'Un girasol contra el mundo': Mario Iván Martínez encarna a Van Gogh en una obra de teatro

El regreso de Un girasol contra el mundo a los escenarios después de un año de pandemia, formó parte del ciclo de Teatro en el marco del  Forum Cultural en el aniversario del Teatro del Bicentenario.

Avatar del

Por: Redacción

Durante la presentación se proyectaron obras del pintor.(Foto cortesía del Teatro del Bicentenario)

Durante la presentación se proyectaron obras del pintor. | Foto cortesía del Teatro del Bicentenario

 “Pinto por una necesidad del alma”
Vincent Van Gogh


Un girasol contra el mundo, la obra de teatro escrita e interpretada por Mario Iván Martínez y dirigida por Luly Rede, se presentó en el Teatro del Bicentenario Roberto Plascencia Saldaña en el marco del ciclo de Teatro por el aniversario de la institución. Esta puesta en escena narra la vida y la obra del genio del postimpresionismo, Vincent Van Gogh, enmarcada durante el tiempo que estuvo internado en el hospital psiquiátrico de Saint-Remy.

Esta obra unipersonal originalmente estuvo pensada para tres actores; no obstante, con su calidad histriónica meramente camaleónica, Mario Iván Martínez se bastó para interpretar a los hermanos Vincent y Theo Van Gogh, así como a Joanna Bonger, esposa de Theo y Sien, la amante del pintor e incluso al médico de éste.

Mario Iván Martínez
Mario Iván Martínez como Theo Van Gogh | Cortesía: Teatro del Bicentenario

Mediante 15 años de obra epistolar de los hermanos Van Gogh, se ha podido construir la biografía del pintor; no desde el mito, sino desde una perspectiva personal e intimista que muestran al pintor como un humano con apegos, desenfrenos, tristezas y debilidades, pero que al final lo convirtieron en ese genio que trascendió a su tiempo.

Si bien es una ficción, detrás de esta obra hay años de investigación documental y de campo pues, en 2018 Mario Iván Martínez realizó un viaje temático de estudio por los lugares en los que vivió el autor de “La noche estrellada” a fin de comprender y encarnar al pintor de mejor manera.

El espectáculo no solamente ocurrió a través de la actuación, sino también a través de las proyecciones en pantalla gigante de las obras más destacadas del neerlandés desde sus primeros dibujos hasta sus “Almendros en flor”; así como algunas obras de sus colegas Gauguin, Degas y Lautrec.

Las proyecciones, narran visualmente la evolución e influencias de la pictórica de Van Gogh, a la par de que van reforzando lo que se cuenta en el escenario; de manera tal que permite al espectador entender el porqué de muchas de sus obras y sentirlas aun más. 

Mario Iván Martínez
Mario Iván Martínez como Vincent Van Gogh | Cortesía Teatro del Bicentenario

Para complementar la experiencia sensorial, el maestro Alberto Cruzprieto complementó el paisaje sonoro con piezas de Debussy al piano, que imprimieron de drama y mística los pasajes más amargos de las andanzas de Vincent.

Al finalizar su actuación, el también escritor y cuentacuentos, agradeció a los asistentes el cálido recibimiento de su obra que regresó a los escenarios después de un año y medio de pandemia.

Asimismo, informó que Un girasol contra el mundo, así como una biografía de Vincent Van Gogh y la versión infantil, fueron publicadas por Penguin Random House y se encuentran a la venta.

Para finalizar, a manera de agradecimiento Mario Iván Martínez se despidió con una cita del célebre pintor:

“Pertinente resulta despedirnos con él mismo (Van Gogh), con su filosofía de vida cuando decía ‘Los pescadores saben que el mar es peligroso y la tormenta, terrible. Pero eso no les impide hacerse a la mar’... Gracias por navegar con nosotros y con Vincent Van Gogh”. 

Mario Iván Martínez
Vincent Van Gogh, el genio del postimpresionismo

Van Gogh y Mario Iván Martínez cautivan a los leoneses

Al teatro de se dieron cita admiradores de Van Gogh, algunos portando playeras y cubrebocas con estampados de sus obras. Una de ellas, Lorena Arce, se dijo encantada con la obra:

“¡Es magnífica! Creo que engloba todos los aspectos artísticos y emocionales que lo llevaron (a Van Gogh) a realizar su obra aunque no fue apreciada en vida. Ver las obras fue magnífico. Van Gogh siempre ha sido mi pintor favorito, entonces la verdad es que verlas en su transición fue magnífico”.

Por su parte, Diana Arredondo, otra de las asistentes, destacó la actuación de Mario Iván Martínez:

“Me gustó mucho la interpretación que hizo. Cómo cambiaba de un personaje a otro, me encantó; fue una obra minimalista pero que comunica tanto”.

asistentes teatro van gogh
Lorena Arce y Diana Arredondo | Foto: Esmeralda Mares
En esta nota:

Y tú, ¿qué opinas?