Educación

Consiente a tus riñones con buena alimentación

Una buena alimentación ayuda a que tus riñones y los de tu familia no tengan problemas

Avatar del

Por: Marcela Aguiñaga Rodríguez

Lo que le hace bien al riñón, le hace bien al cuerpo.

Lo que le hace bien al riñón, le hace bien al cuerpo.

¿Cómo cuidar mi riñón a través de la alimentación? fue el título del taller impartido por las nutriologas Marisol Sánchez Ayala y Elia Guadalupe Muñoz Pérez en el Hospital Aranda de la Parra con el cual se conmemoró el Día Mundial del Riñón.

La nutrióloga Elia Muñoz, quien tiene especialidades en salud pública y en nefrología, destacó que la conmemoración del Día Mundial del Riñón se realiza desde hace varios años en todo el mundo, cada año con una temática diferente y en esta ocasión se consideró a la alimentación como una forma clave para prevenir la enfermedad renal.

Elia Guadalupe Muñoz Pérez.

“Hay que tener creatividad en la cocina, no se trata de siempre comer lo mismo, sino variado y rico, que dé gusto llegar a la mesa y sentarse a comer”, dijo la nutrióloga. 

Durante el taller se trataron las bases de una alimentación saludable, se habló en particular de los alimentos que es bueno consumir para cuidar el riñón y de los que se tienen que evitar por tener un papel no adecuado para la salud renal.

Se destacó la necesidad de llevar una dieta correcta y una alimentación variada basada en el plato del Buen Comer que incluya alimentos de todos los grupo y rica en verduras porque son las mejores aliadas para la salud renal.

Marisol Sánchez Ayala.

También se pidió moderar el consumo de proteínas vegetales pero sobre todo las de origen animal, incluir frutas en pieza, no en jugo, cereales de grano entero y grasas no saturadas sino saludables como el aguacate y las semillas para aprovechar sus beneficios como los antioxidantes, vitaminas y fibra.

Dentro de los alimentos o productos no adecuados para la salud del riñón se mencionaron el jamón, salchicha, chorizo, chicharrón prensado, tocino, peperoni y salami porque su preparación incluye aditivos y sodio; las bebidas gasificadas y azucaradas, jugos, tés helados, agua mineral, sal, y los productos que la disfrazan como cubitos sazonadores, salsa de soya, salsa inglesa y papas empaquetadas tienen una gran cantidad de aditivos que hacen que el riñón trabaje de más.

Marisol Sánchez comentó que la alimentación apropiada para cuidar el riñón no debería ser muy diferente a una alimentación normal pero, si se tienen ciertos patrones como comer demasiada carne, tortilla o arroz, se tendría que pensar en hacer un cambio para volver a una alimentación más saludable.

Elia Muñoz señaló que un elemento clave que ayuda al riñón es el agua natural porque permite una mejor eliminación y producción de orina además de que no sobrecarga al riñón con elementos o productos extras.

“Nos enfocamos en presentar una alimentación que prevenga la enfermedad del riñón, pero lo que es bueno para el riñón es bueno para todo el cuerpo, para nuestra salud. Una alimentación rica en verduras, en frutas en pieza, granos enteros, poca grasa no saturada, no tanta sal y mucha agua, es la clave para tener una alimentación saludable desde la primera etapa de la vida hasta que ya estamos viejitos”, destacó la especialista en nefrología.

Mencionó que para tener una alimentación saludable es necesario volver a la comida autóctona como los tacos de nopales con huevo, enfrijoladas, papas, elotes asados, tunas, agua fresca sin azúcar añadida y quitar los productos que tienen una gran cantidad de sodio y aditivos que no le hacen bien al cuerpo.

“Si todas las personas siguieran ese tipo de patrones alimentarios y se guiarán por el plato del Buen Comer, en donde lo más abundante son las verduras, se evitarían diversas enfermedades, se tendría una vida más plena y un mejor rendimiento en la escuela y el trabajo; además las personas estarían en forma, sin sobrepeso u obesidad que son enfermedades que dañan no solo al riñón sino a todos los órganos".

Añadió que si las personas quieren llevar una alimentación sana es importante que acudan con un especialista en nutrición.

“Acudir con un nutriólogo será siempre la mejor opción, pues cada persona tiene requerimientos particulares, diferentes, dependiendo de la etapa de su vida: si es bebé, mamá, estudiantes, si tiene 15, 20, 30, 50 u 80 años, si hace o no ejercicio; también influye la estación del año. Cada etapa tiene requerimientos nutricionales diferentes y el nutriólogo será el profesional encargado de determinarlos y dar las estrategias que ayuden a cumplirlos”.

En cuanto a un nutriólogo especialista en nefrología, mencionó que éste puede ayudar a las personas a evitar que desarrollen problemas del riñón.

“No solo tratamos a personas con problemas de diálisis y hemodiálisis, también orientamos y prevenimos los problemas renales, atendemos la litiasis renal o piedritas en el riñón, glomerulopatías, diabetes, hipertensión, ácido úrico y trasplantados, entre otras enfermedades, todo basado en una buena alimentación”.

Recomendaciones

  • Tomar agua natural.
  • Consumir verduras por su alto impacto en la salud.
  • Aumentar el consumo de fruta en piezas, mínimo dos diarias.
  • Hacer ejercicio de acuerdo a sus capacidades.
  • Evitar el consumo de productos ultra procesados.
  • Visitar al nutriólogo, nada suple su consejo. 
En esta nota:
8am

Recibe gratis por email las 8 noticias esenciales de AM, antes de las 8:00 a.m.

8am

Y tú, ¿qué opinas?