Marcas leonesas (2018)

Marcas leonesas (2018)

Opinión
|

Hoy, la nueva manera de generar “valor” en el mercado global, es invertir en el “branding”, en el poder de la marca.


Inicia el año y el INEGI reporta un crecimiento importante en la confianza del consumidor, quien es atraído por los buenos servicios y el poder de las marcas. Hoy, la nueva manera de generar “valor” en el mercado global, es invertir en el “branding”, en el poder de la marca y que es clave para la competitividad de las organizaciones. 


El concepto de “branding” es utilizado en el campo del marketing (mercadotecnia) y se refiere al proceso de construcción de una marca. Se trata, pues, de la estrategia idónea para gestionar los activos vinculados a un nombre comercial y su correspondiente logotipo o símbolo. 


Estos factores influyen en el valor de la marca y en el comportamiento de los clientes. Una empresa, cuya marca tiene un alto valor, una fuerte identidad corporativa y un buen posicionamiento en el mercado será una fuente de ingresos estable y segura en el largo plazo. 


Desde hace cinco años, Investigaciones Meridiano hace una investigación sobre las principales marcas que el consumidor leonés prefiere en todos los rubros de consumo; las leonesas han crecido hasta la banda de 20% a un 25% en la mente del consumidor. 


En las investigaciones de mercado el “top mind” se refiere a los primeros recuerdos que tiene el consumidor cuando se le pregunta. Por ello, medimos directamente sobre marcas locales, separándolas de las internacionales y nacionales que obtienen el 55% y el 27% respectivamente. 


Los resultados fueron aglutinamos por frecuencia en tres grupos para identificar en el primero a aquellas que son recordadas rápidamente por el consumidor, en el segundo a aquellas que vienen bajando de nivel de conocimiento o están en ascenso y en el tercer grupo a las de menor presencia en la mente del encuestado. 


Mantenemos la misma metodología: es un sondeo aplicado a 250 consumidores leoneses de todos los niveles sociales. La pregunta es: “diga usted ¿cuáles son las tres marcas locales que más recuerda?”.


Siguen en el primer grupo de 10 marcas (en orden descendente): Flexi (calzado), Banco del Bajío (banco), Caja Popular Mexicana (cooperativa), Flecha Amarilla (transporte), SAPAL (agua), Club León (futbol), Leche León (lácteos), AM (periódico), Universidad de la Salle Bajío (escuela) y Feria de León. 


En el segundo grupo están: Reyma (envases), Andrea (calzado), Plaza Mayor (centro comercial), Castores (transporte), Pirma (calzado deportivo), Serviacero (acero), Explora (centro de ciencias), Aranda de la Parra (hospital), Vavito (calzado infantil), y Botas Cuadra (calzado).


Tercer Grupo: Tres Hermanos (distribuidora calzado), Hotel León, Taxitel (taxis), Elektron (ferretería), Polímeros y Derivados (químicos), Casas Yes (construcción), Panteón Taurino, Rincón Gaucho (restaurante), Centro Comercial Altacia y aparece Tacos Don Luis. 


Algunas marcas, desaparecen ya de la mente del consumidor y que aparecían en las mediciones anteriores, como Hotel Real de Minas, Lupillos, Julián de Obregón y Emyco. Algunas como Almuerzos “Las Monjas” tiene dos años ya de no aparecer. Al igual que en los años anteriores, identificamos más marcas locales en áreas de restaurantes, escuelas, helados, pasteles, etc.


Constatamos que las marcas internacionales son las que dominan la mente del consumidor. Incluso las marcas nacionales no tienen ya la fuerza predominante en la mente de los leoneses. Medimos el ascenso de marcas locales en las áreas de servicio y calzado. 


En esta medición incluimos preguntas sobre el color con el que se identifican los leoneses: el primero sigue siendo el “verde”, el segundo es el “azul” y el tercero es el “amarillo”.  Los sabores que más distinguen a nuestra comida, son: el “chile”, el “vinagre” y el “dulce”. Los platillos locales más reconocidos son las “enchiladas”, el “menudo”, la “cecina” y los “hochos”. En tanto que en bebidas identifican a: “la cebadina” y las jícamas. 


El símbolo de la localidad: el “arco de la calzada”. El sitio público que nos congrega: la “feria”, el “estadio” y la “plaza”.  Nombres de vialidades “el eje” y “el malecón”. Como templo, el “expiatorio” más que la catedral. 


El poder de la marca se convierte ahora en una estrategia que reditúa numerosos beneficios; puede incrementar la rentabilidad más todavía que la misma prestación del servicio y el producto tangible. 


El inicio del negocio de las franquicias se dio precisamente en reconocer que las marcas se convierten en un activo que puede comercializarse y al que hay que invertirle. La investigación de mercado nos arroja resultados no sólo interesantes, sino prácticos. 


Faltará medir la fuerza de la marca “León” a nivel nacional. Nos veremos en un año más que volvamos a medir las marcas leonesas.