miércoles
13ºC

La policía es la ciudadanía y el ciudadano es el policía

Opinión
|

Las circunstancias son muy diferentes en la cultura anglosajona donde se respeta y se valora el trabajo del policía que recibe buen salario

Jorge Juárez Peñaflor

Las circunstancias son muy diferentes en la cultura anglosajona donde se respeta y se valora el trabajo del policía que recibe buen salario, buen trato de sus superiores y premios y honores cuando desempeña su trabajo con valentía y los policías viven con dignidad. Además, hay mucha demanda de los jóvenes que les gusta estudiar la profesión de convertirse en un guardian del orden público.

Muy diferente en nuestra cultura mexicana que nunca se ha respetado ni valorado el trabajo de ser policía que es uno de los trabajos más ingratos que no han sabido darle la categoría que se merecen los policías que arriesgan su vida y reciben salarios bajos y largas horas de trabajo y un trato grosero por parte de sus superiores y de los ciudadanos que no respetan al policía.

¿Cómo podríamos convertir el oficio de policía en una profesión muy atractiva para los jóvenes y los adultos? Cómo vivimos en un mundo materialista lo que más les importa a los jóvenes es ganar buenos salarios para que puedan tener una vida con todas las comodidades y los lujos que el mercado les puede ofrecer. Todo es oferta y demanda y son pocos los jóvenes que buscan trabajo en la policía, por tanto hay que subir los sueldos y bajar las horas de trabajo a 8 horas al día y tratar con respeto y dignidad a los policías. Incluso por la manera tan primitiva de manejar a la policía muchas personas cuando no encuentran trabajo no les queda más remedio que meterse de policía y son pocas las personas que verdaderamente tienen la vocación de ser policía.

Por lo regular todas las profesiones tienen buena reputación pero la profesión de policía no tiene buena reputación porque el mismo gobierno no ha sabido construir primero un Instituto de Policía que verdaderamente los policías tengan la educación y la preparación adecuada que se requiere en estos tiempos de tanta tecnología que la están utilizando los delincuentes y los policías están en desventaja porque no están bien entrenados en todos los aspectos profesionales para que se conviertan en excelentes policías.

Desde hace algunos años me di cuenta que los empresarios tienen la solución para la inseguridad porque juegan un papel muy importante en la construcción de sus empresas que tiene una analogía con la construcción de ciudadanía. Como tienen un plan estratégico de cultura de paz al interior de una empresa, se puede permear de principios de legalidad a todos los ingenieros y obreros, quienes los trasladarán a sus hogares, extendiendo los valores a sus familias.

Incluso, las empresas podrían contribuir bastante para poder ayudar a los jóvenes que han caído en las garras de los vicios o de la delincuencia haciendo programas de rehabilitación y de inserción de jóvenes desadaptados socialmente. Ya hay en México algunas empresas que lo están haciendo a nivel micro y se necesita dadas las circunstancias a nivel macro rescatando a miles de jóvenes que han caído o previniendo que el crimen organizado los pueda contratar.

Sí el problema de la delincuencia son los jóvenes, ¿con quién hay que trabajar para acabar con la inseguridad? Pues con los jóvenes que el gobierno los quiere educar a través de la represión y el castigo que causa un daño mayor a la sociedad que prevenir el delito a tiempo para que no haya víctimas ni delincuentes que asesinan..

Conversé con un amigo que estudió criminología y me dijo que no hay que desacreditar la labor de la policía a pesar que tienen largas horas de trabajo y salarios bajos que los policías no pueden llevar una vida familiar estable, ni tampoco tienen una preparación profesional.

Desde mi punto de vista, tenemos que hacer un Instituto de Policía Municipal para salvar a la policía de los gobernantes corruptos y mejorar los sueldos y los horarios sin olvidar que lo más importante es la profesionalización de la policía. Se debe socializar a los policías para que sean amables, respetuosos, responsables y atentos con los ciudadanos y además: Todos somos policías menos los delincuentes.

Posdata: Vamos a romper el paradigma de la policía tradicional primitiva y represora. Podemos hacer una policía de inteligencia docente, cultural, deportiva y artística si queremos evolucionar como seres pensantes y no seguir haciendo lo mismo que ha generado más violencia, delincuencia y asesinatos en México.