Educación

Competencias para la vida y la convivencia en la educación

Avatar del

Por: CONTENIDO PATROCINADO

Competencias para la vida y la convivencia en la educación

Competencias para la vida y la convivencia en la educación

Ante la actual contingencia, en el Hispanoamericano fomentamos además de aspectos académicos claves, la resiliencia y la reflexión sobre la conciencia colectiva, para lograr competencias para la vida y la convivencia.

Beatriz Adriana Martínez Domínguez
Coordinadora de Capacitación

¿Podremos aprender alguna lección de la actual pandemia? ¿Lograremos hacer del confinamiento una experiencia reparadora? ¿Adquiriremos mayor conciencia del valor de la vida, de la salud y del prójimo?

El neurólogo y psiquiatra francés, Boris Cyrulnik (2020), de 82 años, dijo en días recientes, para la revista española XLSemanal, que “después de una catástrofe, siempre hay una revolución”, señaló, que desde que los seres humanos aparecimos en la tierra, hemos enfrentado diversas epidemias y hemos salido adelante. En otros espacios ha comentado que “habrá una reorganización social que ayudará a la humanidad”. Sin duda, la visión del Dr. Cyrulnik, es muy esperanzadora, de hecho, es uno de los principales promotores del concepto de resiliencia, entendida, como la capacidad de los seres humanos para adaptarnos positivamente a las situaciones adversas. Además, hay que enfatizar que el Dr. Cyrulnik habla desde su propia experiencia, pues su padre desapareció en Auschwitz, su madre fue víctima del holocausto y él vivió en una pensión hasta ser encontrado por su tía después de la guerra, sin embargo, él como muchos otros, no hubiera logrado sobrevivir, sin el sostén de otros seres humanos. Ante tal ambivalencia, no debemos olvidar que los seres humanos somos también, potencialmente destructivos, pues hechos tan inhumanos como el vivido por el Dr. Cyrulnik, (en diversas formas) se han repetido a lo largo de la historia, lo cual nos dice, que tenemos poca memoria como humanidad. En relación, señala nuestro autor, que “si no evaluamos las causas que nos han conducido al desastre, estamos condenados a repetirlo”. De ahí la necesidad del análisis, la conciencia crítica y la reflexión, que como educadores debemos fomentar, para desarrollar competencias que nos lleven a reorganizar nuestra vida de manera más humilde, más consciente, más asertiva y más empática ¿A qué parte de la humanidad queremos pertenecer? ¿a la que es luz, o a la que es oscuridad? 

Como humanidad nos urge, una memoria colectiva. En ese sentido, el concepto de resiliencia ha experimentado cambios importantes desde la década de los años 60, en un principio se enfocó en factores individuales, luego se integraron los familiares y comunitarios y actualmente los culturales. Así, la resiliencia para ser efectiva, inicia por la toma de conciencia individual para desembocar en la toma de conciencia colectiva. Aquí, vale la pena retomar a uno de los filósofos más influyentes del siglo XX, Husserl, quien señaló, que autoconciencia y autorresponsabilidad, deben caminar juntas hacia la responsabilidad universal. La crisis que vivimos, nos enfrenta con una realidad que necesariamente implica para lograr la victoria, salir de nuestro individualismo y de nuestro narcisismo, para asumir la responsabilidad universal. 

Termino con dos frases que nos vienen bien en estos momentos de transformación, una del pedagogo brasileño Paulo Freire: “Hablar de humanismo y negar a los hombres, es una mentira” y otra, de nuestro Nobel de literatura. 1990, Octavio Paz: “Para que pueda ser he de ser otro, salir de mí, buscarme entre los otros, los otros que no son si yo no existo, los otros que me dan plena existencia” fragmento de Piedra de sol. 

Hispanoamericano, Complejo Educativo. Education Matters
 

En esta nota:
8am

Recibe gratis por email las 8 noticias esenciales de AM, antes de las 8:00 a.m.

8am

Y tú, ¿qué opinas?