es que señala urgente que se resuelva la situación, y el impacto no siga creciendo.


Menciona que normalmente enero es un mes complicado, pero al menos se registran ventas de un 70% que en la actualidad apenas han llegan al 20%.


Asegura que sin dudarlo está de acuerdo con que se tomen acciones contra el robo de combustible, pero que por favor no sean decisiones que terminen afectando a toda la economía de México.

     Alza la voz


El empresario Jorge Ramírez, de la Coparmex León, ayer estuvo en la Ciudad de México, durante la rueda de prensa convocada por el líder del organismo en México, Gustavo de Hoyos Walter.


En el evento expresaron su postura ante la grave situación que ha generado la falta de gasolina en los sectores productivos de México.


De acuerdo con los representantes de las delegaciones de la Coparmex nada más en Michoacán, Querétaro y Guanajuato las pérdidas suman mil 200 millones de pesos, eso sin considerar las que registran las gasolineras.