Estudiante descubre a 'fantasma' que vivía en su armario

Estudiante descubre a 'fantasma' que vivía en su armario

Mundo
|

Una estudiante universitaria de EU encontró a un hombre vestido con su ropa dentro de su armario.

IMAGEN ILUSTRATIVA

Una estudiante universitaria de Carolina del Norte denunció que encontró a un hombre entre la ropa de su armario.

El portavoz de la policía de Greensboro, Ron Glenn, dijo a los medios de comunicación que la estudiante de la Universidad de Carolina del Norte-Greensboro llegó a su casa a las afueras del campus el sábado, a la hora del almuerzo, y escuchó ruidos dentro de su armario.

Había extraviado prendas y pensó que estaba siendo acechada por algo sobrenatural

Maddie afirmó a las autoridades que había extraviado varias prendas de ropa en tiempos recientes y que en alguna ocasión, ella y sus amigas habían hallado marcas de manos en el baño de la vivienda, gracias a lo cual, la estudiante de tercer año pensó que era acechada por un fantasma.

Sin embargo, al llegar el sábado a su departamento en Edge Apartments, Maddie escuchó ruidos extraños provenientes de su armario. En principio pensó que se trataba de un mapache, pero cuando abrió la puerta del armario encontró a un hombre sentado en el suelo con sus objetos personales puestos, además tenía una mochila llena de su ropa, zapatos y calcetines.

Maddie dijo en su declaración que habló con el hombre durante unos 10 minutos mientras le enviaba fotos a su novio, quien llegó y le pidió al sujeto que se fuera.

El portavoz de la policía dijo que el hombre no era violento y que no cree que él y la estudiante se conocieran.

La policía acusó a Andrew Clyde Swofford, de 30 años, de un delito menor.

Continúa leyendo: 


VIDEO. Diez futbolistas mueren tras incendio en el centro de entrenamiento del Flamengo

VIDEO. Mujer se avienta de un puente con su hijo en brazos

Abuelitos 'cansados de vivir' deciden quitarse la vida en Chile

Muere niño en incendio tras intentar rescatar a su perro en EU

Inundaciones en Australia traen cocodrilos a las calles