Vacunación en peligro

Vacunación en peligro

Opinión
|

Vuelvo a esta columna entusiasmado, contento y agradecido, en primer lugar, con el Ing. Enrique Gómez Orozco y el periódico am por...


Vuelvo a esta columna entusiasmado, contento y agradecido, en primer lugar, con el Ing. Enrique Gómez Orozco y el periódico am por el espacio que nuevamente me han brindado para compartir con ustedes diferentes tópicos acerca de las leyes, la medicina y la política, así como mi reflexión sobre ellos; y en segundo lugar, con ustedes amables lectores, de manera anticipada, por sus comentarios, observaciones, críticas y palabras de aliento.


Entrando en materia, el pasado 28 de diciembre fue publicado en el Diario Oficial de la Federación el Presupuesto de Egresos para 2019, que en Salud presenta una severa disminución en lo general, y en temas sensibles para la salud pública, como lo es la vacunación en lo particular.


México ha sido líder latinoamericano en el Programa de Vacunación, y en consecuencia, de la disminución de enfermedades y muerte ocasionadas por enfermedades prevenibles por vacunación, tanto en niños como en adultos mayores o personas con las defensas bajas por diabetes, cáncer y enfermedades reumáticas, por citar algunas.


La vacunación es un derecho universal que tiene corresponsabilidad de la población para acudir a vacunarse y que está situado como un bien público. Deben mantenerse coberturas de vacunación superiores al 95% por biológico (vacuna) y al menos 90% de esquema completo de vacunación en cada grupo de edad.


De no ser así, se pone en riesgo mantener la erradicación de la poliomielitis y nuevos brotes, el control epidemiológico de la difteria, la eliminación del tétanos neonatal y no neonatal, la eliminación del sarampión, rubeola, el síndrome de rubeola congénita, el control de la tosferina, la prevención de formas graves de tuberculosis, la prevención de infecciones masivas por Haemophilus influenzae tipo b, el control epidemiológico de la parotiditis, reducir la incidencia de infección por el Virus del Papiloma Humano, y un tema de ocurrencia en esta temporada, prevenir la Influenza.


Les platico que el año pasado la Secretaría de Salud tuvo un presupuesto modificado para el Programa de Vacunación de 2,517.5 millones de pesos. Ajustando esta cantidad al índice nacional de precios al consumidor a diciembre de 2018 informado por INEGI al sector salud que fue del 4.97%; debería al menos haberse solicitado 2,642.6 millones de pesos


La propuesta presentada por el Ejecutivo Federal fue de 2,130.9 millones de pesos, con un serio déficit de 512 millones de pesos para mantener siquiera el nivel de 2018.


El pleno de la Comisión de Salud de la Cámara de Diputados, presidido por la diputada Miroslava Sánchez de Morena y de la cuál soy Secretario, solicitamos por unanimidad en el proceso de debate presupuestal, que le asignaran al menos 307 millones de pesos para mantener en pesos corrientes el presupuesto 2018 y fue rechazado sin explicaciones por la Secretaría de Hacienda y en el pleno por el partido mayoritario y sus aliados.


La vacunación está en peligro además del tema monetario por fallas de la rectoría del Sistema Nacional de Salud, entre muchas faltas, resalto la carencia grave de un sistema nominal sectorial que permita saber el estado de vacunación de los niños en nuestro país, sospechándose -con evidencias- que las coberturas alcanzadas no llegan siquiera al 80%.


Para muestra un botón, en el Instituto Nacional de Pediatría nos advierten que la mitad de los casos atendidos por tosferina (enfermedad prevenible por vacunación) en menores de un año se presentaron en niños que no cuentan con el esquema completo de vacunación


Esto no puede ser más que por dos situaciones: no se tiene disponibilidad del biológico o sus familiares y el sistema de salud al que pertenecen no han sido capaces de convocarlos y convencerlos de la bondad de vacunarles.


Le invito a revisar sus cartillas de vacunación para asegurarse que usted y su familia están plenamente cubiertos. ¿Usted qué piensa?