Acusan a EI por robo intelectual

Mundo
|

El EI usó una instantánea del fotógrafo Brian McCarty, autor de War-Toys, trabajo que desde hace algunos años denuncia la situación de los menores de

A la izquierda la foto original. Foto: Tomada de internet.

Los milicianos del autodenominado Estado Islámico (EI) arrastran con un extenso historial de crímenes: secuestro, ejecuciones, decapitaciones, amputaciones.
Pero ahora también se les puede sumar el delito de robo intelectual, tras haber usado una instantánea del fotógrafo Brian McCarty, autor de War-Toys, trabajo que desde hace algunos años denuncia la situación de los menores de edad en zonas de conflicto.
"Por desgracia el uso sin licencia de la parte de mi trabajo más mediática resulta muy común pero esto es completamente diferente. Cuando vi mi trabajo utilizado de esta manera me sentí como si me hubieran dado una patada en el estómago", señaló McCarty al diario español El Mundo.
"La fotografía pertenece a una serie sobre niños que han experimentado la guerra en primera persona".
La imagen original fue tomada en la franja de Gaza en vísperas de la operación israelí ?Pilar Defensivo?, que durante ochos días en noviembre de 2012 se cobró la vida de 177 palestinos e hirió a otros mil 300.
"La idea surgió de una niña en una escuela administrada por el ACNUR (Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados)?, recordó McCarty.
“Usé una figura de la Cenicienta que había encontrado en los alrededores y misiles de plástico para ilustrar su testimonio, su miedo a morir en un ataque con misiles?
La escena forma parte de su proyecto, centrado en dar voz a infancias traumatizadas por los conflictos bélicos a partir de sus muñecos.
Una labor que los estrategas de la propaganda del EI robaron, modificaron y explotaron.
En la imagen divulgada a través de las redes sociales por los milicianos, la figura fue sustituida por íconos islámicos como la enseña negra y un libro abierto simbolizando el Corán.
Ambos son protegidos por una burbuja.
Sobre el mismo fondo, los yihadistas situaron el texto: "Califato, los cruzados bajo bombardeo".
La fraudulenta apropiación de la foto llegó a oídos de McCarty hace unos meses al usar una aplicación que rastrea el uso ilegal de imágenes.
"Uno se siente mal cuando ve que la foto sobre el miedo real a la guerra de un niño inocente se convierte en algo que promociona el conflicto", dijo el artista.
Ahora, busca borrar de internet la imagen trucada.
"Estoy trabajando con la compañía de gestión de derechos Pixsy para enviar notificaciones y detener el uso propagandístico del EI pero aún aparece cada cierto tiempo, especialmente en Twitter.
“Al final, lo mejor que puedo hacer es usar la situación para llamar la atención sobre el sufrimiento de los niños afectados por la guerra", apuntó el fotógrafo.
Y es que su trabajo, al igual que los conflictos bélicos, no ha terminado.