Bienvenido a México, señor Babakov

Bienvenido a México, señor Babakov

Opinión
|

El jueves pasado, el diputado tabasqueño Manuel Rodríguez, presidente de la Comisión de Energía, dio la bienvenida


El jueves pasado, el diputado tabasqueño Manuel Rodríguez, presidente de la Comisión de Energía, dio la bienvenida, junto con las comisiones de Energía y Asia-Pacífico del Senado, a representantes del gobierno y la iniciativa privada rusa para un foro sobre cooperación entre los dos países. “Es un gran honor estar aquí ante parlamentarios de la federación de Rusia y de una delegación de empresarios de esa gran nación amiga que es la federación rusa para México”, dijo Rodríguez, animado. En su larga introducción al Foro, disponible en Internet, el diputado de Morena hizo un diagnóstico de la industria energética en México, celebró la construcción de la refinería de Dos Bocas y compartió su deseo de que el encuentro diera pie a una “sinergia importante de colaboración entre autoridades y empresario de ambas naciones”. En su oportunidad, la senadora del Partido del Trabajo Cora Pinedo, quien preside la comisión Asia-Pacífico-África, celebró “llegar al final de algo tan importante, que puede ser tan significativo: verdaderamente nos debe de dar satisfacción”. Pinedo aseguró que “este gran esfuerzo seguramente derivará en muchísimas acciones que vendrán a beneficiar a ambos países”. La senadora luego agregó que había sido un “honor” recibir a la delegación rusa


Curioso concepto del honor.


A la cabeza de la comitiva rusa que los legisladores mexicanos recibieron con tanto ánimo estuvo Aleksandr Babakov. ¿Quién es Babakov? Formalmente, Babakov es vicepresidente de la Comisión de Asuntos Exteriores del Consejo de la Federación de Rusia. La realidad es más compleja. Hombre cercano a Vladimir Putin, Babakov es una de las figuras más oscuras de la escena política rusa. Fue miembro primero de la Duma, la cámara baja en Rusia, y luego del Senado, donde se consolidó como un típico ejemplo de la aberrante cleptocracia que ha convertido a Rusia en tierra de obscenos oligarcas, todos al amparo del Kremlin. Oficialmente, Babakov vive de manera modesta. Sus ingresos públicos en los últimos tiempos apenas rebasan los cien mil dólares anuales. Pero, como tantos otros en Rusia, Babakov esconde una fortuna. Reportes de propiedad en Francia indican, por ejemplo, que Babakov es dueño de un auténtico castillo cerca de Versalles. Por si fuera poco, Babakov aparece en los “Panama Papers” como figura clave en esquemas deshonestos de enriquecimiento a través de empresas de energía, con inversiones en Ucrania y Crimea. Es también uno de los principales sospechosos en el diseño de financiamiento ruso a la campaña de Marine Le Pen y su Frente Nacional, el partido de extrema derecha en Francia. Babakov, que el jueves posaba elegante para las cámaras junto a sonrientes legisladores mexicanos, también ha sido sancionado en Estados Unidos y la Unión Europea por su papel en la anexión rusa de Crimea.


Junto a Babakov, en el foro del Senado, apareció la empresaria rusa Anastasia Samarkina, representante de una curiosa compañía llamada “Legint Buró”. “En Rusia se acostumbra vivir con alma. En México lo sentimos de esta misma forma”, dijo Samarkina, también emocionada. No es fácil conseguir información sobre Samarkina o su empresa. En su sitio de Internet, “Legint Buró” proporciona “soluciones de promoción internacional de iniciativas nacionales e intereses rusos”. Ofrece, por ejemplo, servicios de “tecnología política”: “monitoreo de las actividades de las élites políticas y de negocios”, además de “análisis de problemas relacionados con la seguridad militar y políticas” en los países de interés. Pero no se trata de ninguna empresa de renombre, como las que uno imaginaría encontrar en una comitiva como la que se presentó en el Senado el jueves anterior. Fundada apenas en marzo del año pasado, Legint Buró no tiene ninguna presencia pública discernible en Rusia, mucho menos en redes sociales. Su sitio de Internet es más bien una fachada, diseñado con fotografías de archivo sin mención alguna de Samarkina. Además de enumerar posibles servicios, el sitio no incluye un listado de clientes, ni identifica a empleado alguno.


En cuanto a la señora Samarkina, no hay información pública que justifique su presencia en el Senado mexicano como representante oficial del gobierno ruso o de intereses de negocios rusos en México. Pero su nebulosa identidad no impidió que Samarkina prometiera resultados frente a los emocionados legisladores mexicanos. “Al regresar a Moscú estaré preparando un reporte y podré reportar todos los resultados que hemos logrado y daremos los resultados a los directivos de las compañías más importantes”, dijo Samarkina en el Senado a través de una intérprete. 


La pregunta es cómo y para qué entregará el supuesto reporte. Una posible respuesta puede estar en el fundador original de Legint, la empresa de Samarkina, un hombre llamado Victor Boyarkin ¿Será el mismo Víctor Alekseyevich Boyarkin, quien, además de ser un exagente de la GRU, la agencia de inteligencia militar rusa (es decir, un antiguo espía ruso), fue también protagonista, entre otros escándalos, de la aparente injerencia rusa en la elección del 2016 en Estados Unidos gestionando la relación entre el hoy preso Paul Manafort, el exjefe de campaña de Trump, y el millonario ruso Oleg Deripaska? Ese Boyarkin, como Babakov, ha sido sancionado de manera contundente por el gobierno de Estados Unidos. De confirmarse, la presencia de Anastasia Samarkina en el Senado dejaría de ser extraña para volverse alarmante.


Durante el foro, la delegación rusa anunció posibles proyectos en gas y carbón en el mercado de energía mexicano, especialmente en Yucatán y Michoacán. Con gente como Babakov y Samarkina en el proceso de negociación, habrá que seguir muy de cerca cada una de esas supuestas inversiones.