El Derecho de Gil Borja

El Derecho de Gil Borja

Opinión
|

Falta de inteligencia.

Diseño: Grupo AM

El año 2000 fue histórico para México, así como lo ha sido el 2018, había un cambio de poder y Vicente Fox llegaba a la presidencia de la república; una de sus acciones inmediatas fue acabar con los servicios de inteligencia y seguridad nacional (CISEN), curiosamente so pretexto de que sólo servía para espionaje político.
 
El siguiente gobierno, el de Felipe Calderón, inició una guerra en contra de los cárteles del narco, sin un grupo élite de inteligencia que permitiera conocer primero los lazos financieros, redes de distribución, modus operandi y forma de trabajar de los mismos.
 
Las consecuencias las seguimos pagando dos administraciones después; cientos de miles de muertos y desaparecidos, crecimiento de grupos organizados del crimen y expansión de sus actividades a otras modalidades de delincuencia.
 
Ni con Felipe Calderón ni hoy con Andrés Manuel López Obrador hemos disentido en el combate al crimen organizado, lo preocupante es la falta de estrategia y decisiones sin conocimiento que afectan a millones de mexicanos.
 
Aplaudo la decisión del actual gobierno para atacar de manera frontal el robo de los hidrocarburos, que de paso sea dicho, es la riqueza nacional.
 
Preocupa sobre manera la falta de conocimiento sobre las nuevas tecnologías, datos de inteligencia, reportes estadísticos, mapas de prevención del delito, peritajes contables, físicos y terrestres, entre otras muchas técnicas para establecer una eficaz estrategia sin gastar dinero de manera absurda y sin iniciar una crisis de combustibles que a su vez impacta en la distribución de alimentos, productos y servicios en gran parte de la nación.
 
Te comparto, en Francia, con apoyo de becarios mexicanos (uno de ellos estudiante de posgrado de la Universidad Politécnica de Tulancingo), han desarrollado mini submarinos con cámaras para ductos de petróleo, que les permite detectar fugas y de inmediato, en tiempo real actuar en consecuencia.
 
Existen programas cibernéticos con sensores para detectar al incremento o disminución de flujos de líquidos en ductos, esto es, cuando son ordeñados, la posibilidad de establecer el lugar y cantidad.
 
Los que se dedican a la extracción del ahora denominado Huachicol, no lo pueden hacer cuando el material está siendo transportado, pues es mucha la presión y con facilidad origina explosiones, así que lo hace cuando se deja de bombear el producto, lo que nos hace entender que deben de tener contacto con quienes administran y trabajan la distribución (PEMEX), con lo cual un cambio y/o rotación de personal, es más efectivo que cerrar la llave.
 
El dejar de distribuir el producto, no combate el crimen, pues esos grupos sólo mudaran de actividad hacia el secuestro, el robo, la extorsión y el mismo narcotráfico que hasta ahora no ha sido derrotado.  
 
Es un grave error actuar solo con medidas discrecionales y sin sustento, pues puede lograr un impacto inmediato positivo en la opinión pública pero jamás será la solución de fondo.
 
Las consecuencias hoy, nos afectan a todos, pues además pagamos miles de dólares en renta de barcos que traen la gasolina importada de otras naciones y que ni siquiera pueden desembarcar porque no existe una estrategia real para dar solución a la problemática del robo de hidrocarburos y de paso sea dicho, hay quien hace un gran negocio rentando pipas al gobierno federal para transportar el hidrocarburo encareciendo por tanto hasta 24 veces el producto.
 
Hay muchos datos, cifras y elementos que abordar, pero por el formato de esta columna, en cuanto a caracteres empleados, no lo puedo hacer, en caso de que desees amplíe mi participación en el tema, escríbeme y con gusto ahondaré en el mismo.
 
Por hoy me despido, esperando tus comentarios.
 
Hasta la próxima.