¿Peña regaló a Televisa más de 9 mil millones?

¿Peña regaló a Televisa más de 9 mil millones?

Opinión
|

Tiempos complicados, momentos de postverdad.


Tiempos complicados, momentos de postverdad.


Vivimos en la era de la desinformación, de la manipulación macabra y ruin de la información por intereses mezquinos, ha llegado la hora, para muchos, de tragar sapos sin hacer gestos, a costa de su supervivencia.


Me extrañó mucho leer hace unos días a Javier Tejado es un hombre al que respeto como un experto en temas de telecomunicación, un alto ejecutivo de Televisa que, pensaba, se desempeñaba con pulcritud e imparcialidad en su trabajo.


Y es que Tejado infirió, en su texto, que la periodista Carmen Aristegui habría sido despedida de MVS a cambio de prebendas y beneficios del anterior gobierno que sumarían más de 6 mil millones de pesos para la empresa.


De entrada, resulta curioso el silencio que guardó ante la salida de Televisa, en enero de 2017, de los programas, entre otros, de Brozo o de Adela Micha, que por aquellas fechas resultaron incómodos para el régimen del ex presidente Peña Nieto y de las razones “comerciales” que obligaron a la empresa a tomar dicha determinación.


Quizá, una de las razones comerciales que omitió Javier en su texto, partan del hecho que Televisa recibió $9,070,455 en pautas publicitarias del gobierno peñista durante todo el sexenio, casi el doble de lo contratado en la administración de Calderón.


Sí, Televisa fue, por mucho, la empresa más beneficiada durante el régimen, de hecho MVS obtuvo menores ingresos por publicidad gubernamental que ocho empresas de medios, entre televisoras, radiodifusoras y periódicos que recibieron sumas mucho mayores.


En afán a la transparencia que argumenta Tejado, y de la que soy partidario, valdría la pena aclarar, y en caso de existir transparentar, los jugosos contratos que, mediante empresas paralelas habrían recibido accionistas y ejecutivos de la empresa que en su momento denunciaron periodistas hoy funcionarios activos en la administración.


Televisa, preponderante en radiodifusión, dominante en tv de paga, ¿y sin ninguna medida asimétrica?


Más allá de la literatura de ficción, que no se le da a Javier Tejado, valdría la pena analizar a fondo cuál fue, verdaderamente, la empresa consentida y beneficiaria al amparo del poder durante el anterior sexenio.


Como experto en el área de telecomunicaciones, repleta de juicios y complicaciones legales, me sorprende también la omisión del contexto en la historia de MVS en la televisión abierta, particularmente el hecho de que hace 19 años, en el 2000, tanto MVS como Televisa recibieron un canal UHF codificado como arreglo a una larga controversia, durante el sexenio de Calderón, el Secretario de Comunicaciones, Molinar Horcasitas recuperó el espectro de ambos canales, MVS impugnó el acto y muchos años después recuperó el canal a través de una sentencia favorable de la Suprema Corte.


Mientras tanto, Televisa se durmió en sus laureles, perdió el canal y hoy parece operar en su afán monopólico. Sí, son otros tiempos: los de la añoranza del pasado.


El tema de la contraprestación recibida por MVS ha sido aclarado desde hace mucho, es una noticia muy vieja y en gran parte un asunto entre particulares, lo nuevo es que ni sumando los 6 mil millones que argumenta Tejado se alcanzarían los 9 mil millones que Televisa recibió, esos sí íntegros, del gobierno Peñista.


Tiempos raros, de tragar sapos, de validar la postverdad, de creer ciegamente en aquello que decían de las camionetas de televisoras que cargan drogas y dinero por Centro América, son los tiempos de la víscera sobre la razón.


 


De Colofón. ¡Vaya paradoja!, el que ha burlado siempre la más evidente regulación, la pida ahora para los competidores Disney Fox.