Educación

Ayúdalos a adaptarse a la nueva normalidad en las aulas

Con la ayuda de los padres de familia, niños y jóvenes deberán de entender y respetar la nueva normalidad para cuando deban regresar a clases presenciales

Avatar del

Por: Marcela Aguiñaga Rodríguez

Cuando los chicos regresen a clases presenciales deberán incorporar nuevos hábitos como el uso de cubrebocas.

Cuando los chicos regresen a clases presenciales deberán incorporar nuevos hábitos como el uso de cubrebocas.

Aunque aún no hay una fecha exacta para el regreso a clases en los planteles las escuelas se preparan para recibir a sus alumnos, que ante la pandemia del COVID-19, perdieron su rutina educativa y social y habrá que ayudarlos a adaptarse a la nueva normalidad.   

Cuando los chicos regresen a clases presenciales deberán incorporar nuevos hábitos como el uso de cubrebocas, la distancia social, el lavado de manos constante y el uso de gel antibacterial; también se encontrarán con que  su grupo será más pequeño y tal vez no coincidan con los amigos con quienes convivían antes de la pandemia.

Alma Delia Rocha Vargas/ Foto: René Pimentel

Alma Delia Rocha Vargas, coordinadora del Departamento Psicopedagógico del Instituto Leonés, comentó que los padres de familia deberán estar atentos a lo expresado por sus hijos en los meses que han estado en casa, conocer sus expectativas y miedos en relación al regreso a la escuela ya que aunque muchos quieren regresar, otros quieren seguir en casa.  

“Es importante que los papás hagan una evaluación de lo que expresan sus hijos, que vean cual es su manera de sentir y pensar, y si no lo expresan verbalmente invitarlos a hacerlo a través del juego, dibujos, historias, cuentos e incluso de la música, estar atentos a si sus intereses siguen siendo los mismos, si han cambiado o están desmotivados”.

Recomendó a los adultos responder a las preguntas de sus hijos de manera realista, congruente y tranquila, dejarles ver que ellos también sienten cosas, eso generará más confianza para que les expresen su sentir.

“Es recomendable ir restableciendo las actividades y rutinas normales, poner horarios de levantarse, de desayunar, de recreación, de tareas, para irse reintegrando poco a poco, reconocer el estado físico y emocional de sus hijos ya que el tiempo que llevan en el encierro obliga a restablecer y calibrar el estado de atención, concentración y memoria, a estas alturas hay personas que no saben ni qué día viven, han perdido contacto con la realidad”.

Recomendó estar abiertos para fortalecer y reconocer los sentimientos y emociones de los niños que se están yendo a los extremos, y es normal que estén más berrinchudos, que coman más o coman menos, que duerman o vean televisión de más.

“En la medida que se puedan restablecer los límites o actividades cotidianas se podrá retomar la salud en la nueva normalidad y poco a poco hacer lo que se hacía antes agregando estrategias que impulsen al desarrollo de nuevas habilidades como la seguridad que permita fortalecer el cuidado de uno mismo tanto física como emocional y socialmente”.

En cuanto al cuidado físico mencionó que implica el lavado de manos, la sana distancia y el uso de cubrebocas y que los papás deberán recalcar a sus hijos que el abrazar y besar será exclusivo para la familia.

Añadió que en las escuelas deberá haber espacios de convivencia para compartir el sentir, pensar, las experiencias familiares en donde se comente si hubo escasez o no, si se tuvieron pérdidas, si hubo cambios, puede ser a través de redes sociales, de pequeños círculos de convivencia o un club que permitan fortalecer elementos o herramientas socioemocionales para mantener un sano equilibrio y la salud mental.

“Es importante que los papás y los niños sientan que la escuela es de ellos y los estamos esperando en un espacio acogedor, amigable, limpio, sano y seguro para que regresen con la confianza de que van a estar bien, estamos diseñando espacios para compartir las experiencias vividas en el tiempo que no nos hemos visto y en los que se respetará la sana distancia además de establecer horarios discontinuos para la toma de alimentos en los espacios abiertos”.

También habló de la importancia de que desde casa y en la escuela se fortalezca el no compartir alimentos, que cada quien disponga de lo que lleve de casa, del uso del cubrebocas y lavado de manos de manera continua.

En lo que respecta al apoyo emocional comentó que en el Instituto Leonés están dando capacitación a los docentes enfocada en la importancia del sano regreso, cuidado de las emociones, sentimientos y afectos de los menores.

“Se está capacitando a los docentes para favorecer espacios de comunicación, contención y orientación y para derivar los casos de alumnos que tengan cambios abruptos en su conducta como regresiones a etapas previas, de pérdida o de mucho estrés”.

“Habrá alumnos que requieran ver a sus amigos, saber como están o hablar de sus pérdidas, miedos, de los cambios abruptos que se dieron en su casa, si hubo violencia, ausencias, separaciones o mayor integración, todo eso es importante en la calibración emocional para reconocernos nuevamente”.

Pidió a los padres de familia y maestros tener presente que como seres humanos, ellos también pueden tener depresión, ansiedad, angustia, miedo y limitaciones por lo que se consideran necesario pueden hacer una introspección.

“Si yo no me veo como estoy no podré ver cómo está mi hijo, la escuela, mi familia, mi colonia o comunidad, es importante el autocuidado, verme a mí mismo, calibrar mis emociones, reconocer cómo me siento, qué requiero y buscar la ayuda y el apoyo para mis necesidades físicas, emocionales, sociales o espirituales”.

Invitó a recordar que esto ha sido y sigue siendo una situación difícil que ha coartado un ritmo de vida y que la normalidad se recuperará en la medida en que cada uno sienta que ha recuperado parte de su vida.

Recomendaciones       

  • Preparar a los niños para el regreso.
  • Explicarles la importancia de la higiene: limpieza de manos, aplicación de gel antibacterial y uso de cubrebocas.
  • Desarrollar estrategias para mantener la sana distancia.
  • Hablarles de la convivencia segura.
  • Que cada niño, desde casa, lleve su botella o termo con agua. 
  • No compartir alimentos con sus compañeros.
  • Que los padres de familia y maestros reconozcan si necesitan ayuda y que la busquen.

Quieres conocer más noticias e información sobre Educación. Aquí puedes encontrarla.

En esta nota:
8am

Recibe gratis por email las 8 noticias esenciales de AM, antes de las 8:00 a.m.

8am

Y tú, ¿qué opinas?