Viuda pide apoyo de AMLO para investigar ‘falso suicidio’ de Jorge: ‘Mi esposo no se quitó la vida’

Viuda pide apoyo de AMLO para investigar ‘falso suicidio’ de Jorge: ‘Mi esposo no se quitó la vida’

Laura Elena lleva seis años en busca de la verdad sobre la muerte de su marido; el funcionario bancario apareció muerto en un hotel y la Fiscalía reportó suicidio, pero un juez dictaminó que debía investigarse como crimen. La viuda llevará el caso hasta el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) para exigir justicia.
 

Por: Juan Francisco Vejar Mares

León, Guanajuato.- Han pasado 6 años desde que Jorge salió de su hogar luego de decir a su esposa que regresaría a la hora de comer y jamás llegó.

Un día después fue encontrado sin vida en el cuarto de un hotel. Hasta el día de hoy su muerte es un misterio.

Laura dice haber perdido la fe en las autoridades de Guanajuato; pide apoyo al presidente AMLO para que se reabra la investigación de la muerte de su esposo. Foto: AM

Laura dice haber perdido la fe en las autoridades de Guanajuato; pide apoyo al presidente AMLO para que se reabra la investigación de la muerte de su esposo. Foto: AM

La Fiscalía General del Estado dictaminó “suicidio” mientras que su viuda, Laura Elena Díaz Infante González, luchó hasta lograr que la compañía de seguros de vida admitiera que se trató de un homicidio.

Con peritajes de especialistas en mano, Laura Elena demandó a la Fiscalía para que reabra el caso y se investigue el asesinato de su esposo, no un suicidio.

Sin embargo, la Fiscalía se niega a reabrir el expediente y ahora ella planea llevar el caso ante el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO).

Jorge González Topete, su esposo, era originario de Irapuato. Al casarse con Laura Elena  se mudaron a León.

Cuando murió, era director divisional de un banco privado en esta ciudad. Tenía dos hijas, en ese entonces de 16 y 18 años. Su familia era unida y amorosa.

En noviembre de 2015 sus vidas cambiaron para siempre.

Mi vida se convirtió en una pesadilla de la noche a la mañana, todo ha cambiado desde ese día que desapareció Jorge”, relató Laura Elena.

El sábado 14 de noviembre, Laura y Jorge regresaron felices de Las Vegas. Recuerda que nunca vio deprimido o con alguna preocupación a su esposo, se veía contento.

Jorge tenía pendientes en el trabajo, pero nada que lo hiciera perder la razón y pensar en la muerte.

El domingo, Jorge fue a jugar golf, después regresó para disfrutar de un partido de fútbol americano; todo transcurría con normalidad.

La salida final

Pero todo cambió el miércoles 18 de noviembre, cuando Jorge salió a un pendiente de trabajo.

“Me dijo: ‘Gorda, ahorita regreso a comer’, faltaban 10 minutos para la 1 de tarde cuando se fue y ya no regresó”, recuerda Laura Elena.

Según las investigaciones, a las 4 de la tarde del mismo miércoles, Jorge llegó a un hotel ubicado frente a las instalaciones de la Feria de León y pidió una habitación.

Mientras tanto, Laura Elena esperaba a su esposo, pasaban las horas, oscureció y empezó su angustia. Horas después acudió a presentar una denuncia por la desaparición de Jorge.

Al día siguiente, el jueves 19 de noviembre, una camarera del hotel entró al cuarto de Jorge y vio que el huésped no estaba dormido, había muerto.

“Eran las 11 de la noche cuando me llamaron y me dijeron que habían encontrado muerto a mi esposo en un hotel”, tristemente recordó Laura Elena.

El cuerpo de Jorge fue llevado al Servicio Médico Forense (Semefo) en donde se le practicó la autopsia para conocer las causas de fallecimiento.

Peritos externos consideran que la escena no coincide con un suicidio.

Los hallazgos de peritos

Laura Elena contrató a peritos externos a la Fiscalía que pudieron analizar las evidencias que se recolectaron el día de la muerte de Jorge.

Los peritos examinaron el escenario en que fue encontrado Jorge sin vida.

Sorprendentemente para los encargados del nuevo peritaje, la cama estaba casi intacta y sobre ella Jorge sin gesto de agonía en su rostro.

“En cuanto al vómito, no hay tal manifestación en el escenario examinado, mientras que los espasmos musculares y dolor abdominal, provocan en la persona inestabilidad general, por lo que las contracturas y movimientos de inestabilidad se hubiesen manifestado por un aposento en total desarreglo, en específico sábanas y colcha; NO HAY DESARREGLO”, escribió el perito en el expediente.

Laura Elena también recordó que había objetos ajenos a su esposo.

“Entre muchas cosas, lograron constatar que una de las toallas del hotel tenía huellas dactilares de otra persona, que no eran de Jorge, así como dos cabellos largos, uno rubio y otro castaño, que se encontraban entre los dos teléfonos celulares del fallecido.

Otros detalles permitían confirmar que hubo más personas en ese cuarto de hotel por el acomodo de las sustancias y recipientes y desechos.

“Todos estos aspectos advierten que hay más datos materiales para dictaminar sobre la dinámica de hechos y la presencia de otras personas”, señala el perito criminalista encargado de reabrir la investigación en el cuarto del hotel.

El dictamen también señala: “Este escenario revela la actividad de terceras personas con reacomodo de objetos empleados aparentemente para un consumo de productos y bebidas que provocan intoxicación, pero paradójicamente conserva el instinto del orden y limpieza; no es congruente”.

Según las investigaciones, a Jorge le taparon la boca con una estopa llena de thinner; eso lo habría privado de la vida porque le afectó a los pulmones de inmediato.

“Los exámenes periciales que realizó el equipo que contratamos determinaron que Jorge no murió envenenado, el pesticida y veneno para ratas se lo pasaron por una sonda después de que murió, lo que lo mató fue el thinner que le ahogó los pulmones”, señaló.

En las investigaciones resalta la fuga o desaparición de una pareja, amigos y compañeros de trabajo de Jorge.

“En mi declaración también pregunté por ellos y no los mandaron a comparecer, nadie sabe dónde están”, contó.

“Acorde al reto planteado por la ofendida licenciada Laura Díaz Infante González y víctima indirecta en el caso presente, la dinámica de hechos que explican y conducen determinar la causa de muerte de Jorge González Topete, es que no se trata de suicidio por no encontrarse elementos materiales de conducta por voluntad, y por el contrario, sí hay elementos materiales para dentificar el contexto y acto de homicidio”, concluye el peritaje.

Juez rechaza suicidio; Fiscalía no reabre caso

Tras presentar estas pruebas ante un juez penal, el suicidio como causa de muerte fue revocado. Sin embargo, la Fiscalía General del Estado no ha reabierto el caso.

Ante ello, Laura Elena presentó una demanda en contra del fiscal Carlos Zamarripa Aguirre por daño patrimonial y por no investigar el homicidio de Jorge.

No obstante, la denuncia se puso en una agencia de la propia Fiscalía del Estado, por lo que no creen que sea rápida una respuesta a su favor.

No creo más en las autoridades de Guanajuato, porque no me ayudan, nadie me quiere ayudar a pesar de las pruebas que hemos presentado. Por eso pido al presidente López Obrador que vea mi caso y me ayude para que se investigue la muerte de Jorge, porque aquí nadie hará nada”, afirma Laura Elena.

MCMH
 

En esta nota:

Comenta esta nota