miércoles

Mexicanez

Opinión
|

En este mes patrio resaltan los colores verde, blanco y rojo.

En este mes patrio resaltan los colores verde, blanco y rojo; en las banderas de distintos tamaños que ondean tanto en vehículos como en recintos y en adornos que decoran calles e interiores. Las piñatas, los rehiletes, yo-yos y las típicas muñecas mexicanas con colorida falda, trenzas y flores en la cabeza no puede faltar. El país entero luce su patriotismo y la alegría propia del ser mexicano se hace sentir. Todo grita ¡Viva México!

Curiosamente, para las generaciones jóvenes quien representa la “mexicanez” contemporánea es la pintora Frida Kahlo. Esta palabra “mexicanez” no existe en el diccionario de la Real Academia Española, dueña del idioma español,  pero tenemos una  Academia Mexicana de la Lengua que ha cumplido 146 años de su fundación y que luego de ser correspondiente con la Real Academia Española y de insistir en su emancipación del viejo continente, ahora se enfrenta al reto de consolidarse para proteger, desarrollar y enriquecer el idioma español que se habla en el país y ganar una fuerte presencia en la vida nacional.  Creo entonces,  que podríamos hacer uso de este término que hace la función de un calificativo perfecto para definir lo muy mexicano y representativo.

Frida Kahlo es la imagen de la “mexicanez” actual; inteligente, talentosa, creativa, moderna, liberal y llena de un inmenso amor a su país la convierte en la embajadora perfecta de México en el mundo. Su apariencia étnica transmite una peculiar belleza misteriosa y andrógina con bigote y entrecejo que refleja la alegría que vence al dolor, la lucha contra la adversidad, la autonomía, a pesar de su invalidez, sobre la dependencia.

En una época en la cual las mujeres no eran reconocidas por su talento, Frida brilla. El afamado muralista  Diego Rivera la llamaba la mujer “pintor”, así en masculino, ya que en esa actividad las mujeres eran invisibles. De sus obras pictóricas, Frida dice: “Me dijeron que era surrealista, pero no lo soy: nunca he pintado sueños, sino mi propia realidad”. La pintura de Kahlo representa un folclore, tradiciones y arte popular propios del país con toques de fantasía y a la vez de gran introspección, que dejan ver su maternidad frustrada y el dolor de sus graves lesiones físicas originadas por las secuelas del accidente que sufrió al chocar el tranvía en el que se transportaba. Para sobrellevar su aflicción, Frida decía: “Amurallar el propio sufrimiento es arriesgarte a que te devore desde el interior”.

En sus obras se reflejan sus ideas políticas. Su gran sentimiento nacional la llevó a defender las causas indígenas y a militar en el Partido Comunista. Frida es un símbolo feminista que manifiesta en su arte la condición femenina. Se ha convertido en un ícono que es utilizado en prendas de vestir. Se puede ver el rostro de Frida en camisetas, bolsas, vestidos, botellas de vino y una gran variedad de objetos decorativos.  Su imagen ha sido fuente de inspiración en el mundo de la moda internacional. Bien dijo Frida: “Pies para que os quiero si tengo alas para volar”.

  • más leídas