miércoles

El ABC de la Ley de Reemprendimiento

Finanzas Personales
|

Foto: Especial

El emprendimiento fallido en México es muy alto. De acuerdo con el Centro para la Competitividad Empresarial  el 75% de las PYMES fracasan durante los dos primeros años de existencia. Cerrarlo puede ser algo agotador en todos los sentidos. Por ello, desde julio de este año entró en vigor la Ley de Reemprendimiento que simplifica este proceso.

Estimaciones realizadas por la Asociación de Emprendedores de México (ASEF) indican que cerrar una empresa es un proceso largo y oneroso que puede llevar hasta seis meses y costar alrededor de 60 mil pesos en trámites notariales, tres veces más en tiempo y dinero que abrirla.

La Ley de Reemprendimiento ha sido posible gracias a una modificación de la Ley General de Sociedades Mercantiles y permitirá simplificar el trámite a solo un par de meses y sin costo.

Con ello, los emprendedores no seguirán gastando en una empresa que no es productiva ni rentable y les dará la posibilidad de volver a emprender.

Para realizar el trámite, la Secretaría de Economía ha habilitado el portal Cierra tu Empresa. Las empresas que pueden optar por la Ley de Reemprendimiento y simplificar el proceso deberán:

1.Estar conformadas por socios o accionistas personas físicas.

2.No tener un objeto ilícito o ejecutando habitualmente actos ilícitos.

3.Haber publicado en el PSM (Sistema Electrónico de Publicaciones de Sociedades Mercantiles) su estructura accionaria vigente.

4.No encontrarse realizando operaciones, ni haber emitido facturas electrónicas durante los últimos dos años.

5.Estar al corriente de sus obligaciones fiscales, laborales y de seguridad social.

6.No poseer obligaciones pecuniarias con terceros ni se encuentre en concurso mercantil.

7.Sus representantes legales no estar sujetos a procedimientos penales por posibles delitos fiscales o patrimoniales.

8.No ser una entidad integrante del sistema financiero.

Si cumplen con los requerimientos anteriores podrán iniciar el trámite que consta de 6 pasos y que concluyen con la cancelación del folio de Registro Público de Comercio, como lo indica el portal Cierra tu empresa.

Aunque las estadísticas pudieran verse como catastróficas para los nuevos negocios, no son una sentencia que deban cumplirse cabalmente. Si has emprendido te ofrecemos una serie de 3 consejos que aumentarán esa posibilidad.

  1. Contar con un plan de negocios sólido: Una de las causas por las que las empresas fracasan es una mala planeación, pues muchos de los negocios se comienzan con las habilidades y conocimientos que tiene su fundador, sin tomar en cuenta otros aspectos claves dentro de la planeación.
  2. Saber posicionar los productos en el mercado: La habilidad de vender es otro de las causas que determinan el éxito de un negocio. No saber cómo venderlo es una de los motivos por los que una empresa falla.
  3. Capacitación: Los emprendedores fracasan habitualmente por la incapacidad que tienen de gestionar la empresa, la poca capacitación que dan a los empleados y por no implementar procesos que tengan un medidor de desempeño que indiquen si se está yendo por buen camino o no.