Educación

La enseñanza en tiempos del COVID19

Para millones de estudiantes y maestros la alfabetización digital ya no es opcional, es una nueva realidad a la que han tenido que adaptarse a marchas forzadas debido al coronavirus

Avatar del

Por: CONTENIDO PATROCINADO

Los docentes han debido adaptar su manera de enseñar a la nueva modalidad con aulas virtuales. FOTO:especial.

Los docentes han debido adaptar su manera de enseñar a la nueva modalidad con aulas virtuales. FOTO:especial.

Celaya.- Con la emergencia sanitaria por el coronavirus, millones de estudiantes alrededor del mundo fueron forzados a abandonar las aulas, de la misma forma millones de maestros han tenido que enseñar en la distancia y millones de padres de familia se han convertido en facilitadores de proceso desde casa. Las instituciones educativas han implementado sistemas que permitan continuar con el proceso de enseñanza-aprendizaje de manera virtual. Todos ellos ubicados en diferentes niveles de alfabetización digital.

La alfabetización digital, según el Instituto para la Información en Tecnologías de la Educación de la UNESCO, es un término general que integra a conjuntos de habilidades que aunque se usan indistintamente no son sinónimos.

Ma. del Carmen Castilla de Alba cuenta con 40 años de experiencia como docente. FOTO:especial.

Las Tecnologías de Información y Comunicación (TICs), se refieren a habilidades que permiten la participación individual en una sociedad donde varios servicios y actividades son distribuidos en base a las computadoras y el Internet.

La competencia tecnológica se refiere al entendimiento y manejo de las tecnologías computacionales. Y la capacidad informática permite localizar, identificar, recolectar, procesar y utilizar la información digital de una manera óptima.

La labor docente en las ‘aulas virtuales’

Los docentes, además de adaptarse a su “nueva” situación personal han debido adaptar su manera de enseñar a sus aulas virtuales. Conversamos con tres docentes de la Escuela Normal Justo Sierra, para saber cómo ha sido su experiencia personal. Todas ellas son Licenciadas en Educación Preescolar y Maestras en Desarrollo Docente por la misma institución.

Ana Julia Fausto Castro, tiene 36 años de experiencia en Educación Básica y Superior, además de docente, se ha desempeñado como Directora de Jardín de Niños y Coordinadora Académica de Licenciatura.

Ana Julia Fausto Castro tiene 36 años de experiencia en Educación Básica y Superior. FOTO:especial.

Ma. del Carmen Castilla de Alba, tiene 40 años de experiencia en Educación Básica y Superior, además de docente, ha sido también Directora de Jardín de Niños.

Janet Reyes Ramírez, tiene 18 años de experiencia en Educación Básica, Media y Superior, también labora como Asesora Técnica de Supervisión.

La alfabetización digital es una habilidad muy importante, pero enseñar en línea es mucho más que ser capaz de utilizar las TICs, tener acceso a Internet o capacidad informática. Envuelve entender cómo aprendemos los seres humanos, cómo dichas habilidades soportan el sistema educativo en el que hemos crecido y cómo crear nuevas prácticas que nos permitan adaptarnos a esta nueva situación.

Para mí fue todo un choque emocional, de repente se suspenden clases, de repente tienes que trabajar en línea, y de repente te tienes que actualizar en ciertas herramientas digitales” dice Ma. del Carmen.

Debemos tomar en cuenta el estado emocional de los alumnos, tanto su situación personal, como la de su entorno. Pensamos que el Internet está al alcance de todos pero no siempre es así. La parte humana es fundamental aún en la distancia.

Por otro lado, el Sistema Educativo Nacional es presencial, ni los alumnos ni sus padres los inscribieron en una educación virtual; ni tampoco todas las instituciones, ni los maestros, estaban preparados para ser virtuales. Pero la colaboración de todos hace más fácil el proceso.

Es importante crear espacios para dialogar, tomarnos un tiempo para coincidir, el contacto humano, la retroalimentación, la interacción con los otros, se vuelve más enriquecedor”, afirma Janet.

De igual forma, se debe buscar un balance entre las actividades sincrónicas –al mismo tiempo, y las actividades asincrónicas. Es desgastante tanto para los alumnos como pare el docente el trabajo cien por ciento en video conferencias por muchos aspectos. Es necesario aprender a organizar el tiempo, optimizarlo, y entender que no todos trabajamos al mismo ritmo.

He aprendido a utilizar el leguaje necesario para dar a conocer las ideas más importantes, estructurar mi lenguaje y aprovechar mis clases lo más que puedo, igualmente es importante ser empáticos con el otro”, comenta Ana Julia.

La alfabetización digital ya no es opcional: es central

Los docentes han debido situar los aprendizajes de una forma jerárquica, enfocarse en los que se consideran claves y que de alguna forma son básicos para continuar con el proceso de aprendizaje, seleccionando aquellos que se consideran elementales y a partir de eso seguir trabajando para después compensar.

Por ser una situación atípica, no podemos pensar que se pueden trabajar los mismos contenidos y al mismo ritmo que en clases presenciales, tenemos que adaptar la carga de trabajo para que esto funcione”, asegura Janet.

Janet Reyes tiene 18 años de experiencia docente y también labora como Asesora Técnica de Supervisión. FOTO:especial.

De suma importancia también es la capacidad de autoevaluación, “no queremos  propiciar situaciones tensas en la que no podamos seguir” expresa Ana Julia, hay que valorar constantemente la forma de trabajo. De alguna manera es un momento de prueba y error.

“Yo tengo mi Classroom, les asigno lecturas y actividades que tienen que realizar durante la semana y tenemos una sesión en video llamada el día que nos tocaba clase presencial y con eso consolidamos el trabajo, pero así como en este momento me funciona, talvez la próxima semana ya no”, agrega Ma. del Carmen.

Es primordial compartir experiencias, consultarlos con los miembros de la comunidad educativa, construir entre todos mejores caminos para no generar cansancio.

No hay una receta pare enseñar en línea de manera efectiva, la digitalización puede impactar positivamente a nuestras comunidades de aprendizaje, pero todos debemos adaptarnos, crear espacios donde podamos preguntarnos ¿qué es lo que estamos haciendo bien?, ¿qué podemos mejorar?, ¿hacia dónde debemos volcar la conversación?.

Creo que todos estamos aprendiendo, todas las crisis sirven para proyectarte qué va a pasar, hacer las cosas siempre para mejorar”, concluye Janet.

Para mayor información visita nuestro sitio: www.justosierra.edu.mx

(CONTENIDO PATROCINADO)

En esta nota:

Y tú, ¿qué opinas?