Coronavirus

Suben miles al Metro sin seguir recomendaciones de salud

Usuarios que utilizan la Línea 1 del Metro capitalino, sobre todo en la estación Pantitlán, se exponen a contagios.

Avatar del

Por: Agencia Reforma

Los vagones del Metro de la Línea 1 se llenan, pese a la emergencia sanitaria. Foto: Agencia Reforma

Los vagones del Metro de la Línea 1 se llenan, pese a la emergencia sanitaria. Foto: Agencia Reforma

CDMX.- Son los tiempos de la cuarentena por Covid-19 y en la estación Pantitlán de la Línea 1 parece imposible la sana distancia.

A las 18:50 horas en la estación Pino Suárez de la Línea 1 del Metro parece un día normal.

El vagón va lleno. Lleva un ligero retraso con las puertas abiertas. Los usuarios, contra toda indicación, sueltan soplidos ante el calor o se pasan trozos de papel por la frente para limpiarse el sudor.

Miles de personas todavía tienen que tomar el Metro. Foto: Agencia Reforma

La mayoría de los pasajeros bajan hasta Pantitlán y, de ahí, les queda todavía un largo transbordo hacia la Línea A, que desfoga a la población que viene del Estado de México.

A las 19:40 horas, antes de acceder al último tramo de su recorrido, los pasajeros tienen que atravesar unas rejas que le sirven a la autoridad para controlar el flujo hacia los andenes.

Testimonios de usuarios

No hay sana distancia, hay rostros sudorosos, cansados, algunos con cubrebocas que no dejan escapar tampoco sus expresiones y que sólo esperan a ser de los primeros en bajar a los andenes y los primeros en regresar a casa.

Sobre todo por las mañanas y las noches hay más gente en el Metro. Foto: Agencia Reforma

Uno de los primeros en colocarse al pie del andén es Óscar Buenrostro, trabaja de albañil en una obra cerca de la estación Etiopía,se dirige a Chalco y comparte que a él no han dicho que tendrá descanso.

Se estaba corriendo la voz de descansar, pero pues sin paga, así no tiene caso; si cierran, de todos modos hay que salir a buscar. Cómo le puedo explicar, uno se enferma por la mentalidad y si no nos morimos de la enfermedad nos morimos de hambre.

Omar Santiago, va rumbo a Santa Martha, viene de la estación Eduardo Molina, donde trabaja como cargador en una cremería, y dice que no toma precauciones porque personas como él no pueden contagiarse.

JPRA

En esta nota:

Y tú, ¿qué opinas?