Desde el Proyector

Desde el Proyector

Opinión
|

De amor, desamor y nostalgia.

DISEÑO: GRUPO AM

La revista Entertainment Weekly, tiene en su más reciente portada al elenco protagonista de La boda de mi mejor amigo (My Best Friend's Wedding), película de 1997, dirigida por el australiano P.J. Hogan. A 22 años de su estreno, Julia Roberts, Dermont Mulroney, Cameron Díaz y Rupert Everet se han reunido y platican de su ya lejana experiencia en este filme, un clásico de los años noventa. 
Qué nostalgia me ha provocado ver la tapa de esa revista. Recordé muchos títulos de cintas románticas de los noventa y de los primeros años del nuevo siglo. Muchos de esos títulos los había dejado en el olvido. Hoy, después de conocer los otros títulos que incluye la publicación, no solo me invadió la nostalgia, me invadió el deseo de estar en un sofá, disponer de una frazada y ver algunas de esas cursis y encantadoras películas. 

(500) días con ella, extraordinaria película del 2009. Me partió el corazón cuando la vi. (500) Days of Summer, es su título original. Protagonizada por Zooey Deschanel y Joseph Gordon-Levitt. Es, hablando en términos filosóficos, una deconstrucción del amor. La mejor descripción de esta cinta la hizo Christopher Tookey en su sitio movie-film-review.com: “… te hará recordar cómo se sentía ser ingenuo, motivado por el primer amor y mortificado cuando  esa determinada persona resultó no amarte como te hubiera gustado.”

La citada revista recuerda otro clásico noventero: Cuatro bodas y un funeral (Four Weddings and a Funeral), filme de 1994; dirigido por Mike Newell y protagonizado por dos de los rostros que marcaron el cine romántico de aquella época, Andie MacDowell y Hugh Grant. Imposible olvidar el tema interpretado por la banda escocesa Wet Wet, Love Is All Arround. Escuchar esa canción encierra toda una época para quienes vimos esta película en el 94 o el 95.

El recuerdo de Hugh Grant me lleva una obra maestra de la comedia romántica, Un lugar llamado Notting Hill (Notting Hill). Filme de 1999, magistralmente dirigido por el sudafricano Roger Michell. Protagonizado junto a Grant, por la reina del género, Julia Roberts. Esta es una película que puedo ver una y otra vez. Infaltable en la colección de películas de su tipo.
Para muchas personas ver comedia romántica, representa un placer culposo, no sé por qué, en mi caso en un placer, así, simple y sencillo,  ver estas películas es para mí una experiencia mágica, como todas las que nos brinda el cine y su poder de hacer sentir.

Por cierto, estas películas dejaron como legado un muy buen compendio musical. Mientras termino de escribir esta columna escucho algunos temas incluidos en Cuatro bodas y un funeral.