Especie singular

Especie singular

Opinión
|

El pasado miércoles se llevó a cabo la sesión extraordinaria en la Cámara de Diputados para la discusión y aprobación de la reforma...


El pasado miércoles se llevó a cabo la sesión extraordinaria en la Cámara de Diputados para la discusión y aprobación de la reforma constitucional a fin de dar cabida a la denominada “Guardia Nacional”


La semana anterior se llevaron audiencias públicas bajo el pretendido modelo de “Parlamento Abierto” en donde se oyó, pero no se escuchó las voces de organizaciones de la sociedad civil, defensores de derechos humanos, gobernadores, presidentes municipales y legisladores, entre otros muchos actores.


El dictamen, como hoy ya es conocido, se aprobó con el voto en contra del PAN, Movimiento Ciudadano y la mitad de los legisladores del PRD


Las casi 80 reservas presentadas en el Pleno para lograr lo que la mayoría de los defensores de los derechos humanos, entre ellos la Corte Interamericana habían señalado de no militarizar al país, fueron desechadas al 100%, no importando quién las presentara ni el mérito de cada una.


En lo particular, presenté una reserva para modificar la reforma al artículo 13 que decía así: “Los delitos cometidos por elementos de la Guardia Nacional en el ejercicio de las funciones de la misma serán conocidos por la autoridad civil competente, en tanto que las faltas y delitos contra la disciplina militar serán conocidas por las autoridades y tribunales militares que correspondan”. 


La propuesta que presenté decía así: “Las faltas y delitos cometidos por los integrantes de la Guardia Nacional en el ejercicio de sus funciones serán conocidos por la autoridad civil correspondiente”.


Lo anterior sustentado en que la Seguridad Ciudadana (Pública) tiene como esfera jurídica el ámbito civil; y si la Guardia Nacional es referida como que sus integrantes -civiles o militares- habrán de desempeñarse exclusivamente en materia del ámbito civil, no hay razón para que sean procesados por sus faltas en el ámbito militar.


Para ejemplificar mi argumentación en la tribuna, recurrí a la descripción de la Clase Mammalia (mamíferos) mencionando que somos vertebrados, amniotas (placentarios), homeotermos (de sangre caliente), vivíparos (dentro del seno materno) y con glándulas mamarias para con la leche alimentar a las crías. 


Aunque los Homo sapiens (humanos) nos sentimos únicos, somos una de las cinco mil 846 especies aún existentes en el planeta; de las cuales 272 son marsupiales y cinco monotrematas.


Luego enuncié al mismo tiempo que pegaba en el pódium una figura impresa, de una especie singular encontrada apenas 12 años antes que el Cura Hidalgo convocara a la lucha libertaria en Dolores Hidalgo


Tal hallazgo fue de John Hunter en Australia, y su sorpresa fue tal, que pensó que era una falsificación muy elaborada, pues tenía patas de nutria, cola de castor, hocico de pato y era ovíparo (ponía huevos), especie ahora conocida como Ornithorhynchus Anatinus (ortinorrinco), que junto con cuatro especies Equidna, llamados así en honor a la ninfa mitológica madre de todos los legendarios monstruos de la Grecia Clásica, son una excepción perteneciente de la familia mammalia.


La minuta de reforma constitucional aprobada en la Cámara baja deberá ahora estudiarse en el Senado y en caso de ser aprobada en sus términos, pasaría a los congresos estatales y si la mitad más uno la aprueban, será a mi juicio una Guardia Nacional no civil como se dice, sino una Guardia Nacional tipo Ornitorrinco, con cabeza civil y cuerpo de militares, con todo lo grave que significa la militarización del país en el ámbito civil, que no es de su naturaleza.


La diputada Lorena Villavicencio, del partido Morena, presentó la misma reserva en el pleno ante sus compañeros que tuvo la misma suerte: fue desechada.


Ojalá que el ejemplo empleado sirva para visibilizar y, en su caso, movilizar aún más a la sociedad civil para que se manifiesten a favor de fortalecer las policías locales y una Guardia Nacional que sea civil. ¿Usted que piensa?