COLUMNA DE BIENESTAR

COLUMNA DE BIENESTAR

Opinión
|

¿Qué es la osteoporosis, cómo prevenirla y cómo tratarla?

DISEÑO: AM HIDALGO

 La osteoporosis o conocida como “el adelgazamiento de los huesos” es una enfermedad que afecta a todo el cuerpo y se caracteriza por la disminución de la masa o densidad mineral de los huesos. Esto conlleva una disminución de la resistencia del hueso frente a los golpes o caídas, con la consiguiente aparición de fracturas.

     El hueso es un tejido vivo que se encuentra en constante renovación. Dentro del hueso existen células que se encargan de “reparar” las zonas dañadas. Se destruye “el hueso envejecido” para dar lugar a la formación de “hueso nuevo”.

     La osteoporosis se presenta cuando este equilibrio se rompe; o no se forma hueso nuevo, o se destruye más hueso del que forma o ambas causas.

     En la osteoporosis, los huesos se vuelven más porosos. Son más delgados y frágiles y resisten menos a los golpes o caídas, por lo cual se incrementa el riesgo de una fractura. Los sitios más frecuentes de fracturas son: manos y muñecas, cadera y columna.

     Mucha gente padece osteoporosis y no lo sabe por eso es importante saber la siguiente información:


Algunos números

•    35 años es la edad a la que se empieza a perder masa ósea.
•    Entre un 80 a 90% de los pacientes permanece sin un diagnóstico. 
•    Una de cada tres personas mayores de 65 años la padece.
•    Se calcula que en México se producen 100,000 facturas cada año por la osteoporosis


¿Cómo se produce la osteoporosis?

•    Se presenta un deterioro de la arquitectura microscópica de los huesos.
•    El tejido del hueso pierde consistencia y uniformidad.
•    Esto incrementa la fragilidad del hueso con riesgo de una fractura.


¿Cuáles son las causas?

     Sólo en un pequeño porcentaje de los casos se conocen las causas de la osteoporosis. La evidencia científica demuestra que muchas veces la osteoporosis es consecuencia de otra enfermedad como:
1)    Trastornos metabólicos (diabetes), 
2)    Enfermedades reumáticas o reumatológicas (artritis reumatoide) o 
3)    Enfermedades propias de las sustancias de la sangre (hematológicas). 
4)    Además se sabe de la presencia de osteoporosis en pacientes que utilizan esteroides (“cortisona”) o heparina para anticoagular la sangre por un tiempo prolongado.
 
     Existen otros grupos de pacientes de alto riesgo en quienes se puede presentar la osteoporosis:

a)    Mujeres en los primeros años después de la menopausia.
b)    Pacientes mayores de 70 años.


Factores de riesgo en la Osteoporosis

     Existen también numerosos factores que aumentan la pérdida de masa ósea que acompaña la edad, y que, por tanto, multiplican el riesgo de padecer osteoporosis y sus consecuencias. Entre ellos cabe destacar los siguientes:

1)    Antecedente de fracturas
2)    Fractura de cadera en el padre o en la madre
3)    Menopausia precoz, es decir, última menstruación antes de los 45 años.
4)    Bajo peso
5)    Consumo de tabaco
6)    Poca actividad física
7)    Uso prolongado de esteroides (“cortisona” por más de 3 meses)

8)    Ingesta excesiva de alcohol y café (más de 3 copas o tazas por día)


¿Cuáles son los síntomas?

     La osteoporosis no produce síntomas, es decir, no duele ni causa ninguna alteración en particular.

     Sin embargo, al producirse gran fragilidad en los huesos, aparecen con gran frecuencia fracturas, las cuales producen dolor muy intenso en el sitio de la fractura y condiciona una aparición progresiva de deformidad en el hueso.

     La osteoporosis del anciano produce típicamente fracturas en los huesos largos, sobre todo en la muñeca, y más aún en el fémur, siendo la responsable de las típicas fracturas de cadera de las personas mayores.


¿Cómo se realiza el diagnóstico de la osteoporosis?

     En la osteoporosis no existen alteraciones de los análisis básicos que permitan hacer el diagnóstico. Aun cuando el diagnóstico de certeza se obtiene con el estudio de la biopsia del hueso, en la práctica habitual se utilizan diversas técnicas radiológicas para el diagnóstico, que además son también útiles para valorar la evolución de la enfermedad y la respuesta al tratamiento.

1)    Historia clínica y exploración física. Siguen siendo los pilares para realizar un buen diagnóstico clínico, tomando en cuenta los antecedentes familiares y de salud en general de cada paciente.
2)    Análisis de sangre. En la osteoporosis no existen alteraciones específicas o que nos permitan hacer el diagnóstico con certeza con los análisis básicos de sangre. Estas pruebas nos pueden ayudar a diagnosticar otras enfermedades acompañantes que están relacionadas con la osteoporosis.
3)    Radiografía simple (en particular de columna vertebral). Nos ayuda a evaluar si existe alguna deformidad de la columna. En algunos casos se observan algunos hallazgos en los huesos cuando la enfermedad ya está bastante avanzada.
4)    Densitometría ósea. Probablemente es la prueba más importante y permite lo siguiente:
a.    Diagnosticar si hay o no osteoporosis u osteopenia, siendo esta una etapa en la que ha comenzado a perderse densidad mineral ósea, 
b.    Predecir el riesgo de fractura e,
c.    Prescribir tratamiento médico a tiempo.


¿Qué tratamiento médico se recomienda?

1)    Buenos hábitos de vida. Como medidas generales, se debe seguir una dieta rica en calcio y baja en proteínas, evitar el consumo de sustancias tóxicas como el tabaco y el alcohol y realizar ejercicio físico de manera habitual.
2)    Cuando la dieta no garantiza una cantidad adecuada de calcio, deben administrarse suplementos. En muchas ocasiones se asocia la administración de vitamina D, ya que facilita la absorción y utilización del calcio.
3)    Como tratamiento y prevención se utilizan fármacos que disminuyen la reabsorción de hueso. Los estrógenos, y también los moduladores selectivos de los receptores estrogénicos como el raloxifeno, se utilizan en la osteoporosis después de la menopausia, solos o asociados con otros medicamentos y hábitos de vida.

4)    Recientemente se ha introducido en el tratamiento un análogo de la hormona paratiroidea cuya acción es también el estímulo de la formación de hueso, y que está indicado en el tratamiento de la osteoporosis después de la menopausia.
5)    Cirugía. En caso de presentarse fracturas.


Recomendaciones para prevenir, diagnosticar y tratar la osteoporosis

1)    Practique buenos hábitos de vida, como una llevar una dieta saludable y realizar, por lo menos, 150 minutos de ejercicio por semana.
2)    Evite el consumo de sustancias nocivas como el alcohol y el tabaco y algunos medicamentos a largo tiempo como la “cortisona”.
3)    A partir de los 60 años, acuda con su médico de cabecera para que le indique cuáles son los estudios adecuados para evaluar si Usted padece osteoporosis o se encuentra en riesgo de padecerla.

Muchas gracias por su atención y estoy a sus órdenes.


Dr. Jorge Alejandro Lemus Arias
Especialista en Medicina Interna
[email protected]
https://medicodecabecera.com.mx