Desabasto de gasolina, riesgo para utilidades

Desabasto de gasolina, riesgo para utilidades

Negocios
|

Consideran que, de alargarse esta situación, "el problema de desabasto podría representar un riesgo para las ganancias de las empresas".

Imagen ilustrativa. Foto: Especial.


Cada año, México pierde cerca de 70 mil millones de pesos el robo de combustible, una práctica que se ha disparado en los últimos dos años y que se hace con la complicidad de algunos funcionarios de Pemex.


El gobierno de Andrés Manuel López Obrador ha decido combatir la venta ilegal de combustible mediante el cierre de ductos, lo que ha provocado desabasto en la mayor parte de estados del país. Las filas para comprar combustible en las gasolineras se ha convertido en el día a día de muchos conductores.


Pemex y el gobierno federal han asegurado en repetidas ocasiones que hay gasolina suficiente para satisfacer la demanda, pero que la distribución se ha ralentizado.


Por ello, ¿a quién puede afectar que el desabasto de combustible se extienda en el tiempo? Desde Banco Base consideran que, de alargarse esta situación, "el problema de desabasto podría representar un riesgo para las ganancias de las empresas, la economía y la inflación. 


"La inflación podría ser afectada por alimentos, pues de acuerdo con la Confederación Nacional de Agrupaciones de Comerciantes de Centros de Abasto (Conacca), hay riesgo de descomposición de 90 mil toneladas de alimento".


Trasladando esta situación a las emisoras cotizadas, "desde la perspectiva de fundamentales, el desabasto de este combustible tendría un impacto negativo en las utilidades de emisoras intensivas en su uso, como Cemex y Grupo México Transportes en el combustible ferroviario". 


Los analistas de SURA Asset Management México, señalan que el desabasto de combustible tiene efectos secundarios sobre las redes de distribución y las cadenas de suministro, esto a su vez tiene un impacto negativo sobre el consumo "de tal manera que las empresas que cotizan en la Bolsa Mexicana de Valores se ven afectadas como consecuencia de la falta de combustible". 


José Antonio Cebeira, analista de Actinver, señala que tras hablar con las empresas en términos generales "no existen afectaciones significativas para las compañías, ya que la mayoría usan diesel en sus camiones y no tuvieron afectaciones".


Soluciones del gobierno. El plan del Gobierno es transportar el combustible por medios alternativos a los ductos. Las autoridades han entablado un diálogo con transportistas y empresarios para aumentar el volumen de distribución de gasolina mediante ferrocarriles, pipas, autotanques. El plan contempla la compra de 500 pipas con capacidad para llevar 60 mil litros de combustible. 


El gobierno ha garantizado para los nuevos conductores un salario de 14 mil 500 pesos quincenales. Además, tendrán seguridad social, aguinaldo, vacaciones, y el pago de horas extras por trabajar en sábado y domingo. Para optar a este puesto se debe contar con requisitos como identificación oficial con fotografía, contar con buena reputación o acreditar buen estado de salud.


La estrategia se ha visto golpeada por la explosión del ducto de Pemex en Hidalgo, que ha dejado, por el momento, un centenar de fallecidos. En respuesta, AMLO ha presentado un proyecto que busca beneficiar a más de 1.6 millones de mexicanos en los municipios más afectados por el robo de combustible mediante programas sociales. Esta estrategia cuenta con presupuesto de 3 mil 857 millones de pesos.


Los esfuerzos de AMLO para acabar con el robo de combustible cuentan con el apoyo del FMI. La institución, que hace dos días dio un fuerte correctivo al gobierno bajando sus previsiones de crecimiento para México en cuatro décimas, ha respaldado la iniciativa del gobierno federal de combatir el robo de combustible. Los mexicanos, de momento, también respaldan en plan de AMLO: 57% considera que el presidente debe seguir con su estrategia, según una encuesta de Mitofsky, realizada antes de la explosión en Hidalgo.


Pese a los esfuerzos del Gobierno, la crisis de desabasto de gasolina ha dejado en evidencia la creciente dependencia de México a las importaciones de gasolina. Hoy, 95% de la gasolina que se demanda en México es comercializada por Pemex, lo que dificulta el combate al huachicoleo. La tendencia podría cambiar tras el estallido de la crisis. AMLO ha pedido a firmas como Chevron, Shell y Exxon, con permisos para importar gasolina, que aumenten las cantidades de combustible que introducen por la frontera. A fines de 2018, en México había vigentes 522 permisos para importación de gasolina, pero la mayor parte apenas se usan.


Sigue leyendo:


Emmanuel y Mijares anuncian a Joel Campbell como refuerzo del León


El 'arma' con la que ciudadanos quieren acabar con el desabasto de gasolina #Día21deDesabasto


Sale de su casa, lo balean y conduce herido hasta el Ministerio Público para pedir ayuda


Estaban por viajar a Panamá para ver al Papa y 4 días antes se enteran que fueron defraudados


Por ir a exceso de velocidad y ebrio cayó con su camioneta a un arroyo


Con estas alarmas quieren bajar la inseguridad en 'puntos rojos' de León