Bernardo Diosdado Robles deja gran legado

Bernardo Diosdado Robles deja gran legado

Valor Agregado
|

Una vida dedicada al cooperativismo es el legado de Don Bernardo, quien fue uno de los fundadores de Caja Popular Mexicana.

Familiares y amigos durante la misa de cuerpo presente celebrada en memoria de Don Bernardo Diosdado Robles. Foto: Silvia Millán.


Una vida dedicada al cooperativismo es el legado de Bernardo Diosdado Robles, quien fuera uno de los fundadores de la Caja Popular Mexicana


Familiares, amigos, colaboradores, así como socios se dieron cita ayer a las 11 de la mañana para despedir a Don Bernardo con una misa de cuerpo presente. 


Los servicios religiosos tuvieron lugar en una de las capillas de la funeraria Gayosso, allí el sacerdote Carlos Martínez González invitó a los acompañantes a unirse para iluminar el camino al que ahora Don Bernardo fue llamado. “Dios da y Dios recoge”, expresó. 


 


“Cuando la muerte nos visita, nos cimbra, nos hace recordar –yo también soy mortal–. Estamos aquí para celebrar su vida, nos queda la pérdida pero debemos agradecer por todo lo que nos dio”


Con este mensaje, el clérigo despidió los restos, al término del servicio religioso los asistentes ofrecieron un aplauso por el recuerdo del amigo. 


A Don Bernardo le sobreviven su esposa, cinco hijos, once nietos y dos bisnietos. No darse por vencido, es la enseñanza que transmitió Don Bernardo a sus nietos, recordó uno de ellos. 

De origen sencillo 


Diosdado Robles nació en la ciudad de Salamanca el 30 de junio de 1950, fue el segundo hijo del matrimonio de Consuelo Robles y José Otón Diosdado Martínez, de oficio sastre. 


Ante el fallecimiento temprano de su mamá, los ocho hijos del matrimonio se apoyaron para sacar adelante a la familia. 


Tras concluir la primaria, Diosdado ingresó en el seminario en Querétaro donde aprendió diferentes oficios, siendo el de la construcción el definitivo. 


En 1968, conoció a su esposa y decidieron radicar en León, donde comenzó a trabajar como contratista en acabados. 

Líder corporativo


Diosdado fue tesorero, gerente de Caja Popular Coecillo, director general de Caja Popular Mexicana, en donde desarrolló una importante trayectoria dentro del movimiento cooperativo. 


En reconocimiento a su trabajo, al inaugurar en 2010 una sucursal de Caja Popular Mexiana en Romita, ésta fue llamada con su nombre “Bernardo Diosdado Robles”. 


Edilberto Ponce Rangel, colaborador de Don Bernardo lo recordó como una persona dedicada, perseverante en la institución financiera. 

Visión de Don Bernardo


Tras una situación de salud, tuvo que abandonar el puesto como director general. Ponce recordó que la última vez que lo vio ya estaba enfermo. 


Destacó la visión de Don Bernardo, la cual anticipó el uso de tarjetas de crédito para las cooperativas. 


“Levantó la caja desde su raíz, él era de oficio yesero, siendo eso llegó a ser el gerente general de la caja. La sacó adelante, una persona empírica, inteligente necio hasta más no poder”, dijo de manera emotiva. 

Estímulo de honor


Luis Ponce Rivera, miembro del comité administrativo lo rememoró como “tranquilo, su carácter era apacible, pausado al hablar, reflexivo, fue un excelente líder de la caja”


Ponce Rivera reveló que para la próxima asamblea celebrada en abril se había propuesto a Bernardo Diosdado Robles al estímulo de honor para que el consejo de Caja Popular reciba este reconocimiento.



TODOS VEN: