Regalan a Luis Echeverría mansión en Guanajuato

Regalan a Luis Echeverría mansión en Guanajuato

El ex Presidente Luis Echeverría, que ayer cumplió 100 años, pretendió que la capital del Guanajuato fuera la sede de los recuerdos de su sueño tercermundista.

Por: Catalina Reyes Colín y Alejandro Sandoval

Guanajuato capital, Guanajuato.- Luis Echeverría Álvarez dejó huella en Guanajuato capital de dos formas: cuando fue Presidente de la República dejó la Casa Colorada, lo que hoy es un hotel de una cadena nacional ubicado en el cerro de San Miguel, uno de los que domina la cañada y la ciudad. Además fue presidente estatal del PRI.

Un priísta guanajuatense de aquella época, quien pidió reservar su nombre, recordó que el terreno donde se edificó era de una persona de nombre Rubén Rodríguez Gaudiano, parte de los terrenos de La Bufa, y llegaba hasta el monumento al Pípila.

Casa Colorada, en la ciudad de Guanajuato, donde hoy funciona el Hotel Misión. Foto: Jesús Romero

Casa Colorada, en la ciudad de Guanajuato, donde hoy funciona el Hotel Misión. Foto: Jesús Romero

Durante el gobierno estatal de Luis Ducoing Gamba, de 1973 a 1979, intentaron hacer una Casa de Gobierno y Rodríguez Gaudiano, que llevaba una buena amistad con Ducoing, le dio el terreno, no sabe de qué forma y pasó a ser parte de Gobierno del Estado o de Ducoing en lo personal. 

“Esa casa se hizo con el estilo preponderante de esos días. Al principio fue diseñado como una casa, para ver la panorámica de Guanajuato”. Y con esas características permanece actualmente. 

El guanajuatense relató que esa casa antes de ser habitada se la quisieron dar a la Universidad de Guanajuato y a otras personas, pero tiene entendido que la Universidad de Guanajuato no la aceptó, no la vio viable.

Entonces la casa se quedó sola y el Gobierno del Estado, todavía con Ducoing, la donó a Luis Echeverría para que hiciera ahí el Centro de Estudios del Tercer Mundo.

Pero el narrador desconoce si fue una donación en lo personal a Echeverría o al Gobierno federal. Aclaró la fuente que contó lo que le se decía en esos días, pero no vio ningún papel, no sabe su situación jurídica. 

“Y duró mucho tiempo en que se le llamó la casa del Tercer Mundo, creo que sí, porque una vez yo entré ahí a la biblioteca, una biblioteca muy bonita, creo que sí hubo cursos”. 

“La inclinación del licenciado Echeverría fue de izquierda siempre, y era su proyecto aún no siendo Presidente de la República. Después quedó abandonada y se vendió la casa”. 

“Ya no supe por cuántas manos pasó, y se llamó la Casa Colorada. Porque además se veía desde todas las parte de la ciudad. Hasta que llegó a ser hotel”. 

El entrevistado cree que cuando empezó como hotel lo operaba un particular, era muy pequeño y tenía pocas habitaciones y después pasó por diferentes manos y administraciones, hasta que lo compró la cadena de Hoteles Misión, que desde hace años es su dueña. 

La Casa Colorada, iluminada anoche. Foto: Catalina Reyes

Las luces prendidas…

Otra fuente que recuerda aquellos hechos platicó que la versión era que Luis H. Ducoing regaló la casa a Luis Echeverría Álvarez, porque como una especie de testimonio de su legado quería tener la Universidad del Tercer Mundo. 

Pero asegura que nunca funcionó como tal. No se cuenta con referencias de ningún evento académico, ninguna clase. La Universidad tenía su sede en la Ciudad de México.

La construyó el arquitecto Edgardo Munguía, quien era el constructor estrella de Luis H. Ducoing.

Munguía falleció joven, de cáncer. Sus obras tenían un estilo colonial mexicano.

En Casa Colorada se guardó la biblioteca de Luis Echeverría, y en la época Fernando Verdugo, su secretario particular, era el custodio, durante muchos años.

La biblioteca era muy grande, prácticamente en todo el inmueble había libros, básicamente de Derecho, Política e Historia, libros que luego fueron a parar a San Jerónimo. 

Casa Colorada era visitada una o dos veces por año por Luis Echeverría. Una señal de que estaba en casa, es que prendían todas las luces. Durante el resto del año permanecía apagada.

Era notorio porque se veía la única casa prendida en el cerro, sin más inmuebles a su alrededor.

En Guanajuato, el ex presidente Echeverría tenía una amistad muy cercana con Luis Macías y sus hijos, de apellido Macías Luna.

Luis Echeverría (centro), en la galería de ex dirigentes del PRI en Guanajuato. Foto: Catalina Reyes

Fue presidente estatal del PRI

Algo que muy pocos saben es que Luis Echeverría Álvarez, muchos años antes de ser Presidente de la República, fue delegado y luego presidente estatal del PRI, cuando el edificio de este partido se ubicaba sobre la calle Juárez, frente a la entrada de la Plazuela de San Fernando. Casona que hoy es un banco. Aunque duró poco tiempo. 

Un testimonio de ello es la fotografía del político que cuelga de la galería de fotos de todos los ex presidentes estatales del PRI en el Salón Presidentes del edificio estatal de ese partido.

Un jovencito Luis Echeverría figura entre los primeros retratos. Pero entre los priístas no recuerdan en qué época fue.

Echeverría estuvo en Guanajuato entre 1946 y 1949, al igual que en los estados de Chiapas, Tabasco, Chihuahua, Puebla y Oaxaca.

MCMH

En esta nota:
Acerca del autor
Alejandro Sandoval

Comenta esta nota

Te podría interesar