14 de junio Día Internacional del Donante: Mitos y realidades de la donación de sangre

En la mayoría de las ocasiones que se asiste al banco de sangre, es por alguna emergencia familiar; te damos a conocer algunos mitos para que despiertes tu altruismo en el marco del Día Internacional del Donante de sangre

 

14 de junio Día Internacional del Donante de sangre(iStock)

14 de junio Día Internacional del Donante de sangre | iStock

El doctor Juan Manuel Cisneros, especialista en Medicina de Laboratorio y Medicina Transfusional, confirma que en México la cultura de la donación voluntaria de sangre es muy deficiente, por lo que se requieren no solo campañas permanentes por parte de las autoridades, también de la concienciación social.

Es por esto que, en el marco del Día Internacional del Donante de sangre, el experto comparte algunos mitos y realidades sobre la donación, buscando promover esta práctica entre la ciudadanía; toda vez que es la falta de información una de las razones de este índice tan bajo de participación social.

Mito: Si tuve hepatitis ya no puedo donar

¿Demasiados anuncios?

Disminuir publicidad

Realidad: Mientras el contagio no haya ocurrido después de los 10 años de edad, se sigue considerando apto para donar.

Mito: Tengo tatuajes y / o perforaciones 

Realidad: De acuerdo a la normativa vigente, se puede donar cuando hayan pasado 12 meses después del último tatuaje, perforación o delineado permanente; incluso, si el banco de sangre tiene una tecnología de amplificación de ácido nucleicos, el diferimiento es de cuatro meses únicamente, informó el especialista.

Mito: Soy diabético y/o hipertenso

Realidad: No se considera impedimento siempre y cuando estos padecimientos estén controlados y en tratamiento; en el caso de una persona con diabetes, no se considera candidato a donar si se inocula insulina.

Mito: Tengo sobrepeso u obesidad

Realidad: Si la persona no ha tenido ninguna complicación médica por esta causa, puede ser candidato a donante; en todo caso, se hará una valoración antes de la donación.

Mito: Me puedo contagiar de “algo” en los centros de donación

Realidad: El material es nuevo, desechable y de un solo uso, por lo que el riesgo de contraer alguna enfermedad por donar sangre es prácticamente nulo. Aún más, a raíz de la pandemia Covid-19, estas precauciones se han extremado.

Mito: Me van a sacar mucha sangre

Realidad: De los cinco litros de sangre que una persona tiene en promedio en su organismo, solamente se sustraen 250 mililitros en una donación, mismos que se recuperan horas después mediante el consumo de líquidos. 

“Usted tiene 20 tazas de sangre circulando en su cuerpo, si dona, solamente le vamos a tomar dos”, ilustró el experto.

Mito: Me voy a sentir mal o débil si dono sangre

Realidad: Esta creencia tiene que ver con la falta de homologación e información de los requisitos para acudir a donar. Si el donante acude en ayuno prolongado, es altamente probable que se sienta débil después de donar. 

“Para mí es increíble, lastimoso y hasta deshonroso que los bancos de sangre le sigan diciendo a la gente que vaya en ayuno para donar; porque, justamente por eso la gente se siente mal; quien vaya a donar, debe de tomar abundantes cantidades de líquidos antes de ir a la donación y el día previo; se sugiere consumir una dieta un poquito más rica en sal un día antes de donar. Al levantarse el día de la donación, que se tomen un jugo, un café, un té, una fruta o algo ligero”, indicó el médico.

Mito: Se me bajan las defensas y me puedo enfermar 

Realidad: Donar sangre en los tiempos sugeridos (una vez cada ocho semanas) promueve la regeneración celular, disminuye la carga de depósitos de hierro en el hígado mejorando su funcionalidad y mejora la capacidad cardiovascular de las personas donantes.

Sabías qué…

Una persona puede donar sangre 141 veces entre los 18 y los 75 años; y cada vez que done estaría ayudando a tres personas. Así que a lo largo de su vida podría ayudar a 423 personas.

En esta nota:

Y tú, ¿qué opinas?

Te podría interesar