Esperaba a su novia, delincuentes por robarle su moto lo asesinaron

Esperaba a su novia, delincuentes por robarle su moto lo asesinaron

Sucesos
|

Esta es la historia de Gustavo Soria, quien murió el jueves asesinado por delincuentes en la colonia San Isidro. 

Cerca de las 9 de la noche, Gustavo llegó a una tienda de abarrotes sobre la calle Paseo de los Azores y Paseo de los Colibríes el jueves. Foto: Especial/Am


Gustavo Soria Ceja era un joven farmacobiólogo que sólo quiso defender lo que tanto trabajó le costó comprar, su motocicleta.


El jueves por la noche, el joven de 29 años sólo estaba esperando a que llegara la hora para ver a su novia, compró un chocolate en la tienda, donde aguardó por unos minutos, pero nunca pensó que dos hombres ya lo vigilaban para asaltarlo a mano armada, hasta asesinarlo.


Tenía planes a corto plazo con su novia, estaba por terminar de pagar su moto, pero delincuentes le arrebataron la vida en un asalto.

DEL CAMPESTRE A SAN ISIDRO


Gustavo trabajaba en un laboratorio en la zona del Campestre; la noche del jueves salió de su jornada y se fue en su moto Yamaha R3 hacia la colonia San Isidro.


Iría a encontrarse con su novia que vive en ese lugar. Tenía dos meses de ausentarse a las rodadas del club al que pertenecía “Los Silent Pistons”.


"Ya no iba a las rodadas porque venía a visitar a su novia, ella descansa los jueves y de hecho íbamos a hacer una reunión en casa de otro amigo, si la hubiéramos hecho, a lo mejor él hubiera asistido y esto no habría pasado", expresó Christian, compañero y amigo de Gustavo.


Cerca de las 9 de la noche, Gustavo llegó a una tienda de abarrotes sobre la calle Paseo de los Azores y Paseo de los Colibríes.

LE ENCANTABA EL CHOCOLATE


"Estaba haciendo tiempo para después ver a su novia, todavía cuando llegamos encontramos su chocolate tirado, le encantaba el chocolate. Suponemos que lo agarraron por la espalda, porque de haberlos visto, se va", contó el joven mientras veía el lugar en el que quedó tendido el cuerpo de su hermano de club.


Sus amigos suponen que Gustavo ya se iba, porque al salir de la tienda con su chocolate en mano, se puso el casco y encendió la moto.


"Es una moto que sí tenía la llave, no les prende, él ya se iba. Pero no supieron hacerla, fue un robo que les salió mal, donde fueron a tirar la moto es un lugar que conocen, porque se sintieron seguros, o ellos viven ahí, es su nido de ratas o conocen a alguien", dijo Christian.


Cuando los asaltantes de Gustavo lo hirieron, se subieron a la motocicleta y, según la versión de sus amigos, los responsables huyeron sobre Paseo de los Azores, tomaron la calle Paseo de los Halcones para salir al bulevar Francisco González Bocanegra.


"Ellos se fueron hacia la avenida Pradera y de ahí para la calle que está a un lado del ISSSTE y después tomaron la calle donde están los edificios y dejaron ahí la moto, una pistola y los guantes", reveló el joven.


La motocicleta, una pistola y los guantes de Gustavo fueron recuperados por la Policía Municipal y entregados al Ministerio Público.

SE ENTERA EL CLUB


La novia de Gustavo se había enterado de la noticia, pero al parecer se negó a creer que era la pareja con la que compartió 10 años de su vida.


"Fue más tarde que nos empezamos a enterar, de hecho la chava de él nos preguntó si sabíamos de él, pero como que no quería pensar que era Gustavo. Toda la noche nos dedicamos a buscar a testigos, ya tenemos los apodos o nombres de los que asaltan esta zona, ellos no son de aquí, pero se aprovechan de que la colonia es muy tranquila”, expresó Christian.


Gustavo estudió en su ciudad natal, Morelia, Michoacán.


Lo describen sus amigos como una persona honesta, directo, “bravo”, porque no se dejaba de nadie, atlético y amigable.


Llegó a León en busca de un empleado, de vivir en una ciudad grande y segura. Su pasión era andar en su motocicleta, compartir tiempo con su novia y convivir con sus amigos del motoclub.

10 AÑOS VIVIENDO EN LEÓN


Gustavo era un hombre que tenía más de 10 años viviendo en esta ciudad, sus sueños fueron truncados por un par de personas que a balazos le quitaron una motocicleta.


Gustavo fue reconocido por sus padres, quienes viajaron desde Morelia durante la madrugada del viernes.


Al recibir el cuerpo de su hijo, volvieron con él a Morelia, donde será sepultado.


Este sábado sus compañeros del club ofrecerán una misa en memoria de Gustavo, pero buscan la manera en la que las autoridades volteen a verlos para que se haga justicia. (Con información de Antonio Castro)


Sigue leyendo:


Conmueve a motoclubes asesinato de Gustavo


'Estás buenísima', le dice repartidor de Uber Eats a Jimena Sánchez y ella lo exhibe


Desde hace un mes, Kevin busca a su hija Isabella


EXCLUSIVA. Renace esperanza de recuperar el Estadio León


Refinería de Salamanca reinicia operaciones


Asesinan a un hombre dentro de su casa en Lomas de Medina