Escuela Preparatoria II

Escuela Preparatoria II

Opinión
|

Continuando con el relato de la entrega pasada, en la Escuela Preparatoria de León, en los años 1967 a 1969.


Continuando con el relato de la entrega pasada, en la Escuela Preparatoria de León, en los años 1967 a 1969, entre otros compañeros que también es grato recordar están Gustavo Araiza Castro, Mario Álvarez Bocanegra, Carlos Fuentes Díaz, Carlos Chico Sánchez fallecido hace algunos años, y Manuel Díaz Infante Márquez, a quienes agrupo porque su común denominador fue haber logrado las magistraturas en el Poder Judicial Estatal, en el caso de los tres primeros y en el Poder Judicial Federal, el último. 


También llegó a ser Magistrado, pero en el Tribunal Contencioso Administrativo el compañero Pedro López Ríos, cuya característica era haber egresado del Seminario truncada su vocación por el sacerdocio y creo que tenía un poco más de edad que la generalidad. 


Pedro se distinguía por estudioso, muy serio y en ocasiones no compartía las formas de diversión y entretenimiento propios de la edad de los demás (16 a 18 años), realizó una gran trayectoria en lo académico y en el área de investigación en la Universidad de Guanajuato, logrando incluso algunas publicaciones, así como su doctorado en Derecho. 


Ahora recuerdo que Francisco Montiel Domínguez también se desarrolló en labores docentes y administrativas en la Universidad de Guanajuato.


Otros jóvenes de entonces fueron Vicente Arias Anaya, Guillermo Domínguez, quien por cierto llegó a ser Presidente Municipal de su natal Purísima del Rincón, así como un compañero de apellidos Cortés Gallegos, cuyo nombre de pila no recuerdo, y de todos ellos logramos obtener el trabajo con una plaza de escribientes sólo dos, allí empecé o nació mi gusto por el Derecho Penal, en el Juzgado Primero Penal como escribiente.


Entre los que se inclinaron también por el ejercicio de la Administración de Justicia puedo destacar a Lupe González Olvera, y a Jesús González Robledo, quienes lograron ser jueces en materia civil, penal y el último, Secretario de Acuerdos de un Juzgado Federal, recientemente jubilado. 


Mención aparte merece un buen amigo sui géneris porque aparentaba mayor edad de la que tenía y sus posturas, lenguaje y actitud eran las de un abogado: me refiero a Antonio Rojas Reyes quien para subsistir trabajaba como  fotógrafo, de tal manera que muchos lo recordamos con su cámara colgada al cuello, desde muy chico fumador empedernido y al año siguiente de que yo ingresé a la Facultad de Derecho de la UNAM, allá me alcanzó en la misma área, junto con Porfirio Francisco Javier Suárez Huerta oriundo de Romita.


Montamos un departamento donde compartimos la vivienda hasta el término de mi carrera; de Antonio Rojas no he sabido su ubicación desde la última vez que lo vi en 1986 después de haber superado una grave enfermedad gastrointestinal, si alguien sabe de él avísenme por favor. De Suárez Huerta es un magnate en la localidad en la comercialización de vinos y licores.


Otros amigos también destacados fueron los que ganaron las elecciones en la Sociedad de Alumnos encabezados por Adalberto Serna Gamiño, Presidente, Antonio Barrón Alatorre, Secretario, los cuales se fueron a radicar el primero a Celaya y el segundo a Zacatecas, hace tiempo que tampoco sé nada de ellos; también colaboraron en la directiva Mario Casanova Casas en Deportes, José Luis Vera Vivero, Roberto Méndez y Trinidad Cabrera no recuerdo los cargos. 


Por los primeros meses de 1968 empecé a escribir una breve columna semanal de cotorreo a invitación del señor Arturo González en El Sol de León que denominó “Espejo Estudiantil” en donde comentábamos los eventos deportivos, sociales y culturales de la comunidad estudiantil local.


Los bachilleres José Luis Ponce, Juan Manuel Hidalgo, Lorenzo Garnica, José de Jesús Zúñiga (siempre con una mano vendada no sé por qué), “El Güero” Rangel de Yuriria, Gustavo Lozano, así como José Lucas Ambrosio Valadez López, también compartimos dos años de convivencia estudiantil.


Los compañeros que sé han muerto son Felipe Hernández Granados y Cutberto Moreno Vázquez, no sé de algún otro, pero seguro en la semana recibiré información. 


Otros como Nicolás Moreno Ortuño, René Lira Ramírez, José de la Luz Liñán, José Luis Jiménez Abreu, Roberto Guani, Aurelio González Cornejo y Juan Antonio García Esteves, aunque no convivía cercanamente con ellos, formaban parte del grupo: Aurelio lo recuerdo con unas gafas gruesas con mucha graduación, a José Luis y a Juan Antonio en la parte del patio derecho jugando frontón. En general, todos exitosos en su vida actual y bien formados. Buena generación sería mi apreciación.


Con justa razón me han llamado varios de los mencionados para recomendarme no deje de referirme a los Maestros que nos brindaron sus valiosos conocimientos y muchas gracias al Lic. Armando Vieyra Flores por traer al despacho algunas fotografías.


Por ello la próxima semana ya le daremos cierre a esta serie de relatos simples y sin ambages, pero que nos da una idea de la significación de nuestra Escuela Preparatoria de León con un alto porcentaje de sus egresados que alcanzaron la profesionalización.


Un saludo y felicitación para la nueva Directora de la Preparatoria de León, maestra Dalila Abella Camarena García, quien tomó posesión hace 15 días y al rector Luis Felipe Guerrero Agripino por su atinada designación.