Mariposa Monarca: le dan la bienvenida en Celaya

En su camino de Canadá a Michoacán y el Estado de México, la mariposa se queda a descansar una o varias noches en el parque El Yerbatero, en Celaya 

Por: Mauricio Ortiz

Cada año la mariposa monarca llega. Fotos: Mauricio Ortiz.

Cada año la mariposa monarca llega. Fotos: Mauricio Ortiz.

Celaya, Guanajuato.- Entrar en contacto con la naturaleza podría decirse fácil, pero es un largo camino de meditación, desapego. De olvidar el estrés de la vida diaria y reencontrarse con la madre tierra; ver cómo la naturaleza, en específico la Mariposa Monarca, acude a su llamado y de cómo, a pesar de la larga distancia, el aleteo más sencillo podría cambiar el rumbo de cualquier destino.

Las mariposas monarcas recorren cada año 4 mil 200 kilómetros para llegar a México desde Canadá y Estados Unidos. En el país hibernan en los límites de Michoacán y el Estado de México. A pesar de esta gran distancia, ellas lo hacen, arriesgándose, volando y sobreviviendo en un mundo que parece no estar interesado en la naturaleza, y aún así, se esfuerzan para llegar a su anhelado destino.

Las mariposas monarcas recorren cada año 4,200 kilómetros para llegar a México.

Este recorrido no es fácil, y por ello, a principios de noviembre las mariposas monarca pasan por Celaya, se quedan a descansar, recuperar energías y luego siguen su viaje, continuando su destino.

Estas valientes mariposas llegan al Parque Ecoturístico El Yerbatero, ubicado en el área natural protegida entre los cerros de Santa Rosa y el Jocoque, en la comunidad de Capulines, en Celaya

AM acompañó al personal de El Yerbatero y a la asociación civil Conexión Animal, quien tiene el programa Misión Verde, que cuida, promueve, protege y crea consciencia de la vida silvestre que hay en la ciudad para recibir a las mariposas monarcas a su paso.

Conexión Animal y personal de El Yerbatero trabajan para cuidar la especie.

Por lo que se realizó una ceremonia muy temprano, la cual se ensayó desde el día anterior, preparar y crear ese balance entre la naturaleza y el humano que no se puede vivir en la vida actual.

La noche anterior a la ceremonia, bajo la fogata, se hablaba de El Yerbatero, de cómo se tuvo que cuidar, proteger y luchar para que sus grandes árboles no fueran removidos, ya que estos árboles son idóneos para las mariposas, son de su agrado. De ahí nace la iniciativa de crear un jardín polinizador para las mariposas y conservar sus espacios.

Nosotros iniciamos con una asociación que se llama Dulce Revolución, nos dedicamos al cultivo de plantas medicinales, El Yerbatero surgió hace aproximadamente hace dos años, en el enfoque ecoturístico y educación ambiental, comentó María Isabel Martínez, quien es ingeniera en innovación agrícola sustentable y está a cargo del are a natural protegida El Yerbatero.

En la ceremonia se da la bienvenida a la mariposa con buenos deseos.

Se realizan talleres de plantas medicinales, talleres de educación y a lo recreativo, como caminata y camping.

Bajo la luz de la fogata se crea ese ambiente de contacto con la naturaleza, se recuerda de dónde provienen las mariposas, su enfoque prehispánico y de la tradición que señala que son el alma de los antepasados que vienen a saludar.

Además, se cuenta cómo es que surge esta iniciativa, de proteger y ofrecer un lugar de descanso a las mariposas monarca.

La mariposa monarca ya tiene aproximadamente seis años visitando, ya tal como  monitoreo desde hace seis años, aquí es el paso de la mariposa monarca hacia Michoacán, entra por aquí y sale por el sur, en este caso la actividad es la conservación y fomentar su preservación, ya que en muchos lugares se está extinguiendo”, señaló María Isabel.

El copal es uno de los elementos clave durante la ceremonia.

La ceremonia consistirá en tratar de llamar a la mariposa monarca, hacerle sentir que se está esperando, que solo se quieren ver sus colores.

Se cree que eligieron este lugar porque la mariposa se posa a descansar en árboles de copa alta y en este lugar hay árboles de sauce, por lo que es importante su conservación.

“Esta es una área natural protegida, entre el cerro de Santa Rosa y el Jocoque, son dos ecosistemas, el bosque tropical caducifolio, que es en la parte baja de los cerros y el bosque de quercus que se encuentra en la punta del cerro, en esta parte se dan los árboles de copa alta, ya que tiempo atrás se dedicaban a la tala, y por eso ahora es necesario guiar y proteger”, contó María Isabel.

La bienvenida y el misterio

La noche cada vez se hace más fría y se dispone la gente a descansar, muy temprano se realizará la ceremonia y todo debe estar listo.

La noche previa a la ceremonia se realizó una fogata, para compartir.

Cerca de donde será la ceremonia hay varios árboles, en la noche no se distinguía, pero en la mañana se pueden ver a varias mariposas, ya pasaron la noche descansando y muy temprano algunas se van, otras se quedan y son parte de esta ceremonia. Regularmente la mariposa dura en este lugar cerca de tres semanas.

Fer será la guía que hará la invitación a la mariposa, mientras que todos los presentes, entre los jóvenes de El Yerbatero, de la asociación Conexión Animal, chicos de servicio e invitados del municipio, habrán de vivir esta experiencia.

Fer comienza con la historia de la mariposa monarca, todos viendo la fogata, el copal llena el ambiente de misterio y todos escuchan atentos.

La mariposa monarca representa a todas las almas de nuestros antepasados que regresan a su origen, para empezar con este ritual les pediré que todos cierren por un momento sus ojos, y de esta manera todo lo que no pueden ver, lo perciban, lo escuchen, lo sientan, que se perciba el ambiente, los animales, sentir el frío, el calor, sentir más allá, solo con percibir y escuchar a la naturaleza”, dice.

Resaltó que la mariposa monarca fue llamada por los aztecas “quetzal papalotl”, que significa mariposa sagrada, los purépechas la llamaron “colombini paracata” y los otomí la llaman “mu”.

“Cuentan nuestros ancestros que el arribo de la mariposa monarca nos indicaba la llegada de las almas de los muertos al mundo de los vivos, esta mariposa, son las viajeras del sol, son las mensajeras de estos bosques, y el espíritu de los ancestros que vuelven al mundo de los vivos”, narró.

Después de varios minutos de silencio, de tomarse la mano y escuchar el susurro del mensaje de sus ancestros, la gente abrió sus ojos y recordó todo lo vivido y en una hoja de papel se escribió algún mensaje para las mariposas que fueron llegando. Luego el mensaje se arrojó al fuego, para que en forma de humo llegara a las mariposas. Mientras, el copal seguía bañando el ambiente.

Los papeles se quemaron, la mariposa pasaba y volaba, llegaba a cada persona. Mientras la ceremonia finaliza, se agradece a la naturaleza por dejarse ver, sentir y vivir.

“Lamentablemente la población de mariposas monarca ha bajado y la intención es decirle a través de nuestras energías a las mariposas que se pueden acercar, venir y estar segura”, comentó el joven Erik, encargado del proyecto Misión verde.

Siguió contando cómo se dio cuenta la historia misma del misterio de las mariposas, de cómo estar en algún lugar de Canadá  y de repente “desaparecen” de los campos.

mortiz@am.com.mx

En esta nota:

Y tú, ¿qué opinas?